Viernes, Junio 22 2018

.

Si quiere volver a la A, al América sólo le sirve vencer al Unión

Lo que América de Cali tiene este domingo 18 de enero de 2014 frente al Unión Magdalena en el Campín de Bogotá, en el segundo partido de los cuadrangulares del torneo de ascenso, no son simplemente tres puntos que se puedan conseguir o se dejen ir así como así. No son 90 minutos de un …

Si quiere volver a la A, al América sólo le sirve vencer al Unión

Lo que América de Cali tiene este domingo 18 de enero de 2014 frente al Unión Magdalena en el Campín de Bogotá, en el segundo partido de los cuadrangulares del torneo de ascenso, no son simplemente tres puntos que se puedan conseguir o se dejen ir así como así. No son 90 minutos de un partido más.  ¡No! Es el juego crucial que puede sacar de su propio infierno a los ‘Diablos Rojos’, lugar en el completan ya tres años de frustraciones, desilusiones y desencanto. Por ello, la victoria es la única opción para llegar con probabilidades al siguiente partido con el Deportivo Pereira y afrontar ese tercer cotejo como el que les permitirá soñar con un 2015 en la categoría A.

Luego de ver cómo se cosieron 13 estrellas en el escudo americano, su afición, vapuleada por la tristeza, las burlas y resignada a ver a su equipo en la categoría B, acompañó el jueves anterior incondicionalmente a su escuadra, pero ese juego ante Cortuluá concluyó con 1-1 dejó varias , como fue el común denominador en 2014, en las administraciones de J.J López y de de Luis Augusto García, varias preocupaciones.

Sin embargo, el técnico americano, quien optó por concentrar el plantel en su propia finca, ubicada en Chía y quien está muy convencido de haberle “metido la mano” al equipo, parece que es uno de los pocos que no ha alcanzado a dimensionar la limitada expresión futbolística, tanto en lo técnico como en lo táctico que plasmaron sus hombres, al menos en ese primer juego de los cuadrangulares ante los dirigidos por Jaime De la Pava.

Ese empate a un gol entre los oncenos vallecaucanos fue el más horripilante homenaje a la falta de conciencia de lo que se estaba jugando cada escuadra, toda vez que a primera hora el Deportivo Pereira y el Unión Magdalena sellaron un empate sin goles, que dejó el camino expedito para que cualquiera de los que jugaron el partido de fondo del grupo B, lo hiciera entendiendo que debía dejar el pellejo en la cancha, en procura de una victoria que a la luz de un buen resultado en el segundo partido, se convirtiera en el escaño superado que permitiera poner casi que los dos pies de regreso en la primera división del fútbol colombiano.

Pero no fue así. Mientras Cortuluá que no tiene un compromiso con la historia, hizo un negociazo, América pinchó, porque su obligación era marcar diferencia en la primera fecha.

En la disposición táctica de otros equipos con los que García ha triunfado ha tenido una base estructural con jugadores experimentados, con malicia, con fútbol ‘callejero’, de ese que no traga entero y va para adelante, pero justamente de eso es de lo que adolece en este América y en el intento de aplicar sus conceptos entra en el renglón de lo descifrable, con algunos elementos débiles mentalmente, faltos de seguridad y sin jerarquía.

La nómina americana es limitada en número, técnica y calidad. Nadie niega la voluntad de sus integrantes, pero a las ganas hay que ponerle fútbol, y ahí es en donde América es su propio enemigo.

Sus defensores centrales son lentos, imprecisos, rayan en la torpeza, síntomas que contagian todo el sector de marca, con excepción del arquero ‘Pluto’ Meneses que ha sido uno de los más regulares.

Sus laterales, carrileros, cuando desbordan, en especial Palacios, se repiten en sus salidas sin sorpresa y generalmente sin éxito en los centros o en la llegada al fondo de la raya en donde pierden la pelota, dejando mal parado el equipo y a merced de un contragolpe que “envenene” las ilusiones.

En la mitad de la cancha, ‘El Chiqui’, medio “tacaño” en la propuesta ofensiva, buscando evidentemente no taparse la cabeza y descubrirse los pies, dispone tres hombres de recuperación, esperando que Tapiero sea el diferente de esa terna, pero los rivales ya lo tienen referenciado, y tal como lo hizo Cortuluá, lo anulan con marca escalonada y taponándole la posibilidad de contribuir en el ataque.

Esa situación deja a Urueña como un creativo huérfano, que al sumarle su intermitencia durante los partidos, termina siendo el hombre que a veces sí y casi siempre no logra generar peligro en el área de influencia de sus oponentes.

Y arriba, la llegada de Ayron del Valle es esperanzadora. Sus movimientos son seguros, firmes, pero como todo debutante está ansioso, y América en estos cuadrangulares y ante la dimensión de lo que está en juego para una institución que está sembrada en un terreno que no le corresponde, requiere un goleador de raza, uno que la meta ya, y no un delantero que necesite tiempo para adaptarse y que con su compañero de área, en este caso Feiver Mercado, no se estorben entre sí, como quedó evidenciado en varios pasajes del partido ante el elenco que dirige De la Pava.

De ahí que América despierte por estos días fe, pero más rabias y tristezas que otra cosa entre sus aficionados, que sin embargo, en número cercano a las 17 mil personas fueron a la cancha del Campin en la apertura de estos cuadrangulares de ascenso y que seguro este domingo después de las 3:30 p.m., volverán a alentar a su ‘Pasión’.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

five × two =

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas