Miércoles, Octubre 17 2018

.

Vivir ya es una ocasión especial

Deja de aplazar la felicidad y esto incluye dejar de aplazar las decisiones: corta de raíz lo que te duele, afronta lo que hace tiempo sabes y no te atreves a hacer, aléjate de lo que te hace daño ,toma solo lo positivo, acepta las críticas pero no dejes que apaguen tu fuerza, recibe con una sonrisa los halagos pero no dejes que éstos te convierta en soberbia, siéntete libre de hacer lo que tu corazón te pide con fuerza.

Vivir ya es una ocasión especial
Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

Siempre esperamos al viernes, a un aniversario, a la fecha de amor y amistad o peor aún a que alguien falte para expresar lo que sentimos, hacer lo que queremos y ser totalmente felices. Y así se nos va la vida.

¿Por qué no estrenarte ese vestido un día cualquiera sea fin de semana o no? ¿Por qué no escribir un mensaje especial a esa persona aunque no esté cumpliendo años?

Vivir es una oportunidad que se nos da a diario pero nos hemos vuelto expertos en aplazar aquellas cosas que nos hacen sentir vivos por el afán de construir un futuro mientras perdemos nuestro presente.

¡No esperes más! Comienza ese negocio que has planeado hace tanto, dile lo que sientes a esa persona, llama a ese alguien que extrañas, ponte esa blusa que dejaste guardada en el closet, asiste a ese concierto que siempre has anhelado pero por favor haz algo por ti y solo POR TI.

Vea también :

Seguir sus sueños: la historia de ‘Nuevo Ciclo’, el joven que recorre a Colombia en bicicleta

 

No realices largos discursos en bodas de oro, cumpleaños especiales o graduaciones, envía mensajes diarios así sean cortos donde recuerdes que te sientes afortunada por contar con la presencia de ese alguien en tu vida. No lleves flores o no las compres para tu casa solo cuando tengas visita, hazlo porque son lindas, te gusta como lucen o sencillamente  porque te lo mereces; ve y comete ese helado así no tengas compañía por el simple placer de darte gusto, baila sola mientras la cortina esté abierta sin importar los vecinos, camina descalza en el pasto aunque no te gusten tanto tus pies, píntate los labios de ese color al que le has huido por miedo al qué dirán, olvídate del otro y comienza a vivir por ti.

Deja de aplazar la felicidad y esto incluye dejar de aplazar las decisiones: corta de raíz lo que te duele, afronta lo que hace tiempo sabes y no te atreves a hacer, aléjate de lo que te hace daño ,toma solo lo positivo, acepta las críticas pero no dejes que apaguen tu fuerza, recibe con una sonrisa los halagos pero no dejes que éstos te convierta en soberbia, siéntete libre de hacer lo que tu corazón te pide con fuerza.

Lea también:

Postergando el dolor: ¿Qué son los duelos congelados?

Deja de buscar excusas: ‘es que no hay tiempo’, ‘no tengo dinero’, ‘ya se me pasó la edad para hacerlo’, ‘qué pensarán mis hijos’, ‘eso es para gente joven’. Deja de acumular frustraciones, no te acostumbres a la espera, no vivas en modo automático tachando fechas en el calendario porque es más conveniente, porque expresarse solo es permitido cuando alguien celebra, porque no quieres ser ‘cursi, romántico o ridículo’, no te estigmatices, no dejes que la vida se te pase mientras esperas.

La vida ya es una ocasión especial, solo está esperando que te das cuenta para que dejes de postergar tu felicidad y dejes de contar los días para comenzar a vivirlos, sonreírlos, lucharlos, soñarlos, armarlos, re armarlos mil veces, beberlos, sentirlos y todo lo que desees con la conciencia de que tu vida es aquí y ahora.

Le puede interesar :

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + 20 =

Acerca del Autor

Noticias Relacionadas