Columnas

Los retos frente al cambio climático

En Colombia no hemos sido ajenos al desafío del cambio climático y se han implementado entre otras acciones, programas para detener la deforestación.

Los retos frente al cambio climático

En Colombia no hemos sido ajenos al desafío del cambio climático y se han implementado entre otras acciones, programas para detener la deforestación.

Compartir

Por Dilian Francisca Toro Torres

La semana pasada el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático de Naciones Unidas, entregó un alarmante informe indicando que para el 2030 el calentamiento global del planeta alcanzará el umbral de 1,5 ºC. Según la entidad este hecho ocurrirá diez años antes de lo previsto y causará desastres “sin precedentes” y significa un “código rojo para la humanidad”.

Columna del día: Hay que modernizar la política deportiva

Entre tanto, la organización científica Climate Central señaló que debido al calentamiento global ciudades como San Andrés, Santa Marta, Cartagena y Tumaco, podrían quedar bajo el agua, mientras en la Guajira y Nariño, habría sequías, al tiempo que en la Orinoquia y norte de las zonas Andina y Pacífica se experimentaría aumento en las precipitaciones.

En Colombia no hemos sido ajenos al desafío del cambio climático y se han implementado entre otras acciones, programas para detener la deforestación al imponerse la meta de llegar a 2022 a 180 millones de árboles sembrados, una apuesta que si bien es difícil, se puede lograr si se han dado los pasos pertinentes para alcanzarla.

Por ejemplo, durante mi gestión en la Gobernación del Valle, implementamos el Plan Integral de Gestión del Cambio Climático para el Valle del Cauca, una estrategia proyectada al 2040, y que llevamos a cabo a partir de un liderazgo colectivo, con la participación de entidades como la CVC, el Consejo Departamental de Política Ambiental y Gestión Integral del Recurso Hídrico y que fue elaborado por el Ciat.

Lea también: 

La reforma fiscal debe escuchar el clamor de la gente

En el marco de esa política logramos la aprobación de la Política pública de Ambiente y Gestión Integral del Recurso Hídrico del Valle del Cauca y en conjunto con el sector privado, las ONG y la CVC, protegimos y mantuvimos alrededor de 16.793 hectáreas de territorios estratégicos para el abastecimiento de agua de los municipios, en los cuales sembramos y cuidamos 1.508.609 árboles, para fijar aproximadamente 403.083 toneladas de CO2. Además, le apostamos a la creación de una cultura de protección del agua y del medio ambiente para que la comunidad cuide y proteja su entorno y sus recursos.

Esta política que se ha fortalecido en la actual administración, ha permitido que el Valle del Cauca sea uno de los departamentos con la tasa más baja de deforestación en el país con menos de 500 hectáreas perdidas en el 2020, según cifras del Ideam. En contraste, a nivel nacional desaparecieron 178.000 hectáreas de bosques el año anterior.

De otra parte, desde el partido de la Unidad hemos presentado ante el Congreso importantes propuestas ambientalistas, como el Proyecto de Ley 556 que busca entre otros objetivos crear un marco regulatorio sobre el mercado de valorización de residuos sólidos y generar condiciones dignas para el desarrollo de actividades medio ambientales que realizan los recicladores, además de la Ley 365 de transición energética, que tiene como propósito frenar en el país la dependencia de los combustibles fósiles.

Pienso que no se puede perder tiempo. Debemos actuar coordinadamente en la gestión y adaptación al cambio climático, el uso y producción de energías renovables, la compensación ambiental, la restauración ecológica de nuestras cuencas hidrográficas, la promoción de la bioeconomía y la economía circular, como mecanismos de adaptación y sendas de progreso, para evitar la catástrofe que los científicos ya anuncian por cuenta de este fenómeno global.

Le puede interesar: 

Malla Vial, un camino de oportunidades

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Golpe a la democracia

Las suspensiones de los alcaldes de Ibagué y de Medellín son un golpe a la democracia, a la voluntad popular y a la constitución política.

Golpe a la democracia
Especial para 90minutos.co

Las suspensiones de los alcaldes de Ibagué y de Medellín son un golpe a la democracia, a la voluntad popular y a la constitución política.

Compartir

Las suspensiones de los alcaldes de Ibagué y de Medellín son un golpe a la democracia, a la voluntad popular, pero, sobre todo, a nuestra constitución política. El estado de derecho tiene unos principios que han sido violentados por parte de la decisión de la suspensión de la procuradora, Margarita Cabello.

La participación en política de los funcionarios públicos es un delito, por tal motivo, la Procuradora debía buscar la manera de que; si en sus investigaciones existiesen pruebas contundentes y sin ningún manto de duda que estos dos funcionarios de primer cargo municipales estaban ejerciendo labores que no estaban dentro de sus funciones; debía generar era una investigación penal para que fuese la Fiscalía General de la Nación y los jueces de la República quienes determinaran las sanciones para estos.

Artículo relacionado

Todo esto con base a la reiterada jurisprudencia y los precedentes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; frente a que la Procuraduría General de la Nación no tiene la capacidad de sancionar a los funcionarios públicos elegidos por voto popular, es decir; la procuradora Margarita Cabello equivoca el trámite y sobrepasa su competencia como Procuradora General de la Nación.

Tampoco podemos decir que fue equilibrada la sanción para estos dos alcaldes. Por las razones conocidas en los últimos días, tanto funcionarios públicos como altos funcionarios, y hasta miembros de las fuerzas militares; participaron abiertamente en política, según el mismo rasero que está usando la Procuradora; también tenían que ser sujetos de sanciones para que primara uno de los derechos de todos los colombianos; que es el derecho a la igualdad, siendo incluso, igual de inapropiado e incompetente para tal formal.

Artículo relacionado

Sin embargo, su decisión da indicios de que lo que le quieren hacer al alcalde Quintero es, a través de cualquier medio, sacarlo del camino político, que; a todas luces, ha generado un apoyo masivo tanto en plazas, como en la opinión pública.

Lea también: Una copa de oportunidades

Es hora entonces de defender la democracia, de defender a la constitución, de defender la ley y decirle a Margarita Cabello que se ha equivocado; y que a través de los medios legales y a través de la independencia de los jueces de la república, en los cuales confiamos; se reversará la decisión y el alcalde de Medellín y de Ibagué volverán a sus funciones como lo dictaminaron sus municipios, la ciudadanía y, sobretodo; con la claridad de que no fue una decisión en derecho y tampoco en justicia.

Otras noticias:

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

¡Intervención urbana con cerámica en las escaleras de La Estrella de Siloé!

Siloé es uno de los escenarios donde todo esto es posible, particularmente en La Estrella, que ya tiene recorrido con escaleras y un mirador privilegiado hacia la mayor parte de Cali.

¡Intervención urbana con cerámica en las escaleras de La Estrella de Siloé!
Especial para 90minutos.co

Siloé es uno de los escenarios donde todo esto es posible, particularmente en La Estrella, que ya tiene recorrido con escaleras y un mirador privilegiado hacia la mayor parte de Cali.

Compartir

Los desarrollos populares están a la altura de los grandes monumentos como destinos turísticos. Con el respaldo de intervenciones urbanísticas, sensibles con los contextos y las historias, podemos hacer que haya nuevas paradas obligadas para el turista, distintas a las de siempre.

Le puede interesar: Futura estrella Michelin en Cali: Casa Jorge Isaacs

El ejemplo principal es la Comuna 13 de Medellín, que cuenta con un recorrido institucionalizado a través de los grafitis, con espacio para hacer deporte, con espectáculos musicales y de otras artes. Los recorridos no solo activan la economía del sector, sino que dignifican a quienes han empezado a participar. Los ojos del mundo están en estos lugares, y sus habitantes saben que hacen parte del resto del mundo.

Otro excelente ejemplo son las escaleras de Selarón, que toman su nombre del artista chileno Jorge Selarón. Esto queda en Lapa, un sector vibrante de Río de Janeiro, y se ha convertido en un ícono mundial, no solo a nivel turístico sino por el uso creativo y total de la cerámica. La obra está en constante transformación desde 1990 y es una foto obligada para los visitantes. Esta intervención urbanística a partir del arte es un argumento más para disfrutar de la historia y para visitar la ciudad.

Artículo relacionado

La inversión en hacer que sea bonito, seguro y tenga espacios de recreo es muy poca comparado a lo que podemos obtener en una ciudad como Cali. Siloé es uno de los escenarios donde todo esto es posible, particularmente en La Estrella, que ya tiene recorrido con escaleras y un mirador privilegiado hacia la mayor parte de Cali.

Conozcamos un poco de la historia de las escaleras. Desde inicios del siglo XX, los pobladores del sector levantaron sus casas con cartón, guadua, bahareque. El barrio creció de manera espontánea y comunitaria, y para toda la ciudad era un pesebre a la distancia. El profesor Alberto Marulanda Palacios fue el que tomó esta idea y propuso rematarla con la instalación de un lucero.

Le tomó 10 años reunir el dinero para construir un pentágono de guadua y gestionar su instalación en aquel tanque de las entonces Empresas Públicas de Cali. Aunque se opuso inicialmente, el gerente Julio Mendoza Durán prestó el tanque, contribuyó con una estructura metálica más resistente y alimentó el lucero con el alumbrado público. En diciembre de 1973 fue inaugurada, y se empezó a ver desde cualquier parte de la ciudad, cada que Cali encendía su alumbrado público. Desde entonces, el único gran cambio para la estrella ocurrió en 2007, cuando pasó a tener 16 puntas y veinte metros de altura.

Artículo relacionado

Tenemos todos los ingredientes para que una intervención urbana con cerámica en las escaleras de La Estrella se convierta en un ícono mundial también, del que podemos estar orgullosos los caleños. Como el Park Güell, o como en la antigua Mesopotamia. Con diseños alusivos al barrio, a la música. Con más decoración en el tanque que queda al lado de la estrella. Imaginemos que las escaleras se convierten en un nodo para que artistas de todo tipo exploren su arte y lo ejecuten. Un lienzo en blanco, con la ciudad de fondo. Otra parada obligada en Colombia y en Suramérica. Y si puede ocurrir en Siloé también podría ocurrir en otras partes de las comunas 1, 20 y 18.

La colaboración de los colectivos en los barrios de ladera harían que unas futuras intervenciones urbanísticas no partan desde cero. Ellos ya aman a su barrio, lo conocen y ya están apostando por su potencial. Solo se requiere invertir en una experiencia cómoda y segura, y en masificarla.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Por una Cali de talla internacional

Hace poco los Panamericanos Juniors nos pusieron en la órbita mundial; no cabe discusión, tenemos con qué ser una talla internacional.

Por una Cali de talla internacional
Especial para 90minutos.co

Hace poco los Panamericanos Juniors nos pusieron en la órbita mundial; no cabe discusión, tenemos con qué ser una talla internacional.

Compartir

Sin duda, en Cali hemos estado acostumbrado, durante décadas, a recibir artistas de talla mundial, eventos deportivos y culturales, que dejan en alto nuestro nombre ante el mundo. Hace poco los Panamericanos Juniors nos pusieron en la órbita mundial; no cabe discusión, tenemos con qué ser una talla internacional.

Sin embargo, en los últimos días y tras el concierto de Maluma en Medellín, el cual desbordó las expectativas de sus asistentes, medios de comunicación y conocedores culturales, nos preguntamos si en Cali estamos en esa misma capacidad.

Artículo relacionado

Y la verdad creería que la respuesta se encuentra rápidamente. Sí, nuestra capital sí cuenta con los escenarios disponibles para atender la necesidad de un evento de esa magnitud. Sí, Cali sí cuenta con una capacidad hotelera que permita el arribo de miles de personas. Sí, Cali cuenta con una infraestructura cultural y social que permite la diversión de muchos en los días previos y posteriores a los eventos.

Entonces, ¿por qué no lo hemos vuelto a tener? Nos hemos acostumbrado a que la Feria de Cali sea nuestro gran evento cultural. El Petronio Álvarez representa la cultura de nuestro pacífico y también es un atractivo. A eso, sumarle el Festival Mundial de Salsa empieza a volverse paisaje.

Artículo relacionado

Quizá, para algunos, los temas de orden público puedan parecer piedras en el zapato que impida la llegada masiva de turistas y nacionales para un evento de este tipo. Pero no lo es. De serlo, en los próximos meses no tendríamos un Campeonato Mundial de Atletismo donde recibiremos más de 3 mil atletas de todo el mundo.

Entonces, ¿Por qué no nos unimos como dirigentes, jóvenes, caleños, amigos, empresarios, a traer un evento que vuelva a vislumbrar a Cali ante el mundo? Ahí es donde creo que no tenemos una ventaja ante ciudades como Medellín y, quizá, la misma Barranquilla. Nos hace falta unirnos más como ciudad.

Lea también: Una campaña electoral con base a las ideas

Los problemas sociales de los últimos años si algo han evidenciado en Cali es la gran ruptura que tenemos como pueblo. Las distancias emocionales que generan las estratificaciones y la poca capacidad de resiliencia que existen en algunos sectores, provocan que nuestros eventos sean para determinadas poblaciones y no para todo un colectivo.

Sí, Santiago de Cali sí tiene cómo ejecutar proyectos que permitan la realización de eventos de mucha más altura que lo vivido el pasado fin de semana en Antioquia, pero hay que hacer un llamado a la colectividad y no a la particularidad.

Somos la capital mundial de la salsa. Somos calor, calentura, brillo, armonía y sabor y eso debe ser nuestro denominador común para poder presentarle al mundo una carta distinta a la hoy acostumbrada por los medios de comunicación. Está en nuestras manos que volvamos a subir de talla y que el mundo baile a nuestro ritmo.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: