Salsa

Murió a los 81 años Roberto Roena, el gran maestro de la salsa

El maestro Roberto Roena Vázquez murió en la noche de este 23 de septiembre a los 81 años de edad. Paz en la tumba del señor Bongó.

Murió a los 81 años Roberto Roena, el gran maestro de la salsa
Roberto Roena en el Teatro Municipal de Cali, Colombia.

El maestro Roberto Roena Vázquez murió en la noche de este 23 de septiembre a los 81 años de edad. Paz en la tumba del señor Bongó.

Compartir

Se fue el rey del bongó, Roberto Roena, el hombre que le sacó brillo a los metales, que hizo de la salsa un rito de baile y que estuvo en la primera línea de orquestas emblemáticas como Cortijo y Su combo, el Apollo Sound y la Fania All Star.

Roena murió en la noche de este 23 de septiembre a los 81 años de edad. El anuncio lo hizo mediante sus redes sociales el Museo de la Salsa, uno de los grandes proyectos del salsero.

Lea también:

Artículo relacionado

Se apagó la vida del destacado músico que visitó Cali tantas veces; que hizo de esta ciudad centro de experiencia artística y que dejó un legado de alegría y musicalidad. De Roena aprendimos que después de que uno vive 20 desengaños, qué importa uno más y que; es cierto se debe admitir el mundo está lleno de maldad, pero al estudiar la situación entraremos en razón. Paz en la tumba del señor Bongó; una marejada de rumba para tu cielo eterno.

El legado de Roena

‘El Gran Bailarín’, como también se le conocía, nació el 16 de enero de 1940 en Puerto Rico y durante su vida hizo parte de grandes agrupaciones musicales como lo son El Gran Combo de Puerto Rico, la Fania All-Stars y Roberto Roena and his Apollo Sound.

El año pasado Roena sorteó uno de sus instrumentos, para así ayudar con los problemas económicos que afrontó el Museo de la Salsa durante la pandemia.

  • Le puede interesar: 

Artículo relacionado

Famoso por sus grandes pasos de baile y su legendaria interpretación del Bongó y el cencerro, Roena fue uno de los grandes directores de orquesta del sello Fania, junto con otros grandes como Bobby Valentín, Johnny Pacheco e Ismael Miranda.

El año pasado Roena sorteó uno de sus instrumentos, para así ayudar con los problemas económicos que afrontó el Museo de la Salsa durante la pandemia. Un sitio que el músico amó y ayudó a construir durante años, y que hoy es un referente no solo en la sucursal del cielo, sino también a nivel regional

Lee más noticias

Salsa

Orígenes de la Salsa - de Cuba a New York

La salsa transformó para siempre la musicalidad del continente americano, modificó las maneras de entender el arte del baile y le dio al barrio, a la esquina, una importancia que antes jamás había tenido.

La salsa transformó para siempre la musicalidad del continente americano, modificó las maneras de entender el arte del baile y le dio al barrio, a la esquina, una importancia que antes jamás había tenido.

Compartir

Editor: Orlando Zuluaga

Camarógrafo: Edinson Buritica

Diseño: Giovanni Castro

El escritor cubano Leonardo Padura lo describe de una forma intensa, al decir que la salsa enriqueció con una perspectiva urbana, barriotera y  descarnada  la nueva realidad que se vivía.

César Miguel Rondón, el gran académico venezolano que escribió esa ‘biblia’ que se llama ‘El libro de la salsa’, recuerda que esta música siempre fue la voz del barrio, de los amores contrariados, de la vida precaria, de los ‘malandros’ y los desarraigados. Y razón no le faltaba a Rondón. ‘La calle está durísima’ cantaba en alguna época Joe Cuba, mientras Héctor Lavoe le contestaba que en los barrios de guapo no se vive tranquilo o se miden bien las palabras o no vales ni un kilo.

Padura, el brillante escritor cubano con quien hablamos en una oportunidad en Cali sobre su libro ‘Los Rostros de la Salsa’, explica este fenómeno musical como una proyección social e incluso política, fruto de las realidades que vivían los latinos radicados en las grandes urbes del Caribe y, muy especialmente, la enorme legión de emigrados reunidos en Nueva York y necesitados no solo de los dólares que enviarían a sus islas, sino también de preservar sus señales de identidad, para lo cual acudieron a la que había sido su expresión natural desde los tiempos de la colonia y la trata de esclavos: la música y el canto.

