Lunes, Septiembre 24 2018

.

¿Será que podemos cambiar?

Absurdo, por no llamarlo más, me parece que fechas y ocasiones especiales se conviertan en excusa para que nos matemos entre nosotros. La intolerancia y la estupidez están servidas a la orden del día cuando una persona agrede a otra por una camiseta o por una mirada. Acaba de terminar el fin de semana en …

¿Será que podemos cambiar?

Absurdo, por no llamarlo más, me parece que fechas y ocasiones especiales se conviertan en excusa para que nos matemos entre nosotros. La intolerancia y la estupidez están servidas a la orden del día cuando una persona agrede a otra por una camiseta o por una mirada.

Acaba de terminar el fin de semana en que se coronó campeón el Deportivo Cali y el saldo fue de 3 de muertos y alrededor de 80 heridos. Si, 80 heridos a raíz de algo que debería ser motivo de alegría, de regocijo de unión, pero en nuestra cultura, pareciera que las alegrías tienen que convertirse en tristezas.

El Director del Hospital Universitario del Valle lo definió como "de locos" enfatizando que hasta el momento este ha sido el fin de semana más violento del 2015. Superó al del día de la madre y al 31 de diciembre, oiga bien, ¡el día de la madre! Y es que históricamente la celebración de la madre se caracteriza por ser los 3 días más violentos del año, ¿absurdo no?

No entiendo porque las personas se tienen que matar en lugar de celebrar y compartir. En el mundial solo pudimos disfrutar de una cerveza durante el primer partido de Colombia, de ahí en adelante, ley seca porque no nos podemos comportar, desmanes, muertos, heridos y todo lo que suele pasar cuando celebramos. ¿Será que no vamos a aprender a celebrar sin matar?

No les parecería súper chévere que se pudieran tomar una cerveza fría mientras observan jugar a su equipo favorito? Es posible y no es difícil, o ¿estaremos condenados a que nos tengan que prohibir todo como si fuéramos niños pequeños que no saben comportarse en público?

Rompamos esa triste tradición violenta que nos persigue y empecemos a compartir como personas civilizadas que somos (¿o no?)

Pd:imagino a los personajes usuales, que no pierden oportunidad para meter la cucharada en los micrófonos, hablaran otra vez de lo único que saben pedir, desarme, desarme y desarme.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + 20 =

Acerca del Autor

Carlos Polanco

Periodista. Nuestro lugar común será ese momento en que no estamos de acuerdo. Fui testigo mudo del orden público por los últimos 6 años desde las instituciones, ahora puedo opinar. Consejo gratuito: sostenga fuera del micrófono lo que valientemente dice frente a él. Actualmente estoy en el sector privado y lo que digo acá solo me representa a mi. No insista aquí no se fia.

Noticias Relacionadas