Turismo

Turismo Indígena: experiencias desde la cosmovisión y la identidad comunitaria

Por: Germán Morales Z. Docente y director de la Escuela de Turismo Universidad Autónoma de Occidente. Fotografías: Escuela de Turismo, FFotografías: Escuela de Turismo UAO, las fotografías del territorio y la comunidad Misak son cortesía de Diana Carolina Campo Daza del Museo Lili de la UAO. Colombia, un territorio históricamente ligado a las comunidades ancestrales […]

Turismo Indígena: experiencias desde la cosmovisión y la identidad comunitaria

Por: Germán Morales Z. Docente y director de la Escuela de Turismo Universidad Autónoma de Occidente. Fotografías: Escuela de Turismo, FFotografías: Escuela de Turismo UAO, las fotografías del territorio y la comunidad Misak son cortesía de Diana Carolina Campo Daza del Museo Lili de la UAO. Colombia, un territorio históricamente ligado a las comunidades ancestrales […]

Compartir

Por: Germán Morales Z. Docente y director de la Escuela de Turismo Universidad Autónoma de Occidente.

Fotografías: Escuela de Turismo, FFotografías: Escuela de Turismo UAO, las fotografías del territorio y la comunidad Misak son cortesía de Diana Carolina Campo Daza del Museo Lili de la UAO.

Colombia, un territorio históricamente ligado a las comunidades ancestrales indígenas, guarda en cada rincón las historias y memorias colectivas de una comunidad excluida, colonizada y obligada a resguardarse en territorios que la cultura colonizadora decidió para quienes son los primeros pobladores de América y de nuestra Patria querida.

En este desequilibrio conceptual de la repartición de la tierra en el país, con aquello de la productividad, el desarrollo y el progreso, se dividió el país entre la Colombia rural y la Colombia urbana, mientras nuestras comunidades indígenas simplemente se resignaron a su confinamiento en los territorios olvidados del país.

Le puede interesar: Así es la 'La Ruta del Encanto' que puede visitar durante la Semana Santa

Pero a pesar de tener que resguardarse en territorios apartados, a veces olvidados y a veces recordados por el conflicto o por aquellos actores que lograron entender que estos lugares y territorios escondidos de Colombia son los más ricos del país, los paraísos por explorar, y que, desde sagrados hasta profanados, por quienes han querido ponerle un demonio a su planta sagrada la Coca, estos sin duda son los lugares más exóticos y bellos del planeta.

Y es de eso que debemos hablar, de lo exótico, majestuoso, único, indomable y maravillosamente hermoso de estos lugares de la Colombia aborigen, autóctona, ancestral, y de tradiciones que solo se entienden no desde la mercantilización del territorio y sus valores naturales y culturales, sino desde la cosmovisión y la conexión con la madre tierra.

Esta Colombia autóctona, ancestral e indígena, habla dialectos por montones, posee la pincelada de la identidad en colores y formas de vestir, caminar, percibir el mundo o los mundos que nos rodean, en los sabores de la tierra desde su gastronomía, y mantiene su identidad desde su manera propia y sabia de construir sociedad desde su cosmovisión, y desde su plan de vida.

Identidad colombiana si, pues claro que sí, son nuestros ancestros, nuestras raíces arrasadas por una colonización abrumadora y dominante. Pero desde este mestizaje que hoy vivimos, desde la multiculturalidad, y desde eso que llamamos mega diversidad, los colombian@s debemos entender que esa palabra que nos suena a veces un poco rara, y que parece inventada por científicos para científicos, tiene la clave de lo que significa este país y nuestra identidad nacional.

Porque definitivamente desde entender que somos Megadiversos entenderemos que somos diferencia, variedad, múltiples formas, maneras de ver y percibir el territorio y la vida, que somos diferentes y es en la diferencia donde esta nuestra mayor fortaleza, por eso tratar de homogenizar el país como lo hemos venido intentando en estos siglos, desde los españoles hasta los aristócratas, es un error diametral para un territorio y una sociedad que debe entender que es en la diferencia que esta nuestra ventaja comparativa y nuestra gran oportunidad de ser potencia mundial.

Por eso megadiverso significa diferente, variedad, muchas formas y desde ahí entonces, debemos entender nuestro territorio como heterogéneo, con oportunidades desde la complementariedad y no desde el antagonismo que muchos han querido implementar en esta tierra del sagrado corazón o de mariposas amarillas macondianas de realismo mágico o de romanticismo costumbrista vallecaucano.

En este contexto y en lograr entender la diversidad social del país, las comunidades étnicas se levantan y se sientan en la mesa donde antes no se les permitía estar, y dicen presente con propuesta de vida propia y bajo sus principios y cosmovisión indígena. Con este contexto y entendiendo que los territorios indígenas del país son verdaderos paraísos de máximo esplendor de la naturaleza y la cultura, pero fundamental de la vida, sus manifestaciones y conexión con los mundos, que no solo están en este plano, sino en diversos planos, que se pueden transformar en experiencias únicas e irrepetibles para cualquier desprevenido que desde la admiración total, quiera conocer estos lugares, aparece entonces la idea de trabajar por una propuesta propia desde su cosmovisión de lo que debe ser el turismo Indígena.

Históricamente en el país, muchos hemos admirado estos territorios por su acervo cultural y su valor ecosistémicos para el mundo, y desde esa mirada de valor occidental se decidió que podrían ser objeto de la visión comercial y económica del turismo, para abrir su cultura, tradiciones y plan de vida, para que muchos extraños al territorio, llegaran para ver como dentro de un mostrador, a estas comunidades y sus tradiciones, sin el más mínimo respeto a veces por su cultura, lugares sagrados y manera de vivir.

Esa lógica del turismo especializado y dirigido que se ha realizado en territorios de los grupos étnicos con fines culturales, educativos y recreativos que permite conocer los valores culturales, forma de vida, manejo ambiental, costumbres de los grupos étnicos, así como aspectos de su historia es lo que hemos conocido desde la ley 300 de 1996 como Etnoturismo. Y en esa lógica las comunidades indígenas, sus tradiciones y su cosmovisión son el atractivo turístico, al punto que en esa línea delgada entre lo permitido y lo que no debe ser, se ha terminado mercantilizando la cultura, las tradiciones, los atuendos de identidad cultural que ya cualquier turista puede portar o vestir sin entender el privilegio de lograrlo o el significado cultural y de identidad del mismo, y así sucesivamente el habitante local, la comunidad indígena, el resguardo, termina en una lógica que todo lo que haga debe ser así porque le gusta al turista, y no mejor un turista educado que entiende el gran valor que posee poder ingresar en el territorio ancestral de una comunidad indígena.

Esa lógica que depreda valores, tradiciones y ancestralidad es la que las comunidades indígenas del mundo han manifestado que no se puede permitir, y por ello el comité consultivo indígena WINTA y la Organización Mundial del Turismo OMT se han sentado en la mesa de la concertación para generar una gran discusión mundial sobre ¿Qué es eso del Turismo Indígena? ¿Eso como es? ¿Quién sabe de eso?, ¿Cómo implementarlo bien? ¿Cuáles son sus principios?, y obvio han aparecido los lobos vestidos de oveja, que están camuflando el etnoturismo puro y radical en lo que llaman como Turismo Indígena, y creen que llevar un grupo a una comunidad indígena para que sea atendida por esta comunidad, pero al ritmo y lógica del turista ahora es Turismo Indígena.

Pensar en turismo indígena nos tomara tiempo y pulso, por ahora hemos podido desde la Escuela de Turismo de la UAO compartir durante dos años una vivencia especial con la comunidad indígena de Puracé, nuestros hermanos Kokonuko y desde sus saberes, mandatos, cosmovisión y percepción, hemos recogido sus preocupaciones y sus valores locales para lograr en el ejercicio de formular con ellos el Plan de Turismo de esta comunidad, darle un matiz más de lo que podría ser el Turismo Indígena.

Artículo relacionado

Esta experiencia me ha abierto no solo la mente, sino el alma, con un toque desde el Padre mayor, desde mi admiración total por el mensajero del sol o la meditación en Andulbio, o  mientras caminaba por estos caminos ancestrales en la montaña, las cascadas, o termales del páramo con Don Manuel, Rosalino, mientras Cesar nos guiaba, o mientras Gabriel nos regalaba momentos de la sabiduría Kokonuko en experiencias Únicas, o mientras discutía con el gran Hugo su concepción de turismo indígena, y hablamos y soñábamos de una Universidad indígena que lidere este proceso. Mientras meditamos al calor del fuego Kokonuko en la casa de la medicina tradicional o caminamos muchas veces por los lugares donde vivimos experiencias maravillosas con el comité de turismo con Danilo, Migdalia, Jerson y muchos amigos más de la Guardia, los mayores y el gobierno cuando pensábamos colectivamente la necesidad de ser tierra no de etnoturismo o de turismo depredador a veces mal llamado de naturaleza sino de Turismo Indígena.

En este contexto,  hemos sembrado las bases de la necesidad que hay en el país de generar una gran mesa nacional para concertar un acuerdo sobre turismo indígena para el país, donde las diversas lenguas, etnias y familias puedan expresar sus saberes y sentires con esta nueva forma de hacer turismo. Por ahora hemos puesto sobre la mesa que en los territorios indígenas de Colombia la gran sombrilla debe ser esa, la del Turismo Indígena, que guarda una profunda diferencia con el Etnoturismo no solo en la conceptualización, sino en la mirada, enfoque, y manera de ejecutar esta apuesta. En el Turismo indígena se trata de autogestionar el desarrollo local desde los saberes, conocimientos y cosmovisiones utilizando para ello al turismo como actividad que puede apoyar ese proceso.

De esta manera y en aras a aportar a la discusión de país dejo sobre la mesa esta propuesta de concepto: Turismo indígena es aquel tipo de turismo que se auto gestiona y opera por la comunidad indígena local desde su plan de vida, mandatos, cosmovisión, saberes, tradiciones y conocimientos del territorio, para brindar experiencias de turismo de Naturaleza, Cultural, y Bienestar, desde la armonización y conexión con la naturaleza y las expresiones culturales locales (gastronomía, medicina tradicional, festividades, creencias religiosas, entre otras), que en un imaginario de dialogo de saberes hagan posible el bienestar territorial y de la comunidad anfitriona, respetando los aspectos que los gobiernos indígenas de cada territorio dispongan, así como su plan de vida, lugares sagrados, y sitios patrimoniales.. 

En este contexto y propuesta el Turismo Indígena deberá tener unos principios rectores en el país, y dejo aquí algunos para esta discusión y para los interesados.

  1. El turismo indígena deberá velar por la salvaguarda, conservación y fortalecimiento de la identidad colectiva, saberes tradicionales, y procesos de patrimonialización que se encuentren en el territorio indígena objeto de la actividad turística.
  2. El Turismo Indígena no pondrá en riesgo la conservación y estabilidad e integridad ecológica, ecosistémica y biológica de los atractivos naturales del territorio indígena
  3. El Turismo Indígena deberá desarrollarse de forma autónoma y autogestionada por parte de la comunidad anfitriona indígena sobre la base de sus mandatos y plan de vida, bajo la vigilancia de sus autoridades y gobierno local en articulación con los actores académicos, empresariales y las autoridades del turismo local, departamental o Nacional.
  4. En un ejercicio de dialogo de saberes el turismo indígena trabajará desde el conocimiento propio y comunitario en articulación con el conocimiento técnico, científico y profesional para aumentar la competitividad del sector y la mejora continua de las experiencias que vivirán los turistas.
  5. El turismo indígena deberá ser respetuoso de los lugares sagrados, patrimoniales y de valor colectivo en la identidad de los pueblos y bajo ningún contexto se podrán abrir al turismo estos lugares de valor ancestral y de memoria colectiva. Solo en los casos que la asamblea indígena y el gobierno indígena lo permita esta práctica será posible.
  6. El Turismo indígena será una práctica que apoye el mejoramiento de los emprendimientos comunitarios de naturaleza y cultura fortaleciendo la cadena de servicios locales del turismo fomentando el emprendimiento comunitario como mecanismo de desarrollo local y bienestar territorial.
  7. El Turismo indígena no trasgredirá la identidad ancestral y cultural de los pueblos comercializando o mercantilizando sus saberes, y expresiones culturales para el visitante.

Tomando como base lo anterior, es importante que en nuestro país iniciemos un gran diálogo nacional con comunidades indígenas y expertos académicos y operadores del sector para concretar esta conceptualización, la reglamentación y la política pública no solo de Turismo Indígena, sino de salvaguarda del patrimonio natural y cultural que hoy son vistos como simples atractivos de turismo. En este sentido es necesario marcar una ruta de trabajo colectiva que incluye:

  1. Un acuerdo nacional por el concepto de turismo indígena que se debe discutir desde una mesa nacional de dialogo de saberes por el turismo indígena,
  2. Un diagnóstico de procesos llamados hasta hoy etnoturismo y que deberán revisar su operación para que lleguen al conceso nacional de turismo indígena,
  3. Un programa de formación en Turismo Indígena que incluya un buen porcentaje de formación en valores, autogestión, plan de vida y vida autóctona y propia de las comunidades, y como complemento el diseño de la experiencia y la operación de turismo indígena desde la visión de la gestión cultural y ambiental comunitaria y de conservación del patrimonio,
  4. Procesos de Marketing Territorial que valoren los potenciales de naturaleza y prácticas culturales de cada territorio indígena y desde esos elementos pensar en la comercialización de las experiencias de turismo indígena.

La apuesta ya está en el país, hay comunidades indígenas e instituciones interesadas en que este proceso salga adelante, y se haga bien desde el inicio, pero es importante concertar y ponernos de acuerdo en la conceptualización, la política pública y las reglas de juego para esta nueva iniciativa nacional que debe redundar en el beneficio de las comunidades locales. Esta tarea es Urgente, antes que los magos y culebreros de las modas del turismo cambien la palabra etnoturismo por Turismo Indígena y sigan haciendo Etnoturismo puro y radical, con una mirada del territorio no desde la cosmovisión, sino desde la necesidad del mercadeo y puede que ante el auge de la moda los territorios terminen igualmente depredados y la cultura en riesgo.

La línea sigue siendo muy delgada entre el bien y el mal, pero de nosotros depende que lo hagamos en el camino correcto y con los actores correctos, porque la escena del turismo en Colombia está llena de casos de procesos que pudieron ser mejores si los invitados hubiesen sido los correctos. Manos a la obra… Y como dicen nuestros hermanos Kokonuko seguiremos en Katamaku meditando, pensando y construyendo el Turismo Indígena.

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Turismo

Estos son los sitios que debe conocer si visita Santa Elena, Valle del Cauca

Este es uno de los corregimientos más reconocidos del oriente vallecaucano caracterizado por sus bellos paisajes y viñedos que engalanan el panorama.

Estos son los sitios que debe conocer si visita Santa Elena, Valle del Cauca
Exclusiva para 90minutos.co/Julio César Chamorro

Este es uno de los corregimientos más reconocidos del oriente vallecaucano caracterizado por sus bellos paisajes y viñedos que engalanan el panorama.

Compartir

El Valle del Cauca se caracteriza por su riqueza natural y cultural, lo que lo convierte en un destino turístico por excelencia.

Este es un departamento que ofrece una combinación única de naturaleza, cultura, actividades y hospitalidad, un lugar ideal para aquellos que buscan una experiencia completa.

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Si viajas al Valle del Cauca, Santa Elena es un destino turístico por naturaleza que tendrás que visitar.

Entre sus atractivos turísticos se encuentran la gran variedad de paisajes, como ríos y montañas, lo que lo hace ideal para actividades de aventura y ecoturismo.

La región es famosa por su clima cálido, su gastronomía exquisita y su multiculturalidad, ideal para aquellos que buscan experiencias culturales y gastronómicas.

Además, Santa Elena cuenta con inmuebles de valor patrimonial, como la Hacienda El Paraíso y la Hacienda Pie de Chinche, que reflejan su rica historia y cultura.

Adicionalmente, los residentes del Valle del Cauca son reconocidos por su amabilidad y calidez hacia los visitantes, lo que hace que el viajero se sienta cómodo y acogido.

Por eso Santa Elena, Valle del Cauca, Colombia, es un destino imperdible si viaja al departamento.

Lea también: Orgullo vallecaucano: Buga, primer municipio del país en la Red Mundial de Turismo Religioso

Lista de sitios para visitar en Santa Elena

  • Parque Principal de Santa Elena: Este parque es un lugar emblemático de la ciudad y cuenta con zonas verdes, estatuas, locales gastronómicos y un clima fresco. Es ideal para relajarse y disfrutar del entorno natural.
  • Hacienda El Paraíso: Esta hacienda es un lugar histórico y cultural que cuenta con una casa museo, un hostal y zonas verdes. Es ideal para visitar y disfrutar de la naturaleza.
  • Parapente: En este corregimiento diversas empresas le podrán ofrecer el plan de parapente para que disfrute de toda la panorámica del Valle del Cauca.
  • Caballos: En la zona también puede encontrar el servicio de paseo a caballo.
  • Gastronomía: En Santa Elena podrá encontrar diversidad de locales gastronómicos que le ofrecen toda la comida típica valluna.
  • Vinotecas: Santa Elena es conocida como un corregimiento famoso por hacer uno de los mejores vinos, este pueblo cuenta con variedad de vinotecas para degustar de las mejores cosechas de la región.
  • Museo de la caña: Aquí aprenderá sobre el proceso de molienda y elaboración de la panela que se realiza con la tradicional caña de azúcar de la región.
  • Zona verde del Paraíso: Este espacio le ofrece diferentes actividades gastronómicas y recreativas. Aquí podrá desde disfrutar un 'cholao' hasta nadar en los diferentes ríos de la zona.
  • Balnearios: Esta zona se caracteriza por sus famosos balnearios y centros recreativos. Santa Elena tiene una grande oferta de estos sitios de recreación.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Turismo

Sin visa, solo con pasaporte: Algunas opciones de viaje para los colombianos

Pese a ser un documento exigido por una gran cantidad de países, otros tantos no lo tienen como prerrequisito para ingresar a vacacionar.

Sin visa, solo con pasaporte: Algunas opciones de viaje para los colombianos
Especial para 90minutos.co

Pese a ser un documento exigido por una gran cantidad de países, otros tantos no lo tienen como prerrequisito para ingresar a vacacionar.

Compartir

Se aproxima la temporada de vacaciones de mitad de año y los colombianos tendrán nuevas alternativas para vivir las vacaciones soñadas sin necesidad de tener visa.

Únete a nuestro canal de WhatsApp

Dicha alternativa será en el continente asiático. Además, podrán viajar a destinos internacionales sin visa, es decir, que solo deberán presentar el pasaporte.

Este es el caso de algunos países de Asia, de acuerdo con la Cancillería de Colombia, que permitirán el ingreso de colombianos para fomentar el turismo y las relaciones internacionales.

Le puede interesar: ¡Viajar a Estados Unidos sin visa ahora es más fácil! Conoce cómo a partir de junio

¿Qué países pueden visitar los colombianos sin visa?

Según la cancillería, son 10 países de Asia que no solicitan visa a los colombianos para ingresar. Sin embargo, esto siempre y cuando las vacaciones no superen los 90 días de viaje y sea únicamente para turismo.

san andres
Tomada de Pixabay.

Estos son los destinos donde los colombianos podrán tener sus vacaciones sin tener visa:

  • Indonesia: los turistas tendrán que pagar una tasa de visado a la llegada. Aunque no se requiere visa para viajar a ese país el trámite se hace directamente en Indonesia, el cual les permitirá a los colombianos estar máximo por 30 días en el país. Sin embargo, tienen la posibilidad de extender su estadía por otros 30 días.
  • Singapur: esta ciudad-estado le permite a los colombianos disfrutar de hasta un mes sin visa.
  • Hong Kong: los colombianos podrán permanecer en ese país hasta por tres meses sin necesidad de visa.
  • Corea del Sur: permite que los colombianos se queden en este país hasta por tres meses sin visa.
  • Filipinas: los colombianos podrán estar en las playas de Filipinas hasta por un mes sin visa.
  • Israel: este país permite una estadía de hasta tres meses sin visa.
  • Maldivas: los colombianos podrán visitar Maldivas solo por un mes sin visa.
  • Qatar: en este país se permite a los colombianos una estadía de hasta un mes sin necesidad de visa.
  • Turquía: se permite una estancia de hasta tres meses sin visa.
  • Emiratos Árabes Unidos: los colombianos podrán disfrutar de hasta tres meses en los lujosos Emiratos Árabes Unidos sin necesidad de visa.
Corea del sur
Pexels

El pasaporte si es obligatorio

Es importante señalar que a pesar de que puede viajar sin visa, es necesario tener pasaporte como documento de identificación internacional que certifica la identidad y nacionalidad del turista; independientemente está en Asia o en otro lado del mundo.

Ya que con este documento las autoridades migratorias de cada país registran la entrada y salida de cada persona. Además de verificar si el viajero cumple con las normativas establecidas para la estancia.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Turismo

¡Viajar a Estados Unidos sin visa ahora es más fácil! Conoce cómo a partir de junio

Ciudadanos de 38 países podrán ingresar a Estados Unidos sin necesidad de visa gracias al Sistema Electrónico de Autorización de Viaje (ESTA).

¡Viajar a Estados Unidos sin visa ahora es más fácil! Conoce cómo a partir de junio
Embajada de Estados Unidos en Colombia.

Ciudadanos de 38 países podrán ingresar a Estados Unidos sin necesidad de visa gracias al Sistema Electrónico de Autorización de Viaje (ESTA).

Compartir

A partir del 1 de junio, ciudadanos de 38 países podrán ingresar a Estados Unidos sin necesidad de visa gracias al Sistema Electrónico de Autorización de Viaje (ESTA).

Este programa, gestionado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el Departamento de Estado, ofrece una alternativa más ágil y sencilla para viajes de turismo, negocios, visitas familiares o tratamientos médicos con una duración máxima de 90 días.

Únete a nuestro canal de WhatsApp

¿Quiénes pueden beneficiarse?

El ESTA está disponible para ciudadanos de los 38 países que participan en el Programa de Exención de Visa (VWP), entre los que se encuentran:

  • Europa: Andorra, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, República Checa, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Grecia, Hungría, Islandia, Irlanda, Italia, Letonia, Liechtenstein, Lituania, Luxemburgo, Malta, Países Bajos, Noruega, Polonia, Portugal, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia, España y Suecia.
  • América: Argentina, Bahamas, Barbados, Bermudas, Islas Vírgenes Británicas, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Dominica, República Dominicana, El Salvador, Granada, Guatemala, Haití, Honduras, Jamaica, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, San Cristóbal y Nevis, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay.

Lea también: ¿Cuál es el valor de la Visa Americana para este año 2024?

¿Cómo funciona?

  1. Verificar elegibilidad: El primer paso es confirmar si tu país participa en el VWP. Además, debes asegurarte de que tu pasaporte cumpla con los requisitos del programa, incluyendo que sea electrónico o e-Passport con chip.
  2. Completar el formulario ESTA: Ingresa al sitio web oficial y completa el formulario en línea.
  3. Pago y aprobación: Realiza el pago de la tarifa de 21 dólares y espera la aprobación de tu solicitud. Si todo está correcto, recibirás un correo electrónico de confirmación.
destinos-nacionales-viajar-dia-madre-05-05-2022
Especial para 90minutos.co

¿Qué más debe tener en cuenta?

  • El ESTA no es una visa, sino una autorización de viaje.
  • No es necesario solicitar ESTA si ya tienes una visa americana válida, eres ciudadano o residente permanente legal de Estados Unidos, o viajas desde un país que no pertenece al VWP.
  • Una vez aprobada, la autorización ESTA es válida por dos años y permite múltiples entradas a Estados Unidos durante ese período.
  • Si tu pasaporte expira antes de los dos años de vigencia del ESTA, la autorización será válida solo hasta la fecha de vencimiento del pasaporte.

El ESTA representa una gran oportunidad para ciudadanos de 38 países que deseen visitar Estados Unidos por motivos de turismo, negocios, visitas familiares o tratamientos médicos.

Con un proceso sencillo, rápido y económico, esta nueva opción abre las puertas a un sinfín de experiencias en Estados Unidos.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: