Sangre, mentiras y votos

La triste realidad de Buenaventura es un problema cíclico al que todos los políticos le han sacado votos, los narcos plata, y los bandidos desangrado a sus habitantes. Qué horror!