Domingo, Septiembre 22 2019

.

Zona de distensión al sur de Cali

No es posible que el sur de la ciudad se convierta en un campo de combate de algo parecido a una guerra de guerrillas, y que toda la ciudad se vea afectada.

Zona de distensión al sur de Cali
Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

Ver cómo lanzaban un cohete artesanal hacia un helicóptero desde la avenida Pasoancho en pleno sur de Cali es una imagen surrealista que aún retumba en la cabeza de todo el país. No entiendo en que momento, supuestos protestantes, que se hacen reconocer como estudiantes, se convirtieron en terroristas como los que se veían en los combates de las montañas de Colombia que apuntaban con armas artesanales a la fuerza pública.

Actos como los sucedidos en la Universidad del Valle y que ahora sabemos que, al parecer, hacen parte de un movimiento llamado juventudes del M-19, distan de ser solo protestas y con lo demostrado, una vez más, saltan al terrorismo.

No es posible que un grupo de desadaptados secuestre un bus del servicio de transporte masivo y lo queme, así como también unas patinetas que sirven para que las personas se desplacen en la congestionada Cali. No es posible que ataquen, una vez más, las instalaciones de un centro comercial, cuyo único “delito” es ser vecino de las supuestas protestas.

No es posible que existan sitios vedados para las autoridades en donde se preparan artefactos explosivos, cohetes artesanales y quién sabe qué más. La protesta es totalmente válida, el terrorismo no.

No es posible que, dentro de un recinto destinado para la educación, se permita que terroristas atenten contra lo que se les venga en gana. No es posible que las autoridades solo puedan observar, desde lejos, como los terroristas utilizan los espacios de la educación como si fuera una zona de distención en donde no hay ley ni orden para estas personas.

No es posible que el sur de la ciudad se convierta en un campo de combate de algo parecido a una guerra de guerrillas, y que toda la ciudad se vea afectada.

No es posible que los dueños de los negocios circundantes  a la protesta, quienes pagan impuestos y generan empleo, deban soportar los ataques terroristas de estos desadaptados.

Al ver este escenario, en donde los supuestos protestantes, salen, realizan sus atentados terroristas y se devuelven a refugiarse a los espacios destinados a la educación, no puedo dejar de recordar, con sentimientos encontrados de rabia y tristeza, la tristemente célebre zona de distensión de las Farc en el sur del país desde 1999 hasta el 2002 , donde las Farc ocultaron a secuestrados y vehículos robados, y ya sabemos como terminó eso.

Les pregunto a las autoridades locales y departamentales, y a los caleños: ¿Será que tenemos una zona de distención en pleno sur de la ciudad? ¿Todos nos vamos a seguir haciéndonos los de la vista gorda ante esta situación que se salió de control hace mucho tiempo?, ¿Debemos ver cómo las autoridades se muestran impotentes frente a estos terroristas disfrazados de protestantes?.

¿Qué van a hacer al respecto?

Le puede interesar: 

¿Y los guerrilleros rasos qué?

Acerca del Autor

Carlos Polanco

Periodista. Nuestro lugar común será ese momento en que no estamos de acuerdo. Fui testigo mudo del orden público por los últimos 6 años desde las instituciones, ahora puedo opinar. Consejo gratuito: sostenga fuera del micrófono lo que valientemente dice frente a él. Actualmente estoy en el sector privado y lo que digo acá solo me representa a mi. No insista aquí no se fia.

Noticias Relacionadas