Un premio a la sonoridad

Por Wilmer Zambrano
Melómano, bloguero y twittero – @vanvancito