Columnas

Las Villamizar

Las Villamizar son televisión de alta calidad; y llegaron en el peor momento de las audiencias nacionales, adiestradas y condenadas como una manada de puercos a consumir la aguamasa que arrojan los canales nacionales.

Las Villamizar
Especial para 90minutos.co

Las Villamizar son televisión de alta calidad; y llegaron en el peor momento de las audiencias nacionales, adiestradas y condenadas como una manada de puercos a consumir la aguamasa que arrojan los canales nacionales.

Compartir

Podrían estar inspiradas en las Ibáñez, pero éstas estaban muy ocupadas en el siglo XIX procreando la ralea de hijodeputas que nos iban a gobernar en los próximos 200 años. No en vano uno de sus descendientes, Antonio Caballero, aseguró que Nicolasa y Bernardina eran unas adelantadas a su tiempo: eran putísimas. Podrían las tres hermanas de la ficción que intentaré reseñar, recoger algo de Antonia Santos y Policarpa Salavarrieta, condenadas la primera a parir los tatarabuelos de Pachito Santos y otras hierbas; y la segunda, a rebautizar como Pola a la bebida nacional que se chupa más que la leche. Algo han de tener también de la Cacica Gaitana, por lo combativas. Otro tanto de la India Catalina, por sus bellas formas. Y hasta de las Hinojosa, inmortalizadas por dos que ya parecen inmortales: Amparo Grisales y Margarita Rosa de Francisco. Lo único cierto es que Las Villamizar es de lejos lo mejor que se ha hecho en la televisión colombiana desde el Dr. Mata en cuestiones de época.

Le puede interesar: Y no hablaron claro

En términos de dirección, casting, guion, escenografía, ambientación, música, vestuario, actuación, montaje y hasta efectos especiales, Las Villamizar son televisión de alta calidad; y llegaron en el peor momento de las audiencias nacionales, adiestradas y condenadas como una manada de puercos a consumir la aguamasa que arrojan los canales nacionales. Porque las excepciones son contadas y ocurre lo mismo con la mayoría de canales regionales, donde por suerte sobresale Telepacífico con magníficas producciones y ese más de lo mismo con estructuras y recetas televisivas repetidas y obsoletas que obligan los intereses comerciales y politiqueros. El horario de Las Villamizar es perverso y tal vez sea esa la razón principal para que no haya marcado lo que se merece en el pódium tirano del dios rating. Pero estamos al frente de una producción de televisión con visos del lenguaje cinematográfico y con unos estándares de calidad que seguro la pondrán en breve en cualquier de las plataformas internacionales del entretenimiento.

Artículo relacionado

Motivadas y entrenadas por su padre las tres hermanas buscan hacer justicia por la muerte de su madre a manos de un militar español de alto rango y se convierten en espías del Ejército Libertador. Pero en medio de intrigas y suspenso, dramas y mucho sexo, traiciones y estrategias, corpiños y calzonarias, tabaco y aguardiente, mercados y palacetes, esclavos y sirvientes, soldados y patriotas, torturas y asesinatos, maltrato femenino y machismo patriarcal, tradiciones y un lenguaje verbal traído a nuestros tiempos, Carolina, Leonor e Isabela comienzan a surcar los linderos de la prudencia en la búsqueda de justicia y traspasan las fronteras de la venganza. Sin duda son adelantadas a su época (no en el nivel de la Ibáñez), pues la serie ambientada en el siglo XIX, dista de la historia goda y mojigata que nos ha vendido la tradicionalista historia oficial. Urden maniobras insurgentes, demuestran pericia en las artes de la fina coquetería y los placeres amatorios, ese nodo entre cama y poder que, aunque se esboza, se desdeña cuando se tratar de revisar de frente la historia y hablar de lo que ha supuesto en el devenir de los pueblos, las curvas y puntas de las tormentosas carreras de la diplomacia. Y maneja con altura el amor lésbico y el oculto homosexualismo masculino.

Artículo relacionado

Los historiadores ortodoxos deben estar flagelándose como el pusilánime y lameculos don Manuel Albarracín, cuando en realidad su visión es más cercana a la del malvado y cruel José María Montenegro, que toda su ambición carnal y financiera la disfraza y justifica con la lealtad al Rey y a la Corona. Tiene más ética el elegante ladrón y asesino a sueldo Federico Bravo Cuéllar –inspirado asumo en don Alejandro de la Vega de Antonio Banderas- que el cura, el oidor o cualquiera de los militares. Y mucho más las negras en apariencia esclavizadas que acompañan a las tres jóvenes. Y por eso Las Villamizar han logrado calar en la teleaudiencia, porque controvierte y desnuda una historiografía que -como las damas y caballeros de la época bajo sus ropajes y dobleces morales-, oculta la condición humana que las televisiones independientes del mundo comenzaron a destapar hace rato.

Ahora bien, aunque sea ficción televisiva no se puede trabajar la historia de Colombia sin detenerse en la triada étnica conformada por lo indígena, lo europeo y lo africano, ese sincretismo cultural es parte de lo que somos, porque fuimos lo que fuimos, resultado de una mixtura inexorable. Nada escapa a ese influjo. Y nada es absolutamente nada. Y ese tal vez sea el talón de Aquiles de la serie, que invisibiliza a los indígenas y los vuelve paisaje en el mercado o en las revueltas de las plazas. Sólo ambientación y escenografía. Porque sin duda los otros grupos están bien construidos e inmersos en la dinámica de la trama de la época que dibuja la serie. Los rebeldes fueron hijos de españoles, criollos y mestizos adinerados que lucharon por le poder para ellos y que se valieron de algunos ideales para convocar indígenas y negros que al final no aparecieron en la foto de la historia, que solo levantó estatuas a próceres de a caballo.

Vale la pena ver Las Villamizar. Se deja ver sabroso. Está bien hecha. Es grata para la vista y para el odio, un buen plato audiovisual. También para al espíritu. Claro, echa mano de estrategias de todo tipo para enganchar audiencia, pero no por ello abandona la televisión que se piensa más allá del simple entreteniendo. Tiene esa destreza narrativa de propinarle golpes al televidente con sus puntos de giro y las sorpresas que no sabe cómo se resolverán, pero para lo que no hay que esperar ni un día, ni un mes, ni un año, como en la típica e insulsa telenovela.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Iniciativas para una Colombia más justa y en paz

Es por ello que, en el Partido de la U, tras una serie de reuniones de nuestra bancada en las que escuchamos las opiniones de sus integrantes, decidimos que, frente al nuevo gobierno, no haremos oposición.

Iniciativas para una Colombia más justa y en paz
Foto: Especial para 90minutos.co

Es por ello que, en el Partido de la U, tras una serie de reuniones de nuestra bancada en las que escuchamos las opiniones de sus integrantes, decidimos que, frente al nuevo gobierno, no haremos oposición.

Compartir

El presidente electo, Gustavo Petro, se prepara para asumir las riendas de un país que sufre todavía el impacto de la Pandemia del Covid 19 que por dos años afectó a Colombia y al mundo con un saldo de millones de vidas perdidas y graves retrocesos económicos y sociales.

En este contexto, el país se enfrenta a un escenario con aspectos positivos y negativos. Por un lado, el Producto Interno Bruto del país ha mostrado en el primer trimestre de este año una recuperación con una tasa de crecimiento del 8,5%, y se ha avanzado en materia laboral al fijarse en abril de este año una tasa de desempleo estructural del 11,4%. Entre tanto, hay que señalar que aún persisten vacíos en el mercado laboral para las mujeres, cuya tasa de desocupación es de 14,2%, mientras que la de los jóvenes es de 20,0%. 

Por otro lado, si bien en abril pasado hubo una reducción de la informalidad en 3,6 % respecto al mismo periodo del 2021, todavía en el país existen 19,62 millones de personas en situación de pobreza, mientras que 6,11 millones viven en condición de pobreza extrema.

Frente a este panorama considero que, de cara al nuevo gobierno, es importante la propuesta de hacer un gran acuerdo nacional para buscar soluciones a las problemáticas fundamentales que nos afectan, tales como acabar con la pobreza, disminuir las brechas sociales y las desigualdades. 

Es por ello que en el Partido de la U, tras una serie de reuniones de nuestra bancada en las que escuchamos las opiniones de sus integrantes, decidimos que frente al nuevo gobierno, no haremos oposición.

Tenemos la disposición de escuchar esas propuestas de transformación en materia social, económico y ambiental para el país y que desde luego, respeten la institucionalidad y las libertades, principios que siempre vamos a defender. Esto nos llevará en el futuro a definir si nuestra participación será de carácter independiente o si haremos parte de la coalición de Gobierno.

Precisamente, el Partido de la U está preparando una serie de proyectos para presentar ante el Congreso este 20 de julio, los cuales han surgido de la estrategia “escuchar para cambiar”. Luego de recorrer las regiones del país para dialogar con las comunidades, pudimos palpar y sentir cuáles eran los problemas de la gente y qué era lo que realmente ella quería para solucionar esos problemas.

A partir de allí nuestra bancada, en un trabajo en equipo, ha ido construyendo esta serie de iniciativas que hemos dividido en dos grandes ejes. El primero de ellos apunta a las transformaciones sociales y la lucha contra el hambre y el segundo, está enfocado al desarrollo de proyectos para la transformación económica.

Se trata de iniciativas que buscan disminuir la pobreza y la desigualdad; mejorar la calidad de la educación y la salud; dar protección a personas vulnerables cuyos ingresos no son suficientes para sostener sus familias; fortalecer el campo, la seguridad alimentaria, la equidad de género, la seguridad en los territorios o promover el desarrollo sostenible. Sabemos que estás iniciativas tienen qué ver mucho con las propuestas de cambio y transformación que promueve el nuevo gobierno.

De este modo, desde el partido la U reafirmamos nuestro compromiso con el país de trabajar de manera conjunta y de aportar a la construcción de iniciativas que conduzcan al propósito de transformación para disminuir la pobreza, la violencia, recuperar la senda del Acuerdo de paz, el respeto por la vida, el fortalecimiento de la democracia, la libertad y la estabilidad institucional, en fin, que nos conduzca a tener una Colombia más justa y en paz.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

La danza de los millones

En octubre de 2020, el Concejo de Cali, con la oposición de apenas dos concejales, le aprobó como una aplanadora un cupo de endeudamiento por 650 mil millones de pesos al alcalde sin tener mucha claridad de qué obras o proyectos requerían de esos recursos para financiarse.

La danza de los millones
Especial para 90.minutosco

En octubre de 2020, el Concejo de Cali, con la oposición de apenas dos concejales, le aprobó como una aplanadora un cupo de endeudamiento por 650 mil millones de pesos al alcalde sin tener mucha claridad de qué obras o proyectos requerían de esos recursos para financiarse.

Compartir

En octubre de 2020, el Concejo de Cali, con la oposición de apenas dos concejales, le aprobó como una aplanadora un cupo de endeudamiento por 650 mil millones de pesos al alcalde sin tener mucha claridad de qué obras o proyectos requerían de esos recursos para financiarse. Casi año y medio después, el alcalde Jorge Iván Ospina anunció que 90 mil millones de ese cupo de crédito público iría para recuperar casi 400 kilómetros de la malla vial de la ciudad, en particular vías barriales e internas en mal estado.

En principio, pretendieron hacer este proceso con un convenio con EMCALI, lo cual era cuando menos exótico, porque ponían a una empresa de servicios públicos a recuperar la malla vial. Pero esto no era lo más grave. El asunto giraba en que la Secretaría de Infraestructura y EMCALI hacían un convenio directo, lo que le permitía a la empresa acceder a esos millonarios fondos y subcontratar sin concurso público ni licitaciones a empresas privadas para ejecutar las obras. Inaceptable desde todo punto de vista que 90 mil millones de pesos pudiesen entregarse a dedo a un privado.

En enero de 2022, la Administración, para corregir ese error, anuncia con bombos y platillos que se abriría una convocatoria pública para llevar a cabo la más grande licitación de la historia de Cali. Eso sonaba relativamente bien, más cuando los contratos a dedo han demostrado ser la regla y no la excepción, como lo establece la ley 80 de contratación pública. Y fue así como en mayo de este año se cerró la licitación y se adjudicó un contrato por 86 mil millones de pesos para que una empresa privada ejecute la reposición de la malla vial priorizada.

Desde el principio tuvimos dudas sobre un proceso donde solo se presentaron cuatro proponentes, lo cual es curioso considerando el valor tan atractivo del negocio. Y esas no son inquietudes menores. De los cuatro proponentes, tres fueron rechazados desde la primera etapa del proceso, llegando a la etapa final el proponente con más cuestionamientos que, misteriosamente, no fueron motivo para ser rechazado desde la etapa inicial. Investigando al detalle, encontramos cuatro irregularidades que sigue siendo incomprensible por qué no invalidaron la oferta del ahora contratista ganador del proceso de licitación.

El nuevo contratista, un consorcio de varias empresas, no tenía la documentación al día, está en ley de insolvencia desde el año pasado, tiene deudas por más de 90 mil millones de pesos y, la más preocupante, uno de los integrantes del consorcio tiene investigaciones en la Fiscalía por sobrecostos, por peculado y serios cuestionamientos en el Departamento de Santander, durante la Gobernación de Richard Aguilar.

Las irregularidades de este proceso motivaron que se pidiera a la Contraloría General de la República que viniera a poner los ojos en este caso; sin embargo, no fue posible. Todo porque para que eso ocurriera, había dos opciones: que el alcalde lo solicitara, algo que difícilmente ocurriría teniendo en cuenta que las irregularidades vienen de su propia Administración o que el Concejo diera su autorización. Nosotros optamos por esta segunda vía; sin embargo, la petición no pasó, como era de esperarse. De los 21 concejales, 4 votamos SÍ a que la Contraloría pudiera revisar el proceso, 9 votaron NO y 8 se quedaron en silencio.

Así pues hoy sigue avanzando este contrato y Cali sigue sumergida en las dudosas contrataciones de las danzas de los millones, donde ganan unos pocos y perdemos como ciudad. ¡Hasta cuándo!.

Lee más noticias

Columnas

¡Aquel 19!

Ha costado muchas vidas este triunfo y más que volver a empezar, es un empezar no de nuevo, sino con nuevos presidente y vicepresidenta e ideas. No es socialismo ni comunismo, es humanismo pleno.

¡Aquel 19!
Especial para 90minutos.co

Ha costado muchas vidas este triunfo y más que volver a empezar, es un empezar no de nuevo, sino con nuevos presidente y vicepresidenta e ideas. No es socialismo ni comunismo, es humanismo pleno.

Compartir

En Carta a un niño que nunca nació (1975) la periodista italiana Oriana Fallaci escribió algo que se me incrustó en la memoria juvenil más o menos así: tampoco es fácil ser hombre, por tener barba la gente se reirá si lloras. Pues bien, prepárense para reír porque el domingo 19 de junio lloré como hacía mucho tiempo no lo hacía. Y lloro con frecuencia. Leyendo literatura plena, viendo una película superior, por una vil masacre -como todas-, mirando la pobreza en la calle, en el campo o en un documental, por algún amor furtivo o perdido y hasta poniéndole una encomienda a mi Laurita. Soy de lágrima fácil y la recomendación siempre es ocultarlo. Llorar solo. Escondido. Nunca he podido con eso. La fuerza hidráulica de mis lágrimas es más fuerte que todo. Ya saben, los hombres tenemos fortaleza física y debilidad moral. Pero se me había olvidado el maravilloso enjuague del alma cuando se llora de felicidad, cuando la alegría no cabe en el espíritu y comienza a salirse por los ojos, por esos minúsculos orificios por donde salen a flote los sentimientos cuando se desatan los nudos en la garganta.

El día era trascendental. La mañana fría. Unas primeras compras con mi hermana para un almuerzo por el Día del padre. Todo pago por ella era un buen presagio. Brotaron los primeros asomos. Un breve recorrido por una ciudad que se mostraba extraña, pues respiraba incertidumbre y no caleñidad. Rumores. Hay quienes hacen retumbar los coletazos del estallido social para vender más, incluido el miedo. Mercados gigantescos. Filas en las gasolinerías y en los puestos de votación. El sol aparecía y desaparecía como la esperanza y la desazón. Un voto rápido en el Colegio San Francisco de Asís me devolvió la ilusión. No porque el santo predique saber encontrar en la pobreza la alegría, sino porque en mi mesa nadie ocultó su voto. Todos fueron por Petro y Francia. Sin aspavientos. Sin triunfalismo. Sin alboroto. Tengo 53 años -al borde de los 54- y sufrago en la mesa dos; y las primeras son las de los viejos, dicen. Y así es. Sí, aquí se es viejo desde muy joven. Cosas de esta sociedad premoderna.

Lea también: El cambio con R de REVERSA

Los primeros boletines me arrugaron el alma. Iba ganando el viejito. Sí, el viejito viejito. El viejito rico al que por rico los ricos de verdad y los que se creen ricos o quieren ser ricos de cualquier manera, le perdonan todo. El mismo al que escondieron cuando su ‘mamadera de gallo’ se convirtió en la segunda opción contra toda maquinaria y pronóstico para el tal “Fico”. El ingeniero le iba ganando al economista, al guerrillero de la vendida Revista Semana. Los tres primeros boletines me hicieron creer que la historia volvería a ser la misma. Que 52 años después de haberle robado las elecciones a Gustavo Rojas Pinilla (domingo 19 de abril de 1970) este país no cambiaría. Pero el hombre que cumple años el mismo día que el M-19 comenzó a remontar a partir del quinto boletín, como el movimiento guerrillero que nació el día que Misael Pastrana Borrero fue presidente porque los de siempre arrojaron los votos del viejo Teniente Coronel a la basura, a las alcantarillas, a los ríos y a las quebradas, a cualquier parte con la complicidad de la oscuridad; porque quitaron la energía y el presidente Carlos Lleras Restrepo para evitar un estallido social instauró el toque de queda a partir de las 8:00 pm. Y amaneció vencedor el que en la tarde noche anterior iba perdiendo.

La diferencia crecía lentamente. De a poco. La emoción no me cabía en el pecho. Y pensé en el “gran sancocho nacional” de Jaime Bateman. En la psicología intelectual de Álvaro Fayad. En el “palabra que sí” de Carlos Pizarro y luego del sobreviviente Antonio Navarro. En el llamado a la decisión y participación de los jóvenes que hacía Jaime Garzón. En los médicos Carlos Toledo Plata y Héctor Abad Gómez, en su inteligencia, en su tolerancia y en su medicina social. En la Teología de la liberación que profesaban los curas Camilo Torres y Álvaro Ulcué Chocué. En la oratoria potente de Jorge Eliécer Gaitán y de Luis Carlos Galán que quisieron también el cambio. En José Antequera y los 5.000 asesinatos de miembros de la Unión Patriótica, un partido eliminado física, jurídica y políticamente.  En los hachazos asesinos a Rafael Uribe Uribe por luchar en favor de los trabajadores. En Guadalupe Salcedo y los años sin cuenta. En Alfredo Molano y su mirada infinitamente triste de ver tanta violencia en el revés de la nación. En José Raquel Mercado y el error del Eme, uno de muchos. En Rafael Pardo Buelvas asesinado por su actuación durante el Paro Cívico Nacional de 1977. En el “Acuerdo sobre lo Fundamental” de Álvaro Gómez. En Eduardo Umaña y los profes asesinados. En los defensores de los Derechos Humanos caídos en medio de su lucha humanitaria. En Gloria y Rodrigo Lara, miembros de una familia signada por la violencia trágica. En don Raúl Echavarría Barrientos y en don Guillermo Cano Isaza, hombres del periodismo claro, frentero y valiente. En todos los precandidatos presidenciales muertos a balazos, en Jaime Pardo Leal y en Bernardo Jaramillo Ossa. En todos los muertos del Palacio de Justicia y en los de Armero que los mató la avalancha y la negligencia, en el mismo mes aciago de 1985. En el subregistro de los 6.402 jóvenes presentados como muertos en combate por unos gobiernos indolentes y corruptos. En el millar de líderes y lideresas sociales asesinados en los últimos 50 años de vida republicana y 20 de narcoparamilitarismo. En los indígenas, en los negros y en los campesinos excluidos y marginados. En los excombatientes que creyeron y firmaron la paz. En las personas secuestradas y muertas en cautiverio. En los miles de soldados y policías que han muerto en el cumplimiento de su deber, como carne de cañón en esta guerra entre pobres azuzada y decidida por los poderosos. Pensé en todos los muertos que ha costado este triunfo y lloré...

Le puede interesar: De Nueva York a ‘Cali York’

Lloré como nunca. Como siempre -tal vez-, pero esta vez de felicidad, de alegría, de esperanza y de ilusión. Y por eso cuando Petro fue proclamado como presidente electo de Colombia, en mi libre albedrío pedí prestado al América de Cali -rival de patio del Deportivo Cali-, una canción que asumieron como uno de sus himnos el 19 de diciembre de 1979 cuando ganaron su primera estrella y derrumbaron la maldición de “Garabato”. Aquel 19 de Alberto Amancio Beltrán, un dominicano que también hizo célebres, Aunque me cueste la vida y Volver a empezar. Ha costado muchas vidas este triunfo y más que volver a empezar, es un empezar no de nuevo, sino con nuevos presidente y vicepresidenta e ideas. No es socialismo ni comunismo, es humanismo pleno.

Aquel 19 será

El recuerdo que en mí vivirá

Ese día

Qué feliz

¡Tan feliz!

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: