Salud

Venas várices: Estas son las causas y así se pueden tratar; la prevención es clave

Las várices son una condición común que puede causar dolor y malestar, sin embargo, tiene tratamientos que pueden ayudar a mitigar las dolencias.

Venas várices: Estas son las causas y así se pueden tratar; la prevención es clave
Tomado de Unsplash.

Las várices son una condición común que puede causar dolor y malestar, sin embargo, tiene tratamientos que pueden ayudar a mitigar las dolencias.

Compartir

Las venas varicosas, comúnmente conocidas como várices, son venas hinchadas y retorcidas que pueden verse bajo la superficie de la piel, especialmente en las piernas.

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Asimismo, suelen ser de color azul o púrpura y pueden causar dolor, hinchazón y malestar. De igual manera, comprender por qué se desarrollan las várices y cómo tratarlas es crucial para mantener una buena salud vascular.

Justamente, las várices se forman debido a un mal funcionamiento de las válvulas en las venas. Normalmente, estas válvulas permiten que la sangre fluya hacia el corazón y evitan que se acumule en las piernas.

Sin embargo, cuando estas válvulas se debilitan o dañan, la sangre puede retroceder y acumularse, causando la dilatación de las venas.

Asimismo, Según un estudio publicado en el Journal of Vascular Surgery, los factores de riesgo para desarrollar várices incluyen la edad, el género (siendo más comunes en mujeres), la genética, la obesidad, el embarazo y el sedentarismo.

Lea además: Aceite de cocina: ¿Por qué se ensucia y cómo limpiarlo?

Además, pasar largos períodos de pie o sentado puede aumentar la presión en las venas de las piernas, contribuyendo a la aparición de várices.

Tratamientos para las venas várices

El tratamiento de las várices puede variar desde cambios en el estilo de vida hasta intervenciones médicas. A continuación, se describen algunas de las opciones más comunes. Lo mejor es que sean recetadas por un profesional de la salud:

Medias de Compresión: Estas medias aplican presión en las piernas, ayudando a las venas y los músculos de las piernas a mover la sangre de manera más eficiente. Un estudio en el British Journal of Surgery mostró que el uso de medias de compresión puede reducir significativamente los síntomas de las várices.

Escleroterapia: Este procedimiento implica la inyección de una solución en las venas afectadas, causando que se cierren y se desvanezcan con el tiempo. La American Society for Dermatologic Surgery señala que la escleroterapia es eficaz para tratar las várices pequeñas y medianas.

Cirugía: En casos severos, puede ser necesaria una cirugía para remover las venas afectadas. La flebectomía ambulatoria y la ligadura venosa son dos técnicas quirúrgicas comunes.

Le puede interesar: ¿Es malo usar el celular a oscuras? Esto dicen los expertos

piernas masaje
Pexels

Prevención de las várices

Ahora bien, el tratamiento de las venas várices puede ser costoso y doloroso. Por ende, la prevención es vital e incluye mantener un peso saludable, hacer ejercicio regularmente, elevar las piernas y evitar estar de pie o sentado por períodos prolongados.

Además, usar ropa holgada y evitar los tacones altos puede mejorar la circulación sanguínea.

Las várices son una condición común que puede causar dolor y malestar, pero con el tratamiento adecuado y cambios en el estilo de vida, es posible manejarlas y reducir sus síntomas.

Si tienes várices o factores de riesgo, es importante consultar a un médico para determinar el mejor plan de tratamiento para tu caso específico.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Salud

Investigaciones alertan de peligrosos componentes en productos íntimos femeninos

La atención de la mujer durante la etapa menstrual ha popularizado el uso de tampones y toallas, pero estas pueden ser contraproducentes para la salud.

Investigaciones alertan de peligrosos componentes en productos íntimos femeninos
Tomado de Pixabay.

La atención de la mujer durante la etapa menstrual ha popularizado el uso de tampones y toallas, pero estas pueden ser contraproducentes para la salud.

Compartir

Recientes estudios revelaron que los tampones y otros productos menstruales contienen plomo, arsénico y sustancias químicas potencialmente tóxicas. Investigaciones han descubierto la presencia de metales pesados y compuestos como: 

  • PFAS (sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas)
  • Ftalatos
  • Compuesto volátiles (COV)

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Además, estos químicos pueden alterar el sistema endocrino, afectando el desarrollo sexual, el metabolismo, y otros procesos corporales esenciales. 

En consecuencia, una persona que menstrúa usará aproximadamente 11.000 productos menstruales a lo largo de su vida reproductiva, equivalente alrededor de cinco años.

Por tal motivo, la detección de plomo y arsénico en estos productos plantea serias preocupaciones, especialmente porque no existe un nivel seguro de exposición al plomo, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Sin embargo, el estudio liderado por Kathrin Schilling, de la Universidad de Columbia, analizó 30 tampones de 14 marcas diferentes. Donde encontraron un promedio de 100 nanogramos de plomo y 2 nanogramos de arsénico por gramo de tampón. 

Lea además: La miel y sus beneficios para la salud; muchos de ellos eran desconocidos

Aunque los niveles detectados eran bajos, la exposición a estos metales a través de productos menstruales aún no está completamente comprendida. La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) está evaluando estos hallazgos para determinar cualquier riesgo potencial para la salud.

¿Cuál es el impacto de los productos menstruales en el cuerpo?

Anna Pollack, de la Universidad George Mason, destacó que el tejido vaginal es altamente permeable, lo que podría facilitar la absorción de estos metales y químicos en el cuerpo. 

A pesar de la preocupación, Pollack insistó a no dejar de usar productos menstruales, pero recomendó estar atentos a futuras investigaciones. 

Productos orgánicos vs. No orgánicos

Por otro lado, el estudio reveló que los tampones orgánicos tenían niveles más altos de arsénico, mientras que los no orgánicos contenían más plomo. 

Es por esto, que los hallazgos subrayan la necesidad de comprender mejor cómo los materiales y procesos de fabricación influyen en la presencia de contaminantes.

La contaminación de los productos menstruales podría originarse en el suelo, el agua y el aire contaminados, así como en procesos industriales. Los metales pesados y químicos como los PFAS pueden ser absorbidos por las plantas utilizadas en la fabricación de estos productos, como el algodón y el rayón.

Impacto en la salud de los productos femeninos

No obstante, los ftalatos, presentes en productos como champús y juguetes, se han relacionado con problemas reproductivos. Mientras que, los PFAS están asociados con trastornos hormonales y metabólicos, mayor riesgo de cáncer de riñón y niveles anormales de colesterol. 

Aunque la presencia de estos químicos en productos menstruales no implica automáticamente un riesgo para la salud, su potencial impacto sigue siendo objeto de estudio.

Recomendaciones para el uso seguro

La FDA y los fabricantes recomiendan no usar tampones durante más de ocho horas para evitar el síndrome de shock tóxico.

También se aconseja cambiar los tampones cada cuatro a ocho horas y usar el nivel de absorción más bajo posible. Si se experimentan síntomas como fiebre alta, mareos o erupciones, se debe buscar atención médica inmediata.

La comunidad científica continúa investigando para proporcionar más información sobre la seguridad de los productos menstruales y cómo proteger mejor la salud de los consumidores.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Salud

Estos son los alimentos que usted debería evitar para una buena salud del colon

Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud para obtener asesoramiento personalizado sobre la dieta y la salud digestiva.

Estos son los alimentos que usted debería evitar para una buena salud del colon
Elaborado por edición (90minutos.co)

Siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud para obtener asesoramiento personalizado sobre la dieta y la salud digestiva.

Compartir

Mantener una buena salud del colon es esencial para el bienestar general y la prevención de diversas enfermedades digestivas; incluido el cáncer de colon.

Ahora bien, una dieta equilibrada y adecuada juega un papel crucial en este aspecto, por ende, algunos alimentos pueden causar complicaciones en las personas. Agravando su estado de salud y el proceso natural de desecho de lo que no alimenta del cuerpo.

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Teniendo en cuenta lo anterior, es recomendable evitar estos alimentos ya que profesionales de la salud se basan en estas investigaciones para ayudar a los pacientes y personas en general.

Alimentos a evitar o reducir su consumo

  • Carnes procesadas

Para ejemplificar, el tocino, las salchichas y el jamón, están asociadas con un mayor riesgo de cáncer de colon. Lo anterior lo valida un estudio de la World Health Organization (WHO) que clasificó las carnes procesadas como carcinógenas para los humanos, basándose en evidencia suficiente que muestra su vínculo con el cáncer colorrectal.

Estos productos contienen conservantes y sustancias químicas que pueden dañar el revestimiento del colon y promover el crecimiento de células cancerosas.

  • Alimentos altos en grasas saturadas

Los alimentos ricos en grasas saturadas, como las comidas rápidas, los productos fritos y los lácteos enteros. Ya que pueden contribuir a la inflamación y a un mayor riesgo de enfermedades del colon.

Según un estudio publicado en el Journal of the National Cancer Institute, las dietas altas en grasas saturadas están relacionadas con las complicaciones con el colon: el estreñimiento es una de esas.

papas fritas
Tomado de Unsplash.
  • Azúcares refinados y productos de harina blanca

El consumo excesivo de azúcares refinados y productos de harina blanca, como pasteles, galletas y panes blancos, puede alterar el equilibrio de bacterias saludables en el colon.

Lea además: La miel y sus beneficios para la salud; muchos de ellos eran desconocidos

Según la American Cancer Society, una dieta alta en carbohidratos refinados está vinculada con un mayor riesgo de desarrollar pólipos colorrectales, lo cual es un pequeño bulto en el revestimiento interno del intestino grueso.

Estos alimentos carecen de fibra, lo cual es esencial para una digestión saludable y el mantenimiento de un colon limpio.

pandebonos
Tomado de la Alcaldía de Cali.
  • Bebidas azucaradas y alcohol

Las gaseosas y los jugos procesados, pueden contribuir a la inflamación y al aumento de peso, factores de riesgo para el cáncer de colon.

El National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism de Estados Unidos también señala que el consumo excesivo de alcohol está relacionado con un mayor riesgo de complicaciones en el colon a mediano y largo plazo.

En consecuencia, limitar estas bebidas puede ayudar a mantener un colon más saludable.

Por otra parte, los alimentos altamente procesados, como las comidas congeladas y los snacks empaquetados, suelen contener altos niveles de sodio, azúcares añadidos y grasas poco saludables. Los cuales están delimitados en Colombia con los famosos sellos negros.

De manera similar, según un estudio en el British Medical Journal, el consumo frecuente de estos alimentos está asociado con un mayor riesgo de enfermedades inflamatorias del intestino, lo que puede afectar negativamente la salud del colon.

Igualmente, el pimentón y el ajo pueden ser alimentos complicados que terminan irritando el colon.

Alternativas de alimentación

Para concluir, para mantener un colon saludable, es fundamental evitar ciertos alimentos que pueden causar inflamación, estreñimiento y aumentar el riesgo de cáncer colorrectal.

Asimismo, optar por una dieta rica en frutas, verduras, granos enteros y proteínas magras puede ayudar a promover la salud digestiva y reducir el riesgo de enfermedades del colon.

Pero, siempre es recomendable consultar a un profesional de la salud para obtener asesoramiento personalizado sobre la dieta y la salud digestiva.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Salud

La miel y sus beneficios para la salud; muchos de ellos eran desconocidos

Investigaciones continúan descubriendo nuevas formas en que la miel puede contribuir a una vida más saludable y equilibrada.

La miel y sus beneficios para la salud; muchos de ellos eran desconocidos
Tomado de Unsplash.

Investigaciones continúan descubriendo nuevas formas en que la miel puede contribuir a una vida más saludable y equilibrada.

Compartir

La miel, ese dorado líquido producido por las abejas a partir del néctar de las flores, ha sido valorada por sus propiedades nutritivas y medicinales desde tiempos antiguos.

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Asimismo, este producto natural no solo es delicioso, sino que también posee una variedad de beneficios para la salud respaldados por estudios científicos.

Propiedades nutritivas de la miel

De igual manera, la miel es una fuente rica de carbohidratos, principalmente fructosa y glucosa, que proporcionan energía rápida.

Además, contiene pequeñas cantidades de vitaminas y minerales como vitamina C, calcio, hierro, magnesio y zinc. Según un estudio publicado en el Journal of Food Science, la miel también contiene antioxidantes como flavonoides y ácidos fenólicos, que pueden ayudar a combatir el daño celular causado por los radicales libres.

Le puede interesar: ¿Hasta cuántos huevos a la semana se pueden consumir? Esto dicen los expertos

Beneficios para la salud

A su vez, estos son algunos que tiene este alimento para el bienestar de quienes la consumen:

  • Propiedades antibacterianas y antiinflamatorias: La miel ha sido utilizada tradicionalmente como un remedio para heridas y quemaduras. Un estudio en The Cochrane Database of Systematic Reviews encontró que la miel puede ser efectiva en la curación de heridas, gracias a sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias.
herida
Tomado de Unsplash.
  • Mejora de la salud digestiva: La miel actúa como un prebiótico, alimentando a las bacterias beneficiosas en el intestino. Investigaciones publicadas en Beneficial Microbes sugieren que consumir miel puede mejorar la salud digestiva y ayudar en el tratamiento de trastornos como la gastritis y la úlcera péptica.
colon
Créditos a Pixabay.
  • Alivio de la tos y dolor de garganta: La miel es un remedio común para la tos y el dolor de garganta. Un estudio en Pediatrics (2019) concluyó que la miel es más efectiva que algunos medicamentos para la tos en la reducción de la frecuencia y severidad de la tos nocturna en niños.
tos
Tomado de Unsplash.
  • Control del Peso: Aunque la miel es rica en azúcares, algunos estudios indican que puede ayudar en la gestión del peso. La miel puede tener un efecto más positivo en los niveles de azúcar en la sangre en comparación con otros edulcorantes, y su consumo moderado puede contribuir a la pérdida de peso. Esto se debe a su capacidad para estimular el metabolismo y promover la quema de grasa, según un estudio publicado en Nutrition Research.
Tomado de Unsplash.

Uso y consumo del alimento

Para maximizar los beneficios de la miel, es importante consumirla en su forma más pura, es decir, cruda y sin procesar. Ahora bien, la miel comercial a menudo se pasteuriza, lo que puede destruir algunas de sus enzimas beneficiosas y antioxidantes.

Lea además: ¿Es malo hacer ejercicio con maquillaje? Estudios aclaran duda

Además, se recomienda consumirla con moderación debido a su alto contenido de azúcar.

De manera similar, la miel se puede utilizar de diversas formas: como endulzante natural en bebidas y postres, en aderezos para ensaladas, o simplemente como una cucharadita diaria para disfrutar de sus beneficios.

También es popular en aplicaciones tópicas para el cuidado de la piel y el tratamiento de heridas.

Finalmente, la miel es mucho más que un simple endulzante. Sus propiedades nutricionales y beneficios para la salud la convierten en un alimento valioso en cualquier dieta.

Sin embargo, es esencial elegir miel de alta calidad y consumirla con moderación para aprovechar al máximo sus beneficios. La investigación continúa descubriendo nuevas formas en que la miel puede contribuir a una vida más saludable y equilibrada.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: