Columnas

Cali, ¡A aprovechar el agua-lluvia!

Más allá de las regulaciones y el beneficio cuantificable, esta iniciativa puede transformar vidas y convertirse en una señal de franco progreso, empezando por los sitios donde la lluvia suele ser una desgracia.

Cali, ¡A aprovechar el agua-lluvia!

Más allá de las regulaciones y el beneficio cuantificable, esta iniciativa puede transformar vidas y convertirse en una señal de franco progreso, empezando por los sitios donde la lluvia suele ser una desgracia.

Compartir

El futuro de la humanidad y de Cali pasa por el agua. El calentamiento global, la contaminación y el despilfarro son solo algunas de las razones por las que podríamos carecer del preciado líquido. Las vemos todos los días con la extinción de muchos de nuestros ríos. Tenemos que enfrentar lo inevitable, pronto.

Columna del día: ¡Work-out en el Cerro de la Bandera!

El resto del mundo está de acuerdo. Junto a las grandes potencias mundiales, la ONU ha desarrollado 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que han marcado la agenda de muchos países, y buscan poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas gocen de paz y prosperidad. La agenda empezó en 2016 y va hasta 2030.

En ese espíritu pragmático e inclusivo, considero que cualquier iniciativa sensata puede generar cambios a gran escala. Y creo que el municipio puede ponerse del lado del medio ambiente, y del sentido común.

Podemos implementar sistemas de potabilización y purificación solares para el agua, en instituciones públicas de Santiago de Cali, para aprovechar las aguas lluvia en los riegos, los lavamanos, y además entregarle kits a los jóvenes desde el colegio y la universidad para emplearlos en las temporadas correspondientes.

Le puede interesar:

https://90minutos.co/por-que-le-pasa-esto-a-cali-16-06-2021/?doing_wp_cron=1624551537.3564839363098144531250

Este sistema se vale de dos paneles solares que producen electricidad, aparte del de captación. Una serie de bombas impulsan el agua sucia a través de un sistema de membranas, que filtran el agua proveniente de la lluvia o los pozos de la zona, con un proceso de ósmosis inversa.

El agua potable es un bien costoso en demasiados lugares, sea por infraestructura o por la distancia de una fuente hídrica. Poder obtenerla con instalaciones locales se convierte en una gran posibilidad ambiental y económica. Estos sistemas permiten el almacenamiento y la purificación de agua, contribuyendo al consumo de uno o varios hogares. Normalmente, Cali registra alrededor de 1100 milímetros de agua lluvia por año, unos 90 milímetros por mes. El cálculo depende del área de recolección. Pero fácilmente pueden ser cientos de miles de litros por instalación.

Este tema aún no ha sido regulado por el Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, pero para lograr estimular su creación, debería incluir una serie de subsidios para que viviendas o cuadras. No solo participarían las instituciones del estado, sino hogares o barrios enteros de sectores donde no haya mucha agua. Serían sistemas colectivos, aprovechados y administrados por miembros de la comunidad.

Más allá de las regulaciones y el beneficio cuantificable, esta iniciativa puede transformar vidas y convertirse en una señal de franco progreso, empezando por los sitios donde la lluvia suele ser una desgracia. Cali puede convertirse en ejemplo y motivación de muchas cosas buenas, para el resto de la humanidad. Empecemos por aquí.

Otros temas de Juan Martín Bravo:

https://90minutos.co/agricultura-urbana-hidroponica-cali-19-04-2021/?doing_wp_cron=1624551554.1119201183319091796875

Lee más noticias

Columnas

Cali-Jamundí: mala planificación vial en la ciudad

El concejal de Cali, Roberto Ortiz denunció la mala planificación durante la construcción de la vía Cali- Jamundí.

El concejal de Cali, Roberto Ortiz denunció la mala planificación durante la construcción de la vía Cali- Jamundí.

Compartir

"Vía ampliada y arreglada presenta ondulaciones notorias en el pavimento y el adefesio que piensan dejar", dice el concejal Roberto Ortiz en su columna de opinión de hoy e 90 Minutos sobre las obras de la vía Cali-Jamundí.

Le puede interesar: La Ciudad Inteligente es una necesidad para Cali

Asegura que en las obras de ampliación de la vía Cali-Jamundí, se contempló inicialmente un túnel peatonal, "lo quitaron, se les ocurrió semáforos y no resultó. Hacer un puente incluyente es la solución", mira el video y comenta si compartes o no la opinión de nuestro columnista del día. (VER VIDEO)

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Los desafíos para Colombia en el 2022

Los colombianos nos enfrentamos a múltiples desafíos de orden económico, social y político en el año 2022.

Los desafíos para Colombia en el 2022
Especial para 90minutos.co

Los colombianos nos enfrentamos a múltiples desafíos de orden económico, social y político en el año 2022.

Compartir

Con la pandemia sin superar y los problemas económicos y sociales que ha profundizado, el 2022 se plantea para los colombianos como un año de grandes retos. Basta con decir que, en el mundo, el Covid 19 viene cobrando la vida de más de 50.000 personas por semana y que en lo corrido del 2021 más de 3,3 millones de personas perdieron la vida a causa del virus, más muertes que por el VIH, la malaria y la tuberculosis juntas en 2020.

Si bien desde el Gobierno se ha hecho un buen manejo de la crisis sanitaria y se avanza en el proceso de vacunación, un factor clave para superar la pandemia, los colombianos nos enfrentamos a múltiples desafíos de orden económico, social y político.

Artículo relacionado

Uno de ellos es la necesidad de hacer una reforma estructural a la salud en donde se priorice la salud pública y la atención primaria, para que haya una atención integral continua y sin barreras donde el centro del sistema sea el paciente. En ese sentido, es necesario eliminar la posición dominante de las EPS respecto a los otros actores del sistema, para que por medio de redes integrales de servicios se logre una atención con oportunidad y calidad.

De otra parte, aunque el país registró en el año que termina un buen comportamiento en la reactivación económica, es necesario desarrollar programas de empleo público, el fortalecimiento del tejido empresarial, el apoyo a las microempresas y la promoción de actividades con mayor valor agregado como las manufacturas, agroindustria o el turismo.

Artículo relacionado

También es fundamental apoyar el sector agrícola y el desarrollo rural. Se debe priorizar al campesino y al campo brindándoles reconocimiento y protección a través de la optimización de sus condiciones de mercado, la distribución de sus productos y el fortalecimiento de sus mecanismos asociativos. Además, se debe mejorar la infraestructura y el entorno empresarial del campo y fortalecer el comercio nacional e internacional. Esto permitirá atacar los principales problemas que impiden la generación de sueños y bienestar de la ciudadanía: el desempleo y la informalidad.

Pero no solamente debemos enfocarnos en el crecimiento económico, sino también en la distribución de la riqueza para disminuir las brechas sociales y las desigualdades que existen entre las regiones, como también entre hombres y mujeres o con los jóvenes, en aspectos como el acceso a la educación y al empleo.

Artículo relacionado

Hemos hablado de reactivación económica y desarrollo, pero este debe ser sostenible, priorizando acciones que permitan la disminución en el uso de combustibles fósiles y la conservación y uso racional de los recursos naturales.

Lea también: Transformación digital, una oportunidad para las Mipymes

No menos importante resulta privilegiar la sociedad del conocimiento, invirtiendo más recursos para la ciencia, la investigación, la innovación y las tecnologías, que nos pongan a la altura de los desafíos de un mundo globalizado.

Artículo relacionado

Pero este año los colombianos tenemos además una cita crucial con la democracia: las elecciones para el Congreso, en marzo y para elegir el nuevo presidente de la República, en mayo. Frente a estos dos acontecimientos los colombianos necesitamos superar el clima político de polarización, el discurso de odio y de los extremos que no contribuyen a combatir las grandes brechas de desigualdad e injusticia social, que nos aquejan. Por el contrario, hace falta el diálogo franco y la determinación para trabajar unidos por una misma causa, por el bienestar de la gente, sobre todo, por la que está en las regiones más apartadas y olvidadas.

Artículo relacionado

Por eso, desde el partido de la Unión por la Gente, vamos a aspirar al Congreso, basados en tres principios democráticos: la transformación social, la seguridad y la paz. Somos un partido de centro que, en el marco de una política dinámica, escucha y construye soluciones, en el que la comunidad, la gente y su bienestar sean la prioridad.

A su vez, conformamos el Equipo por Colombia, una coalición de centro, que buscará alcanzar la presidencia del país. Vamos a presentar propuestas que surjan del diálogo ciudadano y lograr así las transformaciones sociales, económicas y ambientales que necesita nuestro país. Esto nos va a permitir, en este nuevo año, comenzar a derrotar la pobreza y desigualdad existentes, generando más y mejores empleos, que nos permita tener esa Colombia justa y equitativa que todos soñamos. Sin duda, son grandes desafíos que valen la pena asumir.

Otra columna:

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

La inseguridad en Cali, una prioridad nacional

Cali queda en medio de una dinámica de ilegalidad impulsada por el crimen trasnacional que se aprovecha de las condiciones que ofrece la ciudad.

La inseguridad en Cali, una prioridad nacional

Cali queda en medio de una dinámica de ilegalidad impulsada por el crimen trasnacional que se aprovecha de las condiciones que ofrece la ciudad.

Compartir

El año 2022 llegó con una alerta temprana de la Defensoría del Pueblo, que advierte de  los riesgos que corren los habitantes de 21 de las 22 comunas y de los 15 corregimientos de Cali y que pone de manifiesto la incidencia de estructuras armadas y de grupos criminales organizados que han elegido a la ciudad como un centro de operaciones, con las implicaciones que eso conlleva. Aumento de los homicidios en 2021, extorsiones y una reorganización de las fuerzas de los grupos ilegales, en particular en estos dos años que lleva la pandemia, nublan el panorama y hacen vulnerables a los habitantes de Cali.

Nuestra ciudad está en medio de un corredor estratégico del narcotráfico, que se extiende desde la zona montañosa de Nariño, Cauca y sur del Valle hasta el Pacífico, desde donde salen las drogas hacia mercados internacionales. Adicionalmente, es un corredor por donde circulan armas y se desarrollan otras economías ilegales, quedando así Cali en medio de una dinámica de ilegalidad impulsada por el crimen trasnacional que se aprovecha de las condiciones que ofrece la ciudad. No en vano es la urbe más grande de toda la región y ofrece más condiciones para servir de centro de operaciones y de residencia de integrantes de estos grupos y estructuras criminales.

Artículo relacionado

En 2021, como uno de los efectos colaterales del Paro, en Cali vivimos un aumento de los homicidios y se rompieron algunos récords que no se veían desde hace una década, incluso. El semestre de enero a junio del año pasado fue el más violento desde 2017 y los meses de mayo, junio, julio, agosto y octubre fueron los más violentos desde 2014. Hacía cinco años no se llegaba a más de 1200 homicidios en un año y eso habla del reto en seguridad que enfrenta Cali.

Lea también: EMCALI, una prioridad

Con el ataque a la Policía a principios de enero, además de los sucesos ocurridos en zona rural de Jamundí y en otras zonas del departamento, queda claro que la amenaza a la seguridad es un asunto nacional, que tiene especial presión sobre Cali. El deterioro del ambiente de seguridad, como bien lo registra la alerta temprana, exige una respuesta de las autoridades en todos los niveles del Estado, desde el nacional hasta el local y en nuestra ciudad, que sufre con mayor fuerza los efectos de este fenómeno, necesitamos mayor y mejor liderazgo. La inseguridad en Cali y la región debe ser una prioridad nacional, es un asunto que trasciende a lo local.

Artículo relacionado

Darle prioridad a la seguridad, articularse armónicamente con el Gobierno Nacional y con el gobierno departamental, asignar los recursos necesarios y mantener una relación fluida con las agencias de seguridad son elementos fundamentales para enfrentar la amenaza. La ausencia deliberada del alcalde el fin de semana del ataque terrorista a la Policía y en el consejo de seguridad que se llevó a cabo luego de este hecho, nos deja preocupaciones sobre el interés de esta Administración alrededor de la seguridad de los caleños. La amenaza es seria y esperamos que en el gobierno del 'Pacto por la Vida', la defensa de los derechos humanos y de la integridad de los caleños hagan parte de sus principales prioridades.

En Cali queremos vivir seguros y tranquilos. No hay que escatimar esfuerzos para lograrlo.

Otra columna:

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: