¡Ya ni medios!

Porque en las calles, en las esquinas, en cualquier parche social de aquellos en los que se conspira para sobrevivir, el periodista está en términos de imagen por debajo del congresista, del policía y del ladrón.