Columnas

Punto de oropel

'Punto de oropel', es la nueva columna del famoso escritor Lizandro Penagos, en exclusiva para el Noticiero 90 Minutos.

Punto de oropel
Especial para 90minutos.co

'Punto de oropel', es la nueva columna del famoso escritor Lizandro Penagos, en exclusiva para el Noticiero 90 Minutos.

Compartir

Uno entiende que Caracol Televisión como accionista de la Selección Colombia hable sólo lindezas del pírrico empate ante los brasileros, al que antecede el lacónico ante los charrúas en Montevideo, que, en la triada inexorable de los resultados futbolísticos, también pudo ganarse. Pero que la mayoría absoluta de colombianos festeje como triunfo estos dos empates, es otra prueba del descomunal complejo de inferioridad de nos habita. Ningún punto de oro. Ningún Colombia frenó a Brasil. Ningún sumamos. Ningún otro paso firme a Qatar 2022. Los juegos de local se ganan. Sí o sí. Punto. Así lo hacen los dos únicos países grandes de Latinoamérica en el planeta fútbol: Brasil y Argentina. El resto es subordinación, baja autoestima y eludir la competencia como escenario donde se deben poner en evidencia las virtudes. Seguimos en zona de repechaje. Chilingueando. Alguien rebuznará: no se puede negar la superioridad. Todas las hazañas se consiguen bajo el amparo de un pleonasmo: negando esa negación. 

Le puede interesar:

Artículo relacionado

Cuando el héroe de un partido es el arquero, hay que revisar el funcionamiento del equipo. Es como si el corrector de estilo escribe mejor que el escritor. Hay que revisar el contrato con la editorial. Pienso en la efectividad de la figura literaria y me despabila un pequeño intruso. Se acerca mi sobrinito de seis años mientras intento garabatear alguna idea sensata y me dice: “A mí no me gusta escribir tío, yo lo que quiero es ser cocinero, pintor y atrapar villanos”. Bueno, a mí me gusta cocinar y se han deleitado algunos paladares; he pintado pajaritos en el aire, lo confieso sin el más mínimo asomo de vergüenza; pero me da un toque de pena declarar que siento más aversión por el poder abusivo que por los villanos heroicos. Me detendré en lo último, pues reitero, lo de Caracol -dada su exclusividad en las transmisiones- es patético. Espejo de nuestra idiosincrasia y me disculparán ustedes la desgastada metáfora. Reflejo es reflejo.  

Volvamos. Tiene uno que soportarse el frívolo carnaval que antecede a cada encuentro, las chicas de farándula con las trivias sobre el resultado, todos ellos asombrosos. (No han superado el 5-0 a Argentina en 1993 y por lo visto tampoco el 4-4 antes la URSS en Chile 62. ¡Sabrán que ocurrieron!) Luego a los corresponsales de curramba con la camiseta de Colombia, más desabrochados y ligeros que de costumbre. Y por supuesto, al final, la arbitraria subjetividad de sus comentaristas, que están al nivel de las presentadoras de entretenimiento. Después, todo este conformismo ridículo y apasionado que no deja espacio para la interpretación honesta del juego y el resultado. En Brasil le han dado palo al 'Scratch du Oro' por el empate y aquí evocamos satisfechos a don Jorge Villamil y su oropel: esa cosa de poco valor que aparenta valer mucho. ¡Y son los punteros absolutos! Por eso son los pentacampeones. Sólo les sirve ser primeros. Un subcampeonato es una derrota.     

David Ospina se lleva todos los aplausos por evitar los goles. Para eso están los arqueros. Y los delanteros para meterla. Así de simple, diría el técnico Osvaldo Juan Zubeldía, un viejo zorro del fútbol. O la saeta rubia, Alfredo Di Stéfano, la leyenda argentina que aseguraba que el fútbol, era como el sexo, todos lo hacían, pero ninguno como él. O el mexicano Hugo Sánchez, que no se cansaba de decir que su equipo podía ganar 10-0, pero si él no marcaba se iba derrotado para su casa. Por eso fueron grandes, porque eran inconformes, vencedores natos, el triunfo no era una posibilidad sino una obligación acorde con su talento. Como el del irlandés George Best, quien manifestó haber pensado siempre que era el mejor jugador, así se veía. “Nunca he mirado a otro jugador y me he sentido inferior”. Y quien había dicho que él era el mejor de la historia, había sido nadie menos que Pelé. David es ahora el héroe, pero este país olvida rápido.

Lea también: Frivolidades

Se lee en El fútbol a sol y sombra (1995) del magistral Eduardo Galeano: “También lo llaman portero, guardameta, golero, cancerbero o guardavallas, pero bien podría ser llamado mártir, paganini, penitente o payaso de las bofetadas. Dicen que donde él pisa, nunca más crece el césped”. Pero no es tan malo ningún arquero como Atila, rey de los hunos, de donde infiero el uruguayo recoge la hipérbole. Una de sus condenas sin duda es la ubicación en el centro del arco, donde suele acabarse la hierba, algo similar a lo que refiere el mito sobre el caballo de Atila, el gran Othar, que nada tuvo que ver con la quemazón en la hoguera de por lo menos 2.000 seres humanos, que ordenó su sanguinario jinete. Es una posición ingrata en la que, como el condenado a muerte, el arquero se enfrenta solitario a su verdugo. Con su destreza y con sus manos, único privilegio. Y Ospina tenía al frente a los más temerarios. Fueron tres balones determinantes y por eso los dos puntos de los seis que hasta el momento se han disputado, y de los nueve posibles en esta jornada de Eliminatorias, le pertenecen a él. Ahora es el héroe, pero falta Ecuador que nos metió 6-1 en Quito.

Ayer no más, en un partido más aburrido que una alocución presidencial de ya tu sabes, el arquero de España Unai Simón pasó de héroe a villano en la única jugada buena que tuvo Kylian Mbappé en todo el juego, que, dicho sea, pasó de villano a héroe en el mismo instante, para que Francia venciera 2-1 y retuviera la Copa de la Liga de Naciones de la UEFA. Ahí está de nuevo el retrato. La postal injusta de un par de posiciones que lo determinan casi todo en el fútbol. Barranquilla ayer aplaudió a Falcao y a ‘Quinterito’, dos buenos muchachos, pero en la historia sólo quedan los goles y las victorias, y en la estadística los registros: tiros al arco, atajadas, posesión y toda esa vaina que sirve para teorizar sobre un juego como si fuera una ciencia. No valen taquitos, ni pundonor, ni la jugadita de Lucho Díaz o las tímidas embestidas del toro Zapata, nada. Colombia empató y Colombia celebró. Un equipo hace apenas lo posible y un país sumido en la mediocridad lo ovaciona.

Me pregunta un amigo: “¿Es que vos no crees en la selección o qué?” Había puesto en mi estado de WhatsApp, antes del partido, la frase: Sin mucha fe. Junto con las banderas de Colombia y de Brasil. Y como fondo la imagen de un arcoíris, esa ilusión óptica a la que tantas culturas prehispánicas atribuyeron cuestiones mágicas y divinas. Por lo visto no han cambiado mucho las cosas. Estos empates con sabor a triunfo ya me saben a queso podrido, trofeos a la insuficiencia. Querido amigo, le respondo al final del cotejo, no creo en el país voy a creer en unos muchachos que como el colombiano promedio celebran un empate. Y entonces me reta a subirlo también al estado. Lo hago, movido por la provocación, y claro, por la estupidez. La andanada de críticas por poco supera los hinchas del Metropolitano y los granos de la arenosa. Para todos ustedes, queridos e inermes conformistas, estas líneas. Pronto me dedicaré sólo a la cocina, para dominar el fuego; a seguir pintado pajaritos en el aire, para volar en el cielo infinito de las pasiones; y a atrapar villanos, para que me enseñen a escribir la verdadera historia.

Otras columnas:

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

El balance del año

Cali no solo enfrentó una crisis económica profunda por la pandemia, sino que se convirtió en el epicentro de las movilizaciones sociales.

El balance del año

Cali no solo enfrentó una crisis económica profunda por la pandemia, sino que se convirtió en el epicentro de las movilizaciones sociales.

Compartir

A pocas horas de concluir el año 2021, resulta inevitable hacer un balance de lo que hemos vivido como ciudad en este tiempo. Cali no solo enfrentó una crisis económica profunda por la pandemia, con el desempleo más alto entre las grandes ciudades del país y con un retroceso de casi 20 años en indicadores de pobreza, sino que se convirtió en el epicentro de las movilizaciones sociales más fuertes que ha tenido Colombia en años. En un coctel de insatisfacción popular mezclada con grupos violentos que aprovecharon el desorden, Cali vivió una espiral de destrucción de capital social y físico sin precedentes del que aún no nos recuperamos totalmente.

El primer semestre de 2021 nos dejó una ciudad con los homicidios al alza por primera vez en una década, con 680 muertes violentas al 30 de junio. En materia de recuperación del empleo, la ciudad avanzó a menor ritmo que otras capitales como Barranquilla y Medellín y el deterioro de la percepción de la ciudadanía en sus instituciones llegó a niveles preocupantemente bajos, lo que nos debe alertar sobre la necesidad de recuperar la confianza de la gente. Sin ese aspecto, es muy difícil que la gente se sienta parte de una ciudad que avanza y participe del cambio que necesitamos.

Artículo relacionado

Cali es una ciudad con un inmenso potencial y una gran capacidad de recuperarse. En este segundo semestre, a pesar de duros debates alrededor de hechos que comprometen la credibilidad de las instituciones ante los ciudadanos, hemos podido avanzar. Para noviembre, teníamos la tasa de desempleo más baja desde el inicio de la pandemia y se recuperó el sector nocturno y las industrias culturales. Si bien aún tenemos unos retos gigantes en movilidad y seguridad, por citar dos temas de gran preocupación, resulta fundamental reconocer que en Cali se está intentando recuperar la vida que se llevó la pandemia y es un propósito colectivo.

Lea también: EMCALI, una prioridad

La reconstrucción de Cali pasa por algo más que rehabilitar infraestructuras destruidas como la del MIO. En 2022, en conjunto con la sociedad civil, los empresarios y el sector público, se deberán enfrentar retos enormes para la recuperación de la confianza de la gente, cuya pérdida hoy constituye la mayor y más profunda crisis que atravesamos. Ese capital social es clave para la reconstrucción de Cali, para que vuelva el civismo, la cultura ciudadana y las perspectivas dejen de ser sombrías.

Si el año 2021 fue el segundo año en crisis profunda, 2022 debe ser el año de la recuperación. Poner los ojos en el empleo, en detener la espiral de violencia e inseguridad, desarrollar proyectos estratégicos como el tren de cercanías y devolverles credibilidad a las instituciones públicas son objetivos fundamentales sobre los cuales debemos sustentar el avance en la siguiente década. Que esta sea la última Navidad en medio de esta crisis profunda.

¡Feliz Año caleñísimo!

Otra columna:

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Los retos frente a las comunidades afro del Pacífico

Si bien, desde el Estado se han emprendido acciones para aliviar la dura realidad de estas comunidades, son muchos los retos que existen para superar la inequidad, que persiste.

Los retos frente a las comunidades afro del Pacífico
Especial para 90minutos.co

Si bien, desde el Estado se han emprendido acciones para aliviar la dura realidad de estas comunidades, son muchos los retos que existen para superar la inequidad, que persiste.

Compartir

Las comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras, representan cerca del 10% de los colombianos. Se trata de una población que con su trabajo y riqueza cultural ha contribuido a la construcción de lo que hoy somos como país. Sin embargo, en mis recorridos por sus territorios he podido palpar cómo sus gentes padecen el atraso y el abandono, una deuda histórica que estamos obligados a pagar.

Basta con revisar los índices de pobreza multidimensional. Por ejemplo, en el Pacífico, antes de la pandemia, en 2018 este indicador estaba en 11 puntos por encima de la media nacional, una situación que ha sido agravada por la crisis sanitaria. Y vemos casos como en Nariño, donde el promedio superó los 23 puntos.

Artículo relacionado

Si bien, desde el Estado se han emprendido acciones para aliviar la dura realidad de esta región, son muchos los retos que existen para superar la inequidad, que persiste. Por ejemplo, se expidió la Ley 70, que busca reconocer a las comunidades negras que han venido ocupando tierras baldías, pero no se ha reglamentado en su totalidad.

Considero que es necesario que la ley reivindique este derecho a las comunidades organizadas que existen tanto en la zona rural como urbana. La reglamentación de la ley permitiría que las comunidades Narp tuvieran mayor incidencia en los planes de desarrollo y en los instrumentos de planificación existentes en los entes territoriales.

Artículo relacionado

De otra parte, es importante materializar políticas de desarrollo económico y social de largo plazo las cuales deben garantizar la participación de las comunidades en la toma de decisiones. Además, en estas iniciativas la bioeconomía y el ecoturismo deben tener un papel preponderante. También, es necesario incentivar mercados ágiles y funcionales, aprovechando la ubicación geográfica estratégica para atraer inversión internacional, y desarrollar una planificación con enfoque étnico, que impacte positivamente a las comunidades al identificar las subregiones y sus diferentes vocaciones productivas.

Lea también: ¡Brindemos con viche por el Pacífico!

Otro reto fundamental es la salud, cuya problemática se puede resumir en la falta de centros de atención, talento humano insuficiente y escasos recursos para el transporte de los enfermos de las zonas rurales, entre otros factores.

Artículo relacionado

Para mitigar esta situación es urgente desarrollar un modelo de atención primaria integral en salud con enfoque etnocultural. También, reforzar el Plan Decenal de Salud Pública, que desarrolle una red integral e integrada en salud, que vaya desde la promoción y prevención, hasta la rehabilitación del paciente y además, estimular económica y académicamente a los profesionales de la salud para que laboren en estos territorios.

Pero no podemos olvidar que la violencia generalizada en el Litoral es un factor que frena muchas iniciativas sociales y económicas. Por eso es importante propender por una cultura política de paz, que garantice los derechos humanos, el desarrollo y el fin de la pobreza extrema. Para lograrlo se necesita la presencia integral del Estado. Esto debe ir de la mano con el desarrollo de oportunidades para la población. Finalmente, se debe fortalecer jurídicamente al Sistema Nacional de Atención y Reparación a las Víctimas, con una mayor articulación entre las entidades nacionales y territoriales encargadas de hacer efectivo el goce de derechos de las víctimas del conflicto armado.

Artículo relacionado

Apoyar el desarrollo de las comunidades afro, ha sido uno de mis mayores compromisos. Así lo demostré en mi labor como gobernadora del Valle del Cauca, en donde fuimos el único departamento de Colombia que construyó un capítulo étnico - afro en el marco del plan de desarrollo, además creamos el Plan Decenal, una política pública para la población afro. También, a través de la Universidad del Valle se aumentaron los cupos para el acceso de esta población en la educación superior, del 4 al 8%, y creamos el canal de televisión Orígenes, dirigido a las comunidades étnicas, entre otros logros.

Es necesario que desde el país también exista un mayor reconocimiento, respeto y transparencia en el desarrollo de políticas en favor de las comunidades afro de nuestro Pacífico. Esto es posible a través de un liderazgo colectivo, que nos permita tomar decisiones firmes pese a las dificultades y así podamos crear caminos para la construcción de un país más equitativo, más justo, con más inversión, crecimiento y oportunidades para todos.

Otra columna:

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Feliz Navidad y ¿feliz año?

Definitivamente el año 2021 para muchos no fue fácil y hay que dejar de sentirnos culpables por decir en voz alta que queremos que se acabe.

Feliz Navidad y ¿feliz año?
Especial para 90minutos.co

Definitivamente el año 2021 para muchos no fue fácil y hay que dejar de sentirnos culpables por decir en voz alta que queremos que se acabe.

Compartir

Definitivamente el año 2021 para muchos no fue fácil y hay que dejar de sentirnos culpables por decir en voz alta que queremos que se acabe.

Muchos en esta época navideña sienten la presión familiar, la felicidad abrumante de redes sociales, las preguntas incómodas de los encuentros con amigos y la culpa por no poder comprar un regalo o por comprar de más, convirtiendo estas fiestas en una verdadera tortura. Sin embargo muchos otros han entendido el verdadero valor de estar aquí y ven como un regalo de la vida poder compartir con quienes aman.

Artículo relacionado

El 2021, fue un año diferente, para agradecer estar aquí y honrar a los que ya no nos acompañan pero que también nos volvió vulnerables, que nos enseñó que los planes cambian pero que poco a poco todo pasa y aunque cada día haya situaciones nuevas por superar existen miles de motivos más por los cuales agradecer.

Lea también: La muerte me enseñó a vivir la vida

Poder aceptar que fue un año difícil y retador, también es un logro, haber aprendido a aceptar sus emociones, validarlas y tener la oportunidad de buscar que el próximo sea distinto. No se sienta culpable si lo que más desea como regalo de navidad es que este 2021 se vaya, es tanto el discurso de positivismo que nos han vendido que a veces ocultamos nuestros verdaderos deseos solo para encajar, pero yo si deseo con ansias que llegue un nuevo año porque aunque se lea un poco cliché, el finalizar un año es la oportunidad perfecta para hacer un Detox emocional y abrirse a 365 días nuevos llenos de oportunidades.

Recuerde que puede cambiar un año pero la decisión de cambiar su vida solo depende de usted.

@melihinestrosa

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: