candidato

Segunda estrategia. Por el territorio.

Una de las dinámicas más importantes en el desarrollo de las ciudades, es el lugar que ocupa cada actividad y cada edificación, así como el rol que juegan y cómo evolucionan las instituciones creadas por la sociedad; también las formas de gobernarse y la manera como cada individuo se hace ciudadano dentro de su territorio.

Segunda estrategia. Por el territorio.
Foto: Especial para 90minutos.co

Una de las dinámicas más importantes en el desarrollo de las ciudades, es el lugar que ocupa cada actividad y cada edificación, así como el rol que juegan y cómo evolucionan las instituciones creadas por la sociedad; también las formas de gobernarse y la manera como cada individuo se hace ciudadano dentro de su territorio.

Compartir

“No hay relaciones sociales sin espacio, de igual modo que no hay espacio sin relaciones sociales”

Henri Lefevbre.[1]

Es apenas lógico que después de la Primera estrategia -Por la gente-, presente la Segunda estrategia -Por el territorio-, pues la ciudad se parece a la sociedad que la construye. El lenguaje que utilizamos también es una creación social y, junto con la ciudad, son los productos culturales de mayor importancia para la civilización humana, desde hace por lo menos 15.000 años.[2] Y hoy, que celebramos el Día de las Madres, es justo reconocer que el lenguaje y la ciudad son también maternales.

Una de las dinámicas más importantes en el desarrollo de las ciudades, es el lugar que ocupa cada actividad y cada edificación, así como el rol que juegan y cómo evolucionan las instituciones creadas por la sociedad; también las formas de gobernarse y la manera como cada individuo se hace ciudadano dentro de su territorio.

En tiempos relativamente recientes otros asuntos ocupan la labor de funcionarios públicos y de todas las instituciones sociales: la infraestructura productiva, la creación de riqueza, el recaudo de tributos, la distribución de los recursos, la educación, la seguridad, la salud -incluyendo la salud mental- el saneamiento ambiental, la marginalidad urbana y la exclusión social, el cambio climático, la recreación y el ocio, la movilidad sostenible, la disponibilidad de equipamientos, espacio público e infraestructuras de servicios, entre tantos otros.

Lea también: Primera estrategia

Son muchos y muy variados los retos para un gobernante en una ciudad del siglo XXI, sobre todo si esa ciudad, como el caso de Santiago de Cali, atraviesa por crisis en diversos aspectos: El deterioro de la confianza en las instituciones, las finanzas públicas en quiebra, la sociedad desilusionada y desordenada, los jóvenes con pocas oportunidades de formación y trabajo, la inseguridad presente en todos los espacios, la malla vial en un estado deplorable, entre tantos otros factores. Es entonces el momento preciso para reaccionar como sociedad y hacerse consciente que la elección que se avecina debe llevarnos a una decisión muy bien pensada, analizada y consciente.

Para resolver la crisis es necesario el fortalecimiento de la Administración Distrital de Cali, y para ello nombrar en todas sus dependencias, personas idóneas que, como el alcalde, no obedezcan a jefaturas políticas, pues eso ha contribuido al desorden interno que vemos hoy en el gobierno de la Ciudad. También es necesario apegarse al principio de la planeación, que es precisamente a lo que no acudieron los últimos alcaldes de Cali.

Nuestra ciudad está próxima a cumplir 500 años de fundación y su desarrollo en los últimos 50 años ha tenido enormes altibajos. Las decisiones de los gobernantes han estado desconectadas de la realidad de toda la sociedad y obedecieron, principalmente, a caprichos personales o intereses de los grupos que financiaron las campañas. Contrario a ello, creo firmemente que en los procesos de planeación participativa debemos identificar la ciudad que podemos construir entre todas y todos. Tenemos la fuerza moral y la capacidad necesaria para adelantar las transformaciones que nos permitirán salir de la crisis.