Su presencia arrolladora en los barrios latinos de la Nueva York de los años sesenta y setenta del siglo pasado no se puede desconocer. La marginalidad inicial dio paso a unos sonidos contundentes  que tenían un origen en común y que hoy no parecen tener ya discusión.

Los ritmos cubanos, esa guaracha, el son montuno, mambo y chachachá permearon la historia musical continental y se transformaron con el paso del tiempo en algo que se llamó salsa, porque fue tan difícil enmarcarlo en un solo sonido que a alguien se le ocurrió hablar de salsa como aquello que reúne varios sabores musicales.

El poder transformador de estos ritmos embarcaron a Cali en una musicalidad única. Una rumba que descendió del caribe cubano y llegó hasta lo más profundo de los barrios Obrero y San Nicolás de la mano del Trío Matamoros y la Gran Sonora Matancera hasta llegar a convertirse en parte indisoluble del ser caleño. Una musicalidad a la que le han pasado las décadas, pero que en Cali de manera asombrosa sobrevive, pervive, lucha y encuentra en espacios como la Nellytk, el Chorrito Antillano, El Habanero, la Casa Latina o el Anacobero un refugio natural para el bailador.

Conscientes de lo que significa para la ciudad, en 90 Minutos nos hemos embarcado en un recorrido sonoro, como lo pregonó el gran Ismael Rivera, en ‘donde estamos contigo, contigo y también contigo’. Un viaje que nos ha llevado a ser el único medio de comunicación en la región que tiene un producto salsero, continuo, permanente, en el que contamos historias, relatamos perfiles, reconstruimos la memoria de una música que aunque no nació aquí la sentimos tan nuestra como el pandebono, el champús o la propia brisa que desciende de los farallones.

‘Chamaco’ Rivera, el talentoso cantante que hace más de 20 años vino por primera vez a la ciudad con la orquesta de Willie Rosario, no entendía por qué los caleños le daban las gracias cuando cantaba: ‘del Barrio Obrero a La 15 un paso es’.

“Ustedes son increíbles porque ese disco se volvió un himno aquí y ya ni explico nada”,

me contó entre sonrisas este artista al que una mañana entrevisté y me confesó que cuando viene a esta ciudad es como regresar a la Nueva York de los setenta, es como vivir en el Puerto Rico salsero de aquellos años.

Con esa naturalidad y sencillez de los grandes artistas, en esa oportunidad ‘Chamaco’ me miró fijamente y con toda la seriedad que deparaba el momento me dijo: “Cali me devolvió las ganas de cantar”, sin ambages, sin mentiras. Ese artista que estaba retirado y que nunca acabó de comprender la vida, fue testigo de ese amor inexplicable de los caleños por la salsa, por sus discos, por su temática, por su historia.

“Cada vez que yo hago un concierto en esta ciudad alguien luego me dice, oye ‘Chamaco’ en tal número tú no dices esto sino lo otro, en este pedazo no entrabas tú sino la trompeta”.

Y es que eso, precisamente es lo que ha hecho particular a este ‘Caliyork’. El amor por el detalle, la imperiosa necesidad de conocer el nombre del compositor, la infatigable búsqueda por saber quién fue el trompetista de aquel tema, la acuosa sensibilidad que nos produce escuchar un solo de piano de esos que estremecen el alma. Sino que lo diga el propio Gary Domínguez, uno de los ‘culpables’ de que en Cali nos hubiésemos dedicado a cultivar ese amor por la melodía afrocubana y que fue el precursor del primer encuentro de melómanos y coleccionistas de la ciudad.

Hoy toda esa descarga ancestral, esa pasión por la música afrocubana es la hemos querido revestir en 90 Minutos de la importancia que se merece. En un recorrido que haremos por más de diez temáticas documentales abordaremos los inicios de este ritmo frenético, cómo se produce su conexión con esta ciudad, las historias de los grandes íconos que pasaron por Cali, la historia de sus orquestas emblemáticas y los orígenes del sonido de Nueva York. Todo eso de la mano de verdaderos cultores de la música, investigadores que le han hecho un seguimiento genuino a la salsa, expertos con los que conversamos durante extensas horas para ofrecerles un producto que no dudamos se convertirá en material de consulta.

Bienvenidos a este viaje musical, una música que como nos enseñó el Sonero Mayor, no queda a la derecha ni a la izquierda sino en el centro de un tambor bien legal. Bienvenidos a este pasaporte para un viaje sabroso y musical.

Lee más noticias

Salsa

Este 4 de diciembre será el lanzamiento de la segunda edición del Diccionario Salsero

Este colectivo lleva 3 años trabajando en esta nueva edición del Diccionario Salsero. Hasta el momento, han vendido más de 5 mil ejemplares.

Este 4 de diciembre será el lanzamiento de la segunda edición del Diccionario Salsero
Especial para 90minutos.co

Este colectivo lleva 3 años trabajando en esta nueva edición del Diccionario Salsero. Hasta el momento, han vendido más de 5 mil ejemplares.

Compartir

El Colectivo Cultural, Salsa sin Miseria, lanzará la segunda edición oficial del diccionario salsero este sábado 4 de diciembre.

El lanzamiento de este libro será este sábado, 4 de diciembre, a las 4 p.m., en el Centro Cultural de Cali, ubicado en la carrera 5 # 6–05. Las personas que deseen ir podrán hacerlo de manera gratuita y deberán registrarse aquí.

Artículo relacionado

Este colectivo lleva 3 años trabajando en esta nueva edición del Diccionario Salsero. Hasta el momento, han vendido más de 5 mil ejemplares.

“Salsa sin Miseria vuelve directo al mambo: una pieza de investigación; una obra de consulta; una antesala a la cumbancha y, sobre todo, un emplatado de términos bien sazonados con los condimentos de la música afroantillana”.

Colectivo Salsa sin Miseria

Artículo relacionado

Según Salsa sin Miseria, este ejercicio cultural pretende comprender el lenguaje que atraviesan los distintos exponentes cercanos a la salsa.

“Una tarea ambiciosa. Un goce incesante. Un caramelo para quienes han creído en él desde el principio, pero también para quienes apenas se acercan a estas páginas”.

Colectivo Salsa sin Miseria

Artículo relacionado

El objetivo de este diccionario es recopilar las palabras y las expresiones que permitan entender el universo de la salsa. Aspectos como coloquiales, gastronómicos, instrumentales; religiosos, rítmicos y propios del baile serán conceptualizados en este diccionario.

Lea también: 'Destino', la nueva novia del gato que engalana el norte de Cali

Más de 500 términos nuevos

El autor del libro, Junior Adilson Pantoja, afirmó que se conservaron los términos de la primera edición; también, se “retocaron” los que eran necesarios.

“El resultado fue comentado con algunas personas que nos ayudaron a acercarnos de manera más precisa a dichos aspectos”.

Junior Adilson Pantoja, autor del libro.

Artículo relacionado

El libro incluye:

  •  Más de 500 definiciones
  • Categorías salseras. Los términos y expresiones están clasificados en Santería, Coloquialismos, Orquestación, Cumbancha, Gastronomía y Fauna.
  • Playlist con canciones asociadas a cada término.
  • Tutoriales de algunos pasos de baile.
  • Ilustraciones del artista Gavilán.
  • Portada en pasta dura.

Por último, el 10 % de las ventas será destinado para el semillero de niños melómanos La Nueva Guardia.

Otras noticias:

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Feria de Cali

El disco de la Feria de Cali, una tradicional escogencia

En 90 Minutos entrevistamos a cuatro artistas que lanzaron sus discos con el firme propósito de ser considerados como una alternativa de fin de año. Los temas suenan de manera permanente en la radio y no sería extraño que uno de ellos termine siendo el más bailado y aplaudido por los caleños. Aquí les contamos de quiénes se trata.

El disco de la Feria de Cali, una tradicional escogencia

En 90 Minutos entrevistamos a cuatro artistas que lanzaron sus discos con el firme propósito de ser considerados como una alternativa de fin de año. Los temas suenan de manera permanente en la radio y no sería extraño que uno de ellos termine siendo el más bailado y aplaudido por los caleños. Aquí les contamos de quiénes se trata.

Compartir

Por Gerardo Quintero Tello

Jefe de Redacción Noticiero 90 Minutos

La elección del disco de la Feria de Cali es una tradición de muchos años en la ciudad. Hace unas décadas esta escogencia se hacía a través de las emisoras de la antiguo AM. Por entonces Radio El Sol, Radio Uno, La Voz de Cali, entre otras emisoras abrían sus micrófonos para que los oyentes colapsaran las líneas telefónicas y dieran sus nominados. Escoger el tema que representaría la máxima festividad del año en Cali se volvía un acontecimiento.

Una de las grandes sorpresas de aquellas épocas tenían que ver con que Cali, a pesar de ser reconocida como ciudad salsera, no en pocas oportunidades terminó escogiendo lo que se denominaba una ‘raspita’ o música tropical como el disco de la Feria. No en vano Lisandro Meza y Pastor López fueron los reyes durante muchos años de los tradicionales diciembre o quién no recuerda ‘Las Tapas’, ‘Baracunátana’, ‘La Bella’, ‘El Ausente’, ‘La venezolana’ o ‘Las Caleñas’ que se convirtieron en verdaderos éxitos en esta capital.

Artículo relacionado

Era tan importante ese momento de la escogencia que en la memoria de muchos caleños aún hay episodios que nunca terminaron de ser revelados en su totalidad. Se dice que hubo un tema que fue prácticamente obligado a ser el disco de la Feria. La leyenda cuenta que en aquellos años 90, en medio de la presión del narcotráfico, un tema bastante flojo por cierto, terminó siendo el tema de la feria sin mayores merecimientos.

Pero como explica el melómano Luis Guillermo Restrepo, director de Opinión del periódico El País, La selección del disco de la Feria no obedece a ningún patrón musical. “En sus inicios pudieron ser el merengue ‘Palo Bonito’ de Lita Nelson; el merecumbé ‘Quiero Amanecer’, de Pacho Galán o el ritmo embrujado de ‘La Pollera Colorá’, de Wilson Choperena. Y aconteció que los Corraleros del Majagual hicieran de las suyas con ‘La Banda Borracha’ y ‘los Sabanales’, así como Lisandro Meza se convirtió en estrella a partir de sus discos de Feria en Cali y del éxito que consiguieron temas como ‘El Polvorete’, en 1971, y ‘Las Tapas’, en 1980, auténticas muestras de la picaresca vallenata”.

Richie Ray y Bobby Cruz


Restrepo asegura que hay un punto de quiebre en 1968 con la llegada de Richie Ray y Bobby Cruz que marcó la irrupción oficial de la salsa.

“Pero la música tropical, la que surgió del caribe colombiano, siguió mandando debido entre otras razones al empuje de las casas disqueras que usaban su poder para hacer sonar sus artistas en las emisoras”.

Después de los grandes éxitos de ‘Cali Pachangero’, ‘Cali Ají’ y ‘Oiga, mire, vea’ muchas orquestas se dedicaron los años siguientes a tratar de obtener el reconocimiento de los rumberos haciendo composiciones a la ciudad que terminaron por saturar la musicalidad y que los caleños fueran olvidando la escogencia como símbolo de la llegada de la Feria.

Artículo relacionado

Con el arribo de la modernidad tecnológica, la irrupción de las redes sociales y el lento declive de las emisoras musicales, Corfecali intentó en el 2015 hacer una selección del tema a través de una votación digital, pero esto terminó en una gran polémica pues el disco que se escogió no había tenido mayor repercusión previa.

En su momento, el cantante caleño Rodrigo Alberto Mayorga, autor de 'Cali salsa flow’, se refirió a la polémica que se generó en torno a la selección de este tema como disco oficial de la 58° Feria de Cali.  “Lastimosamente no tuvo la difusión que se quiso porque fue un medio determinado el que la eligió y fue por medio del voto programado por Internet”, aseguró.

La canción ‘Cali Salsa Flow’ fue elegida entre 126 temas, pero muchos caleños aseguraron en ese momento que no la conocían.

Hoy, después de un año asfixiante, de crisis económica por la pandemia y las protestas sociales la Feria de Cali se muestra como una oportunidad para devolver un poco de alegría a la ciudad y exorcizar un año repleto de angustias y dificultades.

Nominados al disco de la Feria de Cali

En 90 Minutos hemos entrevistado a cuatro artistas que lanzaron sus discos con el firme propósito de ser considerados como una alternativa de fin de año. Los cuatro temas suenan de manera permanente en la radio y no sería extraño que uno de ellos termine siendo el más bailado y aplaudido por los caleños.


  1. El primero es ‘Yo invito los besos’ , potente interpretación de uno de los mejores músicos de la región, Richie Valdés, exdirector del Grupo Niche y vocalista de esta orquesta y también de Guayacán. El disco de Richie tiene un sonido inicial a salsa balada, luego cambia el montuno y aprieta en los vientos lo que hace que se recuerde el sonido salsero de los años 90. También tiene un rapeo que busca modernizar el tema, pero lo que más llama la atención es el regreso de Richie a sus orígenes musicales. La fortaleza del tema es que Richie conoce bien al bailador caleño y en todo el disco se siente esa fuerza ganadora que siempre Valdés ha expresado en sus tonalidades musicales.

  2. Otro de los temas que apuesta fuerte en este diciembre es ‘Cali es un vacilón’, la propuesta de la tradicional Orquesta La Fuga que está pegando muy duro en las emisoras de la ciudad. Incluso este tema ha acompañado la programación oficial de esta versión de la Feria. Edinson Vivanco, más conocido en el ambiente artístico como ‘Galleta’, nos contó que este tema nació de una noche de larga conversación con su amigo Luis Cabezas, quien en un momento dado dice que ‘cali es un goce, un vacile completo’ y es allí cuando surge la idea de componer algo relacionado con la ciudad.

    Un video fresco hecho en el bulevar y en otros sitios icónicos de la ciudad acompaña un tema sin grandes pretensiones, pero con un golpe acertado, un estribillo pegajoso y que sin duda ha sonado fuerte en la capital del Valle. Cali es un vacilón nos regresa a la época de los discos dedicados a la ciudad y a un sonido fuerte de las trompetas que ‘galleta’ atribuye a una deciisóin de tratar de volver a la salsa de golpe.

  3. La tercera apuesta que hemos presentado en 90 Minutos es un disco de Cala García llamado ‘Mi vecino’. Cala García es una talentosa intérprete caleña que vive hace un tiempo en Miami y que tuvo  un paso exitoso por varias de las orquestas femeninas más representativas de la región. Una voz muy afinada, que de manera irremediable nos conduce a los voces femeninas que nos acompañaron en los años noventa, seguida de una musicalidad que fusiona los aires tradicionales del Pacífico con trazos de sinfonía salsera y produjeron un ‘número’ con un afinque fuerte, ‘pegajoso’, que suena fuerte en las emisoras y que sin duda jugará en el tablero artístico decembrino.
  4. Finalmente la cuarta apuesta es Juan Carlos Ensamble con ‘Bailando Apretao’. Se trata de una propuesta sabrosa, con los inconfundibles arreglos del maestro Jose Aguirre, quien desde hace varios años trabaja con el talentoso artista chocoano. Juan Carlos ha puesto a sonar una canción que tiene ese aire del Pacífico fusionado con salsa que está sonando fuertemente en las emisoras de la ciudad. Juan Carlos, quien desde hace varios años vive en esta ciudad, ya sabe que es que un tema de su autoría haya sido disco de la Feria de Cali. En el 2014 ‘de dos en dos’ fue un tremendo éxito en la capital del Valle. “Yo ya sé que es que los caleños lo escojan a uno como disco de la Feria de Cali, es una gran alegría y ahora encontrarme con que nuestra nueva propuesta haya gustado de nuevo, significa mucho para mí”, dijo Juan Carlos a 90 Minutos.

En 90 Minutos presentamos estas cuatro propuestas, pero sabemos que hay más. En el transcurso del mes seguiremos revelando esas apuestas musicales que los caleños escucharán en la Feria de Cali.

¿Para usted cual es el disco que debería ser considerado para la Feria de Cali 2021?

Responde en la caja de comentarios aquí abajo