jueves, junio 24 2021

.

Universitarios caleños rescatan la riqueza de la cuentería

Alejandra Rayo Saavedra y Luis Eduardo Bustamante, egresados del programa de Comunicación Social de la Universidad Autónoma de Occidente motivados por el impacto cultural que ha tenido la cuentería en un mundo donde la tenología le ha robado protagonismo a la palabra, decidieron realizar como trabajo de grado de su carrera, la historia de la …

Universitarios caleños rescatan la riqueza de la cuentería

Alejandra Rayo Saavedra y Luis Eduardo Bustamante, egresados del programa de Comunicación Social de la Universidad Autónoma de Occidente motivados por el impacto cultural que ha tenido la cuentería en un mundo donde la tenología le ha robado protagonismo a la palabra, decidieron realizar como trabajo de grado de su carrera, la historia de la narración oral de ficción en Cali.  Este esfuerzo se ha convertido en el libro Cuentos: historia de un grito lastimero en Cali.

El texto es un reportaje sobre la historia de la narración oral en Cali, a partir de las historias de vida de cuenteros que fueron identificados como los encargados de mantener la práctica vigente a través de un ejercicio regular en espacios públicos de Cali, en diferentes lugares de la ciudad.

La factura del relato sigue las directrices de los escritores del nuevo periodismo, por eso la narración transcurre en medio de escenas, diálogos, descripciones significativas de ambientes y detalles de los personajes y la creatividad en la presentación del tiempo.

Tres fueron los colectivos identificados a través de la investigación: Santa Palabra, compuesto por Johan Castellanos y Cristian Fraga; Cuento Luna, compuesto por Mauricio Barbosa, Leo Vargas y Jaider Rengifo y La Antigua Corporación El Perol, dirigido por Jonathan Lenis  y compuesto por seis integrantes, actualmente se llama la Fábrica Productora Cultural.

El gran referente de narración o cuentería en Cali es el ágora de la colina del barrio San Antonio (leer a continuación del fragmento del primer capítulo). Los antecedentes históricos del este movimiento han hecho que este sea el punto de encuentro de ellos, aunque el origen de esta práctica en Cali, nació en la Universidad del Valle a partir de la práctica de la Corporación el Perol que fue el primer colectivo de narración oral en la ciudad.

Fragmento del capítulo El Desalojo

"En el ágora del barrio San Antonio, unos cuenteros suelen narrar historias los fines de semana, sobre todo en las noches.

Mientras algunos parroquianos van llenando puestos porque pronto comienza el espectáculo, los cuenteros se organizan, miran alrrededor, discuten un momento entre ellos y, justo así, se encaraman en el muro frontal del teatrino y gritan "cueeentoo", "cueeento" de forma prolongada, hasta atraer más visitantes. "Bien puedan, sigan, aqui es VIP, platea, general, más arriba gallinero y por allá barras bravas", dice un narrador oral lleno de humor. La gente apresurada toma asiento.

"El ágora en lo alto de la Colina. Tiene paredes de piedra. No hay techo. Sus cuatro peldaños en forma semicircular permiten a todos sentarse. Arriba de las escaleras, la atmósfera boscosa y la raíces de un arbol gigantesco también sirven de sentadero a más espectadores. El lugar es aledaño a un CAI de la policía, a un romántico mirador, y a la emblemática capilla de San Antonio.

"Se ven familias enteras sentadas alrrededor del parque que parecen decir, niños, párense, vamos donde los cuenteros. Claro, argumentan luego los contadores de historias cuando los ven llenar los escalones del ágora: es que este parche sale mucho más barato que ir a cine o a un teatro. Una mazorca, dos mil pesos, una gaseosa, mil docientos, y cualquier billete de diez mil que se le dé al cuentero, sale, ¿no? La gente ahí lanza una risotada llena de ironía al narrador, quien al instante dibuja en su rostro un rictus de desagrado.

"¡Pilas!, exclama señalando al público, ¡es risa no me gustó!.

"Además de familias se ven galladas de amigos; personas solitarias, extranjeros, muchos niños. La mayoría parece venir a pie. Debieron haber caminado las empinadas calles del barrio San Antonio, símbolo de Cali, el lugar de mostrar a quienes visitan la ciudad, tiene muchas casas con arquitectura peculiar. Grandes portones, largos corredores; es herencia colonial. Por eso muchas de estas viviendas son patrimonio cultural. Otra cosa interesante del barrio, es el aroma bohemio que destila la brisa que recorre sus paisajes. Artesanías, confites, cafés, bares alternativos, grupos de jóvenes agolpados en las esquinas de las calles tomando cerveza, tocando guitarra, aire fresco y gente tirada en el verde prado de la loma, iluminada por la luz anaranjada del alumbrado electrico".

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diez − cinco =

Acerca del Autor

Redacción Noticiero 90 Minutos

El Noticiero 90 Minutos es un noticiero televisivo y de internet radicado en Cali, Colombia, en las instalaciones de la Universidad Autónoma de Occidente, desde donde emite noticias con alcance local y regional para los cuatro departamentos del suroccidente colombiano: Cauca, Chocó, Nariño y Valle.Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en: https://90minutos.co/senal-en-vivo Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/Noti90Minutos y en You Tube: http://www.youtube.com/Noti90Minutos

Noticias Relacionadas