Jueves, Junio 21 2018

.

¡Nos fuimos a Yungay! Primera parada antes del Parque Nacional Huascarán

El camino para conocer un destino imperdible en Perú, ahora nos trasladaba hasta Yungay, la entrada a un mundo lleno de paisajes naturales e imponentes nevados.

Retomando un soñado viaje que hice a Perú, en capítulos anteriores les contaba la maravillosa experiencia que había sido conocer ese país, en especial un lugar que se ha quedado alojado en lo más profundo de mi mente; un lugar que guardo con especial cariño en mis recuerdos y corazón. Se trata de la Laguna 69, al que yo llamo el ‘lugar más  hermoso de la tierra’, hasta ahora, porque mis experiencias seguirán y seguramente encontraré lugares encantadores en mis futuros viajes de los cuales también les hablaré por este medio.

Sigamos hablando de Perú, había llegado a la provincia de Áncash, a una ciudad ubicada en la Cordillera de los Andes llamada Huaráz, una ciudad tranquila, de clima fresco, pero con un sol picante, como cuando en Bogotá hace frío y calor al mismo tiempo, esa misma sensación se percibe en esta pequeña, pero acogedora zona andina. En el siguiente enlace podrán conocer un poco más de mi experiencia en Huaráz, porque ahora me iré para un nuevo destino: [Huaraz, ciudad andina, capital de la provincia de Áncash]

Nos fuimos a Yungay

Y así fue, llegó la hora de dormir. Yo venía de una noche de poco sueño por el frío extremo que sufrí en el trayecto entre la costera ciudad de Trujillo y Huaraz, además, sumando el gran esfuerzo que había hecho para escalar y poder llegar a la Laguna Churup (Otro relato de mis aventuras en Áncash), a esas alturas del día mis fuerzas estaban en cero.

Con una de mis anfitrionas (Luisa) en este país habíamos hablado días antes para que ella y un grupo de amigos me recogieran en mi hostel, ellos venían viajando desde Lima esa tarde, inmediatamente llegaran a Huaráz, saldríamos rumbo al Parque Nacional Huascarán, lugar donde se ocultaba entre montañas nevadas, la Laguna 69.

Esa noche me dormí profundamente, pero mis amigos ya venían en camino. Al día siguiente yo escuchaba que mi celular sonaba una y otra vez, claro -al fondo- en segundo plano. En medio de mi sueño y mi cansancio absoluto por la maratónica jornada.

Cuando al fin pude reaccionar, efectivamente era muy tarde, mis anfitriones ya habían llegado a Huaráz, es más, estaban en la puerta del Hostel Virgen del Carmen y yo seguía dormido. Vale la pena aclarar en este momento del relato que yo no conocía a los viajeros, era nuestra primera vez juntos, habíamos acordado todo lo relacionado con el viaje por medio de un foro que yo abrí en un portal de internet.

Recuerdo que cuando logré hablar con ellos, le dije a Luisa que me esperara un momento, le expresé que tenía que tomar un tiempo para poder bañarme y recoger mi mochila para iniciar el viaje al Huascarán; a ella casi le da un infarto, íbamos muy tarde de acuerdo a nuestro itinerario.

Efectivamente, solo tuve tiempo para levantar mis cosas, lavarme la cara y cepillarme los dientes, me toco irme sin baño, cosa que no me gusta, pero ni modo, me había quedado dormido y tenía que aguantarme la situación. Afortunadamente el día estaba frío y no soy una persona que sude mucho.

El hecho fue que ya ellos tenían los taxis que nos llevarían hasta el campamento base en Cebollapampa (Huscarán) esperando hace rato en la puerta de mi hostel. Como pude arreglé todo, bajé mi pesada mochila y la metí en la parte trasera del taxi y arrancamos.

En ese momento no hubo tiempo de decir – hola, cómo estás – (lo recuerdo y me río), solo hubo tiempo para correr y comenzar el viaje; después de tanto tiempo de hablar por el foro y la manera de conocernos cara a cara fue tan bizarra, nos reímos mucho.

Ya en el taxi nos presentamos, nos conocimos y nos reímos del hecho de no haberme bañado, igual todos venían de Lima y estábamos igual. Cosas del viaje que le suman emoción y experiencias para luego contar, como lo confieso ahora con ustedes. (bajando de Machu Picchu estuve cinco días sin probar agua, luego les contaré).

El recorrido entre Huaraz y Cebollapampa es largo, habíamos juntado a Mary, Erica, Luisa, Eduardo, Fer y yo para el viaje a la Laguna 69. Cada Taxi costó alrededor de S/150.00 Soles (un poco más de 130.000 pesos) para 4 personas y el taxista nos esperaba en el campamento base con todas nuestras maletas. El viaje a la Laguna demora todo un día, incluso dicen los expertos que es mejor acampar y hacerlo con más calma.

El recorrido inicia hacia la salida norte de la ciudad de Huaráz, se toma la ruta 3N Con destino a la ciudad de Yungay, pasando por las poblaciones de Chontayoc, Pariahuanca, Distrito de Marcará, Acopampa, Carhuaz, Tinco y el Distrito de Mancos, donde finalmente se llega a la ya mencionada Yungay.

En esa zona hay historia; la ciudad actual se erigió a un kilómetro al norte de Santo Domingo de Yungay, la antigua ciudad quedó desaparecida durante el terremoto del 1 de mayo 1970 y posterior alud que acabo con la vida de miles de personas, en su honor hay un gran cristo mirando al Huascarán, nevado que ocasionó la tragedia y hacia donde nosotros nos dirigíamos.

En Yungay fue nuestra primera parada, antes nos habíamos detenido a observar la belleza de ir por la zona central del Callejón de Huaylas,  y es que solo logras realmente emocionarte cuando estas dentro de este lugar, a un lado la hermosa cordillera Blanca, al otro la siempre bella cordillera Negra, con todas sus plantaciones y caseríos indígenas.

Una imagen de la virgen María Auxiliadora nos daba la bienvenida al imponente Nevado Huascarán, que aunque el día estaba muy nublado y no se podía ver en su total magnitud, la gran montaña emergía impresionante, muy superior a las demás montañas de la cordillera. Yo pensaba -para allá vamos – a todos nos daba emoción, cada vez esta experiencia nos gustaba más.

En Yungay desayunamos y descansamos un poco, justo en este lugar se tomaba el desvío de la ruta 3N para comerzar el ascenso por una vía destapada al Parque Nacional Huascarán, lugar en donde todo iniciaría.

El verde color de las Lagunas del Sector LLanganuco y el campamento base de Cebollapampa, serán nuestro próximo destino del viaje.

¿Les sigo contando? Me comentan aquí abajo, nos vemos pronto.

Vea también: 

Costa Pacífica colombiana, destino turístico recomendado del 2018 según el New York Times

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × 5 =

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas