Columnas

La censura no exis*

¿Cómo es posible –por citar un ejemplo entre cientos- que mientras se censura a un personaje de dibujos animados, se permita que llegue al número uno de los listados musicales un tema que se refiere literalmente a partes pudendas de la anatomía femenina y a sus “instrucciones de uso”?

La censura no exis*

¿Cómo es posible –por citar un ejemplo entre cientos- que mientras se censura a un personaje de dibujos animados, se permita que llegue al número uno de los listados musicales un tema que se refiere literalmente a partes pudendas de la anatomía femenina y a sus “instrucciones de uso”?

Compartir

Tomaré como objeto para escribir este blog, una sola entre muchas de las cosas que últimamente han sido víctimas del tijeretazo impuesto por una sociedad que está pasando a ser timorata, a la que todo le resulta ofensivo.

Cuando yo era niña, veía a menudo un programa de dibujos animados en el que un zorrillo de origen francés llamado Pepe Le Pew perseguía a una gatita (Penélope Pussycat) que accidentalmente siempre se teñía la cola con pintura blanca (pasando por debajo de una cerca recién pintada o algo por el estilo) y por lo tanto Pepe la confunde con una hembra de su misma especie.

En esa época me desternillaba de risa viendo cómo la pobre gata huía desesperadamente, mientras el galán insistía fervientemente en su persecución amorosa.

Pepe era un narcisista. Consideraba que la felina era muy afortunada por ser el objeto de sus anhelos y jamás tomaba el rechazo como tal –aunque en ocasiones fuese muy contundente, ejemplo: un martillazo en la cabeza-, sino como si Penélope se sintiera abrumada y tímida con sus reclamos y por ello no los aceptara de buen agrado.

Lea también:

https://90minutos.co/manifiesto-fin-ano-pandemico-17-12-2020/

La gata no huía de sus requiebros amorosos. Huía de su fétido olor a zorrillo y de la intensidad de su interés. Ello queda demostrado, porque en ocasiones los papeles se volteaban. Pepe por accidente resultaba perfumado y la gata empezaba a perseguirlo, haciendo que entrara en pánico y reaccionara con un intimidado “¡Pero Madame!” (¡Diablos, señorita!). En aquellos episodios ella no mostraba intención de dejarlo escapar o de tomar un “No” como respuesta.

Un episodio que viene a mi memoria y me produce una ternura absoluta, es aquel en el que Pepe se da cuenta de que Penélope no es una zorrilla sino una gata, porque ella se moja y la raya blanca de pintura desaparece. Entonces él camufla su propia raya y continúa tratando de conquistar a su minina. O sea, cambia algo de su ser por ella.

Yo a la edad en que veía a Pepe y Penélope en sus aventuras, no sabía nada sobre cópula animal y lo único que notaba era que la gata quería escapar. Y me moría de la risa porque el pobre zorrillo nunca tenía éxito… a menos que ella quisiera.

Pepe Le Pew y su amada Penélope fueron protagonistas del corto "Por razones sentimentales" ganador de un premio Óscar en la categoría de mejor corto de animación, en el año 1949.

Esta semana, con pesar leo la noticia de que Pepe Le Pew ha sido acusado por acoso sexual, acecho y abuso, y por “normalización de la cultura de violación”. Por dichos crímenes, será borrado del mapa. Además se ha llegado a afirmar que las particularidades de Pepe se burlan del pueblo francés y de su cultura.

El 7 de marzo del presente 2021, se anunció que Pepe Le Pew había sido eliminado de la nueva película de Warner Bros “Space Jam: A New Legacy” y que no regresará en futuros proyectos en el corto plazo.

Le puede interesar: La salsa para los caleños

Y yo me pregunto… ¿Será la negación la forma correcta de abordar ciertos problemas? Si todo lo cancelan, si todo lo borran -convencidos que así desaparece el problema-, en vez de dar la discusión de manera abierta, el despertar de una conciencia dormida a punta de sedantes va a ser duro. Me recuerda la absurda anécdota en la que un hombre descubre que su mujer le ha sido infiel en el sofá… y por lo tanto decide vender el sofá.

Ahora me pregunto, en este caso puntual: ¿cómo las nuevas generaciones van a saber cómo actúa un acosador? ¿O en mis más oscuras pesadillas, peor aún: será que la verdadera intención detrás de todo, es que no lo sepan?

A mi modo de ver, lo que deberían estar enseñando e impartiendo son criterios de discernimiento. ¿Cómo es posible que en aras de una nueva sociedad “hiper esterilizada y pasteurizada” en la que la consigna es no incomodar a nadie, se esté borrando la historia? La base de la personalidad es responsabilidad de la familia. No de los medios. Y es la familia quien tiene que proveer las directrices para una vida sana.

Sabemos que un pueblo que no conoce su historia, está condenado a repetirla.

Lo que más me molesta de esta nueva sociedad, es que está poniéndonos una especie de “condón moral selectivo” que ha cercenado obras de arte, películas clásicas, libros que narran hechos históricos innegables, y todo tipo de manifestaciones artísticas y culturales, conduciéndonos a algo que desde hace un tiempo he llamado “la segunda Edad Media”. ¡Ah! Pero ese mismo condón moral permite que pasen por entre algunos orificios otras manifestaciones agresivas de hipersexualización, agresiones raciales, culturales y similares. Y los hijos resultantes de esos hechos “colados” van a ser verdaderos engendros.

¿Cómo es posible –por citar un ejemplo entre cientos- que mientras se censura a un personaje de dibujos animados, se permita que llegue al número uno de los listados musicales un tema que se refiere literalmente a partes pudendas de la anatomía femenina y a sus “instrucciones de uso”?

Hablo de “WAP -Wet ass pussy-, de la rapera americana Cardi B y Megan Thee Stallion, que fue nombrada “Canción del año 2020” por la revista Rolling Stone. Siguiendo la letra del tema –me tomé el trabajo de escucharlo y me arrepiento-, de verdad lamento mucho el futuro de aquellos para quienes esta “artista” resulta un modelo a seguir. Ojo, papás con lo que sus hijos escuchan.

Lea también:

https://90minutos.co/colombia-pais-de-mega-shows-19-02-2019/

En la primera Edad Media, todo era pecado. Hasta la risa. La decadencia del Imperio Romano y sus excesos dieron como resultado un llamado extremo al orden: la instauración de un código de conducta en el que casi todo estaba censurado y prohibido. La única institución firme era la Iglesia, pero incluso en ella había fragmentación de la autoridad y corrupción a todo nivel –igual que ahora-. Fue una era oscura sumida en el retroceso intelectual y cultural.

Sumado a ello, la aparición de la peste negra –hoy tenemos el CoVid- fue uno de los sucesos que destruyó el sistema. ¿Qué fue lo grave de todo ese tapujo? Que debajo de la apariencia bullía el caldo de cultivo en el que se cocinaban muchos horrores.

Menos mal –irónicamente- que las guerras, el hambre y la peste provocaron conflictos sociales que detonaron cambios de fondo y finalmente fue el descubrimiento de América lo que puso fin a una era oscura llena de represión, y dio paso al renacimiento.

No aprender de los errores pasados conduce a repetirlos mutados en cosas peores. Y la única forma de conocer los errores, es presenciar los ya cometidos con la debida guía y elementos de juicio, para aprender exactamente lo que NO se debe hacer ni aceptar.

SI no tenemos cuidado con la elección de lo censurado hay cosas importantes que perderán el sentido, y llegará nefastamente el momento en que se diga:

La censura no existe, mi amor.
La censura no existe.
La censura no.
La censura.
La c.
La.
L.
***

Le puede interesar:

https://90minutos.co/el-maduro-caleno/

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

¡He dejado de ser hombre!

No faltará la desdichada que haya padecido mi lecho que diga que siempre lo supo. O el enclosetado que trémulo de emoción confiese para sus adentros que ojo de loca no se equivoca.

¡He dejado de ser hombre!
Especial para 90minutos.co

No faltará la desdichada que haya padecido mi lecho que diga que siempre lo supo. O el enclosetado que trémulo de emoción confiese para sus adentros que ojo de loca no se equivoca.

Compartir

No faltará la desdichada que haya padecido mi lecho que diga que siempre lo supo. O el enclosetado que trémulo de emoción confiese para sus adentros que ojo de loca no se equivoca. E incluso la persona seria que a partir de este título resuelva todas las incógnitas que mi abyecta personalidad le planteaba. Cualquier mujer pasada por armas en campos horizontales –con verticalidad proba– intuirá que sobreviene alguna extrañeza sosegada o, de cualquier modo, inocua. Todos esos conocidos que optaron por otras preferencias mundanas –contrarias a natura– estarán seguros de lo contrario. Y hasta aquellos que me admiran de una forma vedada e irrefrenable –es decir, que me odian– sabrán de buena tinta que no es posible. Pero sí, he dejado de ser hombre: ya no me emociona el Mundial de fútbol.

He perdido el interés por un espectáculo donde pareciera que lo que menos importa es el travieso que se sale del libreto y los contextos que trazan derroteros que trascienden la simpleza del juego y alcanzan gestas épicas consideradas sobrehumanas. Eso por lo menos es lo que hacen sentir los periodistas que embelesados con nimiedades atosigan a las audiencias con una producción de contenidos detenida en las idolatrías, el mercado y los sesgados análisis históricos, que es –para recoger una metáfora vomitiva– como atiborrar a los comensales de comida chatarra cuando lo que se necesita es deleite, balance y buena nutrición. Con todo y el fresco que recorrió mi ser con la derrota de Argentina, genera escozor que los medios insistan en centrar todo en la impotencia y vergüenza de Messi; y desconozcan las virtudes de Arabia Saudita.

Lea también: El Himno Nacional

Siento lástima por ‘el mejor del mundo’. Me conmueve este hombre circunspecto y apocado que no ha dejado de ser el niño pequeño que sólo quiere jugar con la pelota. Silente y cabizbajo, al que a veces –cada vez menos– un gol le dibuja una sonrisa y lo saca de ese confinamiento obtuso en el que vive en diálogo silencioso con sí mismo. Como un Atlas que debe llevar sobre sus hombros el peso de toda una nación cuyas desgracias trata de tapar con el fútbol y sus dioses hechos a las patadas. Es muy evidente que a pesar de toda su fama y riqueza no es un ser feliz. Y no digo que no pueda serlo como esposo o padre, hijo o hermano, como humano cualquiera y no como la figura rutilante de ese planeta fútbol, que han armado los simios que convirtieron todo en negocio.

Sólo en una sociedad como la argentina pudo conformarse una iglesia y declarar como dios a un hombre como Maradona. Un gran jugador de futbol sin duda, sino el mejor uno de los mejores, pero más que el fútbol son las condiciones humanas exacerbadas a través de su juego y logros, las que hacen que las multitudes encuentren válvulas de escape para que una nación no estalle socialmente, sino de júbilo. Para que una sola virtud borre todas las debilidades de un ser humano y las masas sean llevadas a esa especie de paroxismo. Esas son las razones que han llevado a los deportistas a convertirse en los héroes de estos tiempos, en los semidioses modernos que la publicidad fortalece y la economía exprime hasta desecharlos cuando ya no sirven a sus intereses. A las utilidades del Olimpo. A pesar de sus millones, sus mansiones, sus yates y sus aviones, son unos pobres condenados al éxito –unos millonarios prematuros, dice Bielsa y le dicen loco– que aún caídos en desgracia son estrujados hasta la saciedad por unos medios ante una sociedad a la que ellos mismos convencieron de que eran invencibles y de otro mundo.

Le puede interesar: ¿Vecino qué tiene de 100 pesos?

Valdría recordar a Sócrates, el médico brasilero que consideró el fútbol un medio pasajero para lo más importante en su vida: acercarse a las clases necesitadas. El ideólogo de la Democracia Corinthiana, un modelo que llenó de títulos al equipo y de miedo a los dirigentes, en plena dictadura.  Un centrocampista elegante, inteligente y eficaz. Cuando llegó Italia para jugar con Fiorentina le preguntaron los periodistas cuál era su principal objetivo y respondió: leer a Antonio Gramsci en su idioma. Unos días después organizó una fiesta en su casa y espero a sus invitados en la puerta con unas tijeras para cortarles la prenda inútil: la corbata. Murió un 4 de diciembre, como Hobbes, otro filósofo al que leía con profusión. Vale recordarlo porque para él, el fútbol no era sólo un juego, como tampoco fue para los soldados alemanes y ingleses que, en la Navidad de 1916 en plena trinchera, compartieron cigarrillos y un partido, porque debajo de los uniformes eran los mismos y les gustaba lo mismo.    

Siento mucho decepcionar a quien se haya creído este título desgraciado, pero he dejado se der hombre en la convencionalidad, en esa imagen creada y recreada del hombre calvo, panzón y cervecero que intenta -sin vergüenza- emular junto con sus amigotes, a sus ídolos. Que juega o intenta jugar fútbol para ratificarse en un juego de varones, de machos, de choque y pasiones, de sudor y tensiones. Que se niega a dejar el fútbol, aunque este lo haya dejado a él. Pero al que le queda la televisión y la cerveza. Y bolas para rascarse. He dejado de ser hombre de pollas, que gane cualquiera así no sea el mejor, al fin y al cabo, ya ha pasado. He dejado de sentir esa pulsión por ver todos los partidos. Ninguna camiseta me encabrona y jamás he llenado un álbum, pero me hincha el corazón que se derrumben mitos, que se conozcan sobornos, que la fetidez de los muertos incomode. Que todo cambie para que todo siga igual, como nos dejó dicho Giuseppe Tomasi di Lampedusa, de la Italia ausente.

Tal vez sea todo lo contrario a lo plateado en el título. Tal vez ahora sea menos hombre y más ser humano. Tal vez ahora comprenda mejor el pundonor y el patriotismo. Tal vez ahora tenga la certeza de que en el fútbol a veces lo de menos es el juego y que esos 22 hombres son muchos más hombres, mujeres y seres del mundo; y mucho más que un resultado o un título. Tal vez ahora vislumbre que, en medio de la opulencia, muchos hijos de la pobreza llegan a patear idolatrías mediáticas para levantar a su patria y sacar a sus pueblos de las impuestas miserias cotidianas. Tal vez tantísimos millones sirvan para reconocer que ese intangible llamado patria es más que unos símbolos. Tal vez ahora entienda más a Albert Camus: “Todo cuanto sé con mayor certeza sobre la moral y las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol”.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

¿Está preparado Cali para ser Distrito Especial?

Entre los últimos acontecimientos importantes que se destacan en nuestra ciudad se encuentra el del nuevo intento de implementar el modelo distrital.

¿Está preparado Cali para ser Distrito Especial?
Foto: Especial para 90minutos.co

Entre los últimos acontecimientos importantes que se destacan en nuestra ciudad se encuentra el del nuevo intento de implementar el modelo distrital.

Compartir

Entre los últimos acontecimientos importantes que se destacan en nuestra ciudad se encuentra el del nuevo intento de implementar el modelo distrital. El 31 de octubre del 2022 fue radicado ante el concejo distrital de Santiago de Cali el proyecto de acuerdo con el cual se pretende reorganizar administrativa y políticamente la ciudad acorde con la Ley 1933 de 2018. Un proyecto que sin duda pretende transformar a Cali y permitirle un salto en el desarrollo a nivel estructural, administrativo y político. No obstante, entre los diferentes aspectos a considerar se encuentra el de la división por localidades, 7 para ser precisos, entre ellas una rural que aglutina los 15 corregimientos con los que cuenta la ciudad.

En una primera mirada, el proyecto propende por garantizar los servicios básicos, comunitarios e institucionales a la población, acercando los servicios de la administración a cada localidad. Sin embargo, esta propuesta no ha calado del todo entre la comunidad caleña ni entre los cabildantes del concejo, quienes lo ven como un desgaste administrativo que aumenta la planta de cargos y no generaría soluciones de fondo para los temas estructurales en la ciudad. Además de ello, implicaría una división aun mayor de los recursos de inversión en el presupuesto participativo a través de los fondos de desarrollo local. Máxime cuando la ciudad cuenta con los CALI (centros de administración local integrada) en cada comuna, los cuales cuentan con un director y una infraestructura pensada en acercar la administración a la comunidad, identificándose como facilitadores entre los diferentes trámites y servicios y los ciudadanos, además de dinamizadores entre las juntas administradoras locales y los diferentes organismos o secretarías al momento de presentar los proyectos para cada vigencia con el presupuesto participativo.

Lea también: La manifestación será permanente

En este sentido cabe la pregunta, ¿es realmente el rumbo a la división por localidades el más apropiado para la realidad de nuestra ciudad? Es aquí donde ciertos sectores consideran que el camino más práctico sería el de fortalecer la figura de los CALI´S y brindar las garantías para que la oferta en esos espacios sea de mayor alcance. Así no solo se contaría con un lugar al cual acudir cuando se tiene dificultades con los trámites y servicios, sino que se contaría con un espacio desde donde las secretaría de alcance misional permitan momentos de encuentro y construcción social de una ciudad que pide a gritos elementos que permitan recuperar la confianza y la identidad. Con ello, los esfuerzos del distrito especial podrían concentrarse en la potencialización de las vocaciones, tal como lo hacen Barranquilla (Distrito Especial, Industrial y Portuario) y Medellín (Distrito especial de ciencia, tecnología e innovación), quienes obviaron la distribución por localidades como funciona en Bogotá y centraron sus esfuerzos en potenciar sus respectivas vocaciones.

En este sentido Cali distrito especial deportivo, turístico, cultural, empresarial y de servicios debería enfocar todos sus esfuerzos en desarrollar cada una de sus vocaciones, incrementando, entre otras cosas el presupuesto a invertir cada año a través de esas carteras. Es innegable para quienes habitamos esta bella ciudad, que Cali tiene un alto potencial para grandes eventos deportivos. Es una realidad que la ciudad ha sido anfitriona en la actualidad de distintos eventos de talla mundial, por citar alguno, el mundial de atletismo U20 realizado en el presente año, el cual contó con la participación de más de 1500 atletas y 175 diferentes países. Evento que al igual que en el 2015 dejó sensaciones positivas y permitió en su momento ser el escenario para potenciar atletas de la talla de Anthony Zambrano medallista olímpico. De igual manera el año anterior la ciudad realizó los primeros Juegos Panamericanos Junior, entre muchos otros eventos que han potenciado el desarrollo de la ciudad, impulsando el turismo y el dinamismo económico.

Le puede interesar: Cali: un paraíso en decadencia

Queda ahora la inquietud de cuál será el rumbo que tomará este proyecto en el concejo de la ciudad. Al pasar de los días veremos si los cabildantes se inclinan por apoyar esta iniciativa de la administración local, o si establecen un claro precedente de que no están dispuestos a decir SI a todo lo que presenta el alcalde y se identifican esta vez con lo que realmente necesita la ciudad.     

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Iniciativa para proteger los datos personales

A través de este proyecto de ley se propone que los usuarios puedan tener acceso al Registro de Número de excluidos, para que sean ellos quienes decidan si habilitan o no sus datos en la base de datos de empresas que ofrecen dichos servicios comerciales.

Iniciativa para proteger los datos personales
Especial para 90minutos.co

A través de este proyecto de ley se propone que los usuarios puedan tener acceso al Registro de Número de excluidos, para que sean ellos quienes decidan si habilitan o no sus datos en la base de datos de empresas que ofrecen dichos servicios comerciales.

Compartir

Con frecuencia escucho a la gente quejarse porque a su celular o a su correo electrónico le llegan de manera constante mensajes ofreciendo servicios o ventas de productos que no ha pedido o en los que ni siquiera está interesado. Lo primero que se pregunta es por qué esas entidades tienen sus datos personales sin su autorización y hasta qué punto es efectivo el control que ejerce el Estado para proteger los datos personales. Se trata de una situación que no es solo molesta, sino que representa un riesgo para su seguridad y bienestar.  

A través de esta práctica las personas no solo reciben información publicitaria convencional, sino que incluso, han llegado a ser víctimas de estafas, robos, secuestro de información o extorsiones. Según analistas, durante el primer semestre de este año en Colombia se registraron 6.300 millones de intentos de invasión a la información privada, lo cual representa un incremento del 70% respecto al 2021.

Precisamente, este año se están cumpliendo diez años de la promulgación de la Ley de protección de datos, cuya normatividad tiene el propósito de proteger el derecho de los ciudadanos a conocer, actualizar y rectificar la información que esté consignada en bases de datos o archivos. Igualmente, protege el derecho a la intimidad personal, familiar y al buen nombre. Y si bien la norma representa un gran avance, es claro que aún persisten retos en su implementación y en la generación de una cultura de privacidad en el sector comercial e institucional.

Lea también: El Sistema de Salud hay que fortalecerlo, no destruirlo

Esta inquietud de la gente frente al asedio de información recibida a través de mensajes de textos o de correos, la he podido palpar en los constantes diálogos que tenemos en las regiones, y nos llevó a actuar en búsqueda de soluciones a esta problemática. Por eso, La U presentó en el Congreso de la República el proyecto de Ley ‘Fortalecimiento de la protección de datos personales’.

La iniciativa tiene como finalidad fortalecer la protección de los derechos de los datos personales de los usuarios frente al envío de mensajes publicitarios a través de mensajes cortos de texto, (SMS), mensajes web y correos electrónicos, de las empresas que prestan los servicios de comercio al detal y al mayor, e-commerce, hotelería, restauración y telecomunicaciones.

A través de este proyecto de ley se propone que los usuarios puedan tener acceso al Registro de Número de excluidos, para que sean ellos quienes decidan si habilitan o no sus datos en la base de datos de empresas que ofrecen dichos servicios comerciales. Para ello, la Comisión de Regulación de Comunicaciones, como administradora de este Registro, deberá adaptar la plataforma para que los usuarios puedan ingresar a ella. 

Igualmente obligaría a las empresas a mantener actualizada la base de datos y excluir a quienes así lo soliciten. Así mismo, las empresas que recojan datos personales deberán discriminar cada uno de los usos que les darán a los datos y deberán indicar una casilla de aceptación o no por parte del usuario.

Le puede interesar: Es hora de dignificar a los cuidadores

Además, establece que la Superintendencia de Industria y Comercio determine las sanciones para aquellas empresas que no cumplan con las peticiones de sus usuarios a través de la plataforma del registro de números excluidos. Con este fin, deberá realizar semestralmente un seguimiento y evaluación del sistema, que le permita establecer el cumplimiento de las normas por parte de las empresas de comercio en relación con las solicitudes de los usuarios del Registro de Número de excluidos.

En mi opinión, lo bueno de escuchar a la gente es que podemos no sólo entender sus problemáticas cotidianas, sino actuar para construir entre todos las soluciones que se requieren. Esta iniciativa para fortalecer la protección de datos personales, es una manera de apostar a un país que avance cada día más hacia la justicia, la seguridad, la inclusión y el bienestar para todos. 

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: