Sucia y aburridora

El éxito de un debate señores periodistas –y del periodismo mismo-, no está en las preguntas que se formulan, sino en las contra preguntas que surgen de respuestas sosas y prefabricadas.