Lunes, Octubre 21 2019

.

Rompe tu silencio: Feminicidio, un flagelo que no da espera. Segunda entrega

“Tuve tres episodios de violencia física y unos seis meses de violencia psicológica”: María Fernanda Penilla.

En muchas ocasiones, hasta que no se toca fondo es que no se reacciona, y es una situación en la que quizá todo ser humano ha estado envuelto. Aunque existan señales de que algo no va del todo bien, la terquedad o incluso la esperanza de que cambie todo puede dejar a la persona cara a cara frente a la muerte. Esto fue lo que ocurrió con María Fernanda Penilla, Directora de la Biblioteca Departamental, quien vivió una relación que estuvo a punto de matarla.

“Tuve tres episodios de violencia física, y unos seis meses de violencia psicológica, pero en la última agresión estuve muy cerca de la muerte. Ahí entendí que yo no quería morir así” expresó María. Y es que en Cali en lo que va corrido del año se han presentado 9 feminicidios según la Alcaldía, que sumados a los de los municipios cercanos asciende a 20.

La subintendente Edna Rocío Ordóñez manifestó: “La mayoría de feminicidios que suceden ya vienen antecedidos de unos ciclos de violencia, por ello la invitación a las mujeres es que aprendan a detectar estas situaciones, pues muchas veces creemos que las amenazas no se van a cumplir”.

La dependencia económica y emocional son factores que juegan en contra de la decisión de denunciar a quien está amenazando de muerte o poniendo en riesgo la vida de la mujer. Incluso aún visos de una cultura machista siguen muy marcados en la cultura, por lo que puede llegarse a la re victimización haciendo que la persona se sienta culpable de todo lo que le está pasando.

“Cualquier cuestionamiento a la virilidad o a la masculinidad tiene un refuerzo vía violencia frente a las mujeres” explica Lina Buchelli, contextualizando respecto a la importancia de una educación no machista. Lo más preocupante del caso es que existen mujeres que han sido formados bajo este precepto y por ello normalizan ese tipo de conductas.

Así pues, según Juan Pablo Tehelen, médico familiar: “Si la mujer comienza a aislarse de su grupo familiar y de las personas que le generan protección, además de evitar salidas o todo tipo de contacto que el agresor le prohíbe hacer, son síntomas claros de violencia intrafamiliar”.

*Espere mañana la tercera entrega del informe en la emisión de la 1:00 p.m. a través de nuestra señal en Telepacífico y nuestras plataformas digitales.

Le puede interesar:

“Rompe tu silencio”: Feminicidio, un flagelo que no da espera. Primera entrega

Acerca del Autor

Noticias Relacionadas