Le puede interesar: Cinco estrategias

De las actuaciones de la Segunda estrategia, titulada Un potente territorio que se ordena como Distrito especial, las siguientes son las principales:

  1. Revisión y ajuste del Plan de Ordenamiento territorial – POT
  2. Reglamentación Cali Distrito (financiación de localidades y elección gobiernos locales)
  3. Gestión ambiental territorial integral (agua – aire - conservación – restauración – bosques urbanos – crisis climática – revisión de tarifas de servicios públicos domiciliarios)
  4. Gestión integral del espacio público (generación - recuperación - regulación)
  5. Renovación y redensificación urbanas (áreas centrales y ciudad informal)
  6. Movilidad sostenible y eficiente (Sistema integrado multimodal. SITM-METRO-BICI - infraestructuras)
  7. Cambio de energías fósiles a energías no contaminantes (transición energética - SSPD)
  8. Control de construcciones (calidad - sismo resistencia - normas - curaduría social)
  9. Promoción del hábitat y la VIS - VIP urbana y rural (Desarrollo territorial para la PAZ – Catastro multipropósito)
  10. Diseño y construcción del Parque Aéreo metropolitano y el Parque Industrial y tecnológico para la gestión de residuos sólidos GIRASOL – EICE (PGIRS - basura cero – escombros cero).

La ciudad requiere consolidar un único modelo de ordenamiento y desarrollo territorial y, para ello, es necesario avanzar con decisión en la reglamentación de Santiago de Cali, Distrito Especial Deportivo, Cultural, Turístico, Empresarial y de Servicios, y la revisión y ajuste del POT. Esto permite que las entidades del gobierno distrital se descentralicen y estén más cerca de la gente en sus propias localidades. El territorio organizado como distrito potenciará la articulación de áreas urbanas y rurales, con decisiones de desarrollo diferenciadas para cada caso, al servicio de las demandas sociales y el desarrollo sostenible.

Así mismo, el Distrito de Cali promoverá y fortalecerá capacidades de asociación con entidades territoriales con las que configura la nueva Área metropolitana del Suroccidente -AMSO- y con las otras entidades que conformará región en próximos años, proceso con el cual me comprometo a fondo. En tal sentido, mi gobierno promoverá la prestación asociada de servicios y el aprovechamiento de oportunidades para la configuración regional del Valle geográfico del río Cauca, en una perspectiva de aportar al país en la consolidación de la autonomía territorial de la Constitución de 1991, y aportar al mundo con el cumplimiento de los objetivos del desarrollo sostenible - ODS.

Por ello, dos de los proyectos más importantes en esta estrategia, son el diseño y construcción del Parque Aéreo metropolitano en los terrenos de la actual Base Aérea, y el Parque Tecnológico regional para la Gestión integral de residuos sólidos GIRASOL EICE. Con estos proyectos enfrentaremos el déficit de espacio público de la ciudad y conformaremos unidades de negocio para los diversos tipos de residuos sólidos.

Te invito a construir una TERRITORIALIDAD DEL SIGLO XXI para Santiago de Cali.

¡Acompáñame!


[1] Lefevbre, Henri (2013). La producción del espacio. Capitán Swing, ediciones. Madrid.

[2] Mumford, L (2014). La ciudad en la historia. Ediciones pepitas. Logroño.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

candidato

No todo vale

Durante la semana que está por terminar, fuimos testigos de oportunistas e infortunadas situaciones en las que varias mujeres del entorno político caleño y nacional menosprecian las luchas que históricamente ha tenido nuestro género.

No todo vale
Foto: Especial para 90minutos.co

Durante la semana que está por terminar, fuimos testigos de oportunistas e infortunadas situaciones en las que varias mujeres del entorno político caleño y nacional menosprecian las luchas que históricamente ha tenido nuestro género.

Compartir

Durante la semana que está por terminar, fuimos testigos de oportunistas e infortunadas situaciones en las que varias mujeres del entorno político caleño y nacional menosprecian las luchas que históricamente ha tenido nuestro género por hacerse un lugar en medio de sociedades agresoras y violentas. Lo ocurrido con las precandidatas Catalina Ortiz, Diana Rojas y la senadora Clara López deja un muy mal ejemplo.

A Catalina le reitero que la lucha en contra de la violencia hacia la mujer no es un juego ni debe ser motivo de ‘performances’ o puestas en escena para favorecer intereses electorales. A Diana, que de ella espero un debate de altura con ideas y argumentos, no con ataques en medio del desespero político como el que hizo al aire en una emisora de la ciudad, el pasado viernes. A la senadora, que una ‘chuzada’ al teléfono de la niñera (no ‘sirvienta’) de la exJefa de Gabinete Laura Sarabia es igual de grave e ilegal que a cualquier otra persona.

Lea también: Orden y autoridad para las cárceles de Cali

Señoras, las mujeres debemos estar unidas, aún en la diferencia, en pro de nuestro liderazgo, de nuestra seguridad y del rechazo a la violencia que cientos de mujeres viven a diario en Cali, Colombia y en el mundo.

No podemos ser ajenas al histórico momento que vivimos Cali está decidida a elegir por primera vez a una alcaldesa y nosotras debemos estar a la altura de la situación. Propuestas, ideas, SOLUCIONES, eso es lo que espera la ciudad de nosotras, no ataques ni montajes para tener un mayor impacto mediático. Las invito a que reflexionen.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

candidato

“Quienes vivimos lo que es ser mujer, podemos trabajar contra la violencia de género”

De acuerdo con el informe de Cali Cómo Vamos, son al menos 84 de cada 100 caleñas, las que sufren violencia basada en género.

“Quienes vivimos lo que es ser mujer, podemos trabajar contra la violencia de género”

De acuerdo con el informe de Cali Cómo Vamos, son al menos 84 de cada 100 caleñas, las que sufren violencia basada en género.

Compartir

De acuerdo con el informe de Cali Cómo Vamos, son al menos 84 de cada 100 caleñas, las que sufren violencia basada en género.

Lo primero que quiero es reiterar mi solidaridad con Catalina, como se lo expresé ayer, y mi rechazo total a este acto de violencia machista. Lamento que en nuestra ciudad estos comportamientos sigan presentándose.
Las caleñas somos fuertes, valientes y no nos tiembla la voz para denunciar este tipo de actos, pero la violencia machista no distingue clases sociales o figuras públicas, es un flagelo presente en cualquier escenario y no es un asunto solo de mujeres, sino de toda la sociedad.
Ayer lo comentaba con mi equipo y todas las mujeres coincidimos en que esa sería una situación que a todas nos podría pasar y por tanto hay que combatirla.

Lea también: “Trabajaré para que Cali vuelva a tener un transporte público digno”: Diana Rojas

Como alcaldesa, voy a liderar e incrementar el trabajo en temas de género para disminuir la violencia contra la mujer. Los hombres, por lo general, creen que la mano dura solo es cosa de machos y las mujeres se deben dedicar al hogar, pero con ese ideal siempre se ha gobernado a Cali y no nos ha ido bien. Este año, Cali elegirá por primera vez una mujer alcaldesa y tendrá una doliente en estos temas porque solo podemos prevenir estas acciones quienes lo vivimos en carne propia.

También quiero hacer un llamado al agresor: aún está a tiempo para arrepentirse de lo que hizo, disculparse con Catalina y transformar este error en un símbolo de que en Cali podemos cambiar las cosas que están mal y reconciliarnos. En todo caso, si no se hace cargo de enmendar sus insultos y agresiones, pido a las autoridades que lo ubiquen para que tenga una sanción social y lo que corresponda de acuerdo al código de Policía, la impunidad solo alienta a otros a portarse mal.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

candidato

Le llegó la hora al Concejo de Cali

La juventud caleña, y, en general la población de la ciudad se levantara y protestara con acciones que fueron ampliamente legitimadas por las y los caleños es una muestra de la desafección y desconexión con las fuerzas políticas tradicionales que hoy están en el Concejo de Cali.

Le llegó la hora al Concejo de Cali
Foto: Especial para 90minutos.co

La juventud caleña, y, en general la población de la ciudad se levantara y protestara con acciones que fueron ampliamente legitimadas por las y los caleños es una muestra de la desafección y desconexión con las fuerzas políticas tradicionales que hoy están en el Concejo de Cali.

Compartir

El 28 de abril inició en Colombia lo que se denominó como Estallido Social, un escenario en el que las masas desguarnecidas en levantamiento popular salieron a manifestarse alcanzando unas consecuencias históricas por su importancia en el cambio de rumbo que tomó la nación con las elecciones legislativas y presidenciales. Después de dos años y un mes del proceso de movilización de miles de jóvenes de Cali que se levantaron contra la vulgar reforma tributaria de Duque y Carrasquilla y demás injusticias que viven a diario, podemos asegurar que las fuerzas políticas de esta ciudad no comprendieron este histórico momento que vivimos en nuestra ciudad porque sencillamente no dimensionan las peticiones y exigencias derivadas del estallido social.

Que la juventud caleña, y, en general la población de la ciudad se levantara y protestara con acciones que fueron ampliamente legitimadas por las y los caleños es una muestra de la desafección y desconexión con las fuerzas políticas tradicionales que hoy están en el Concejo de Cali y que han venido dominando los espacios de poder a punta de clientelismo, acuerdos entre contratistas y convenios debajo de la mesa en contra de la ciudadanía. Esta clase política con la que no se identifica casi nadie en la ciudad no solamente pertenece al espectro político más recalcitrante del país, lamentablemente dentro de otras tendencias más cercanas a lo que podría llamarse la izquierda se han emulado muchos de estos comportamientos clientelares llevando a la penosa consecuencia de cerrarle espacios a liderazgos sociales, juveniles, feministas o ambientales que en Cali no solo existen sino que han demostrado grandes aptitudes y fuertes liderazgos en pro de sus comunidades.

Lea también: Llegó el momento de aterrizar el cambio

Es totalmente falto de autocrítica pensar que la responsabilidad de abrir los espacios de participación política corresponde, escuetamente, a la lucha y pelea de estos escenarios a los partidos y movimientos tradicionales de la ciudad. No. El Pacto Histórico como cohesión de partidos, tendencias y movimientos sociales en Cali debería de tener como objetivo cambiar la conformación de los 21 concejales que hoy ocupan el hemiciclo donde se toman las decisiones del futuro de la ciudad, pues, el cambio y la apertura de espacios de participación política la debemos liderar nosotras y nosotros quienes hemos pregonado principios de transparencia, pluralidad y diversidad. Es por esto que, quienes ocupen la lista del Concejo del Pacto Histórico deberán ser jóvenes, mujeres, líderes y lideresas sociales y ambientales que conecten con los barrios, con los territorios, con la gente. Si en nuestro proyecto político seguimos avalando candidaturas que devengan de personalidades que ya tienen representación en otros espacios, le habremos fallado a miles de personas que esperan que no repitamos los mismos vicios de la clase política que nos motivó a salir a protestar por sus acciones, omisiones y su visión excluyente de ciudad.

Desde ésta, la única curul alternativa, feminista y protectora del medio ambiente de las 21 curules que conforman el Concejo de Cali, extiendo el llamado para que a partir de consensos logremos construir la mejor lista posible y cambiemos la correlación de fuerzas que hoy son la talanquera para el progreso de la ciudad y no permiten que el cambio real y posible se materialice en Cali. ¡Es el momento de que empecemos a liderar los cambios que nuestra ciudad exige entre todas y todos!

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: