Domingo, Diciembre 8 2019

.

¿Quién es Arnoldo Palacios, el escritor homenajeado en la Feria del Libro de Cali?

El escritor chocoano, autor de Las estrellas son negras’ y ‘Buscando mi madredios’ tendrá un sitio especial durante la Feria Internacional del Libro de Cali, que comenzará el 10 de octubre.

El escritor chocoano, autor de Las estrellas son negras’ y ‘Buscando mi madredios’ tendrá un sitio especial durante la Feria Internacional del Libro de Cali, que comenzará el 10 de octubre.

Arnoldo Palacios, ese sabio escritor chocoano que murió hace cuatro años, era un economista de las palabras. Como el excelso poeta que fue, Palacios navegaba en la duda de la pertinencia de cada palabra que asegurara el éxito de un escrito. Hace unos años le dijo a la revista Arcadia que esa intuición le venía del habla de su raza, que consideraba era la misma que se utilizaba desde hace 500 años. Para el escritor esa lengua que parece un dialecto se ha conservado a lo largo del tiempo por culpa del analfabetismo y por eso, quizás, allí estaría la razón para que los negros no escribieran ni leyeran y hablaran todavía como el amo español. 

Así era Palacios, siempre mordaz, crítico, sin pelos en la lengua. Daniel Mera, sociólogo y líder de la Fundación Color de Colombia, recuerda su primera aproximación a la obra del gran escritor. “Primero fue el descubrimiento de su talento. En la Biblioteca Nacional, leyendo Sábado de los años cuarenta del Siglo XX, encontré un artículo del joven Arnoldo Palacios sobre el dirigente liberal Adán Arriaga Andrade. Sofisticado, informado, con chispa satírica, cautivante. Una pluma así en una publicación capitalina, de un tipo criado en la periferia, era un hecho extraordinario”.

Palacios nació en 1924 en Cértegui, un pueblito perdido del centro chocoano que solo se convirtió en Municipio en el año 2000. Su talento para convertir las letras en sus mejores amigas comenzó a aflorar desde muy chico. A los catorce años, cuando una prima suya falleció, el sentido homenaje que le prodigó causó admiración entre sus familiares. 

A pesar de verse afectado por una poliomielitis desde los dos años que lo obligó a utilizar muletas toda su vida, el intelectual chocoano nunca se amilanó. Por el contrario encontró en esa limitación el empuje necesario para encontrar en la lectura y los primeros escritos aquella fuerza que lo iba a impulsar por el camino de la intelectualidad. “En Cértegui había un librito que se llamaba ‘Lecturas escogidas’ que pasaba de mano en mano. Ahí comencé a leer, no había más. Tenía las hojas desprendidas, pues lo había leído todo el mundo. Y también leía un periódico, ABC, que llegaba de Quibdó. Mi padre leía mucho, periódicos y revistas”, recordó el maestro a la revista Bocas en el 2015.

Este hombre que durante mucho tiempo permanecía sentado en las afueras de su casa, viendo pasar la gente, mirando a los mayores tomar café y oyendo sus chistes y chismes, aprendió el valor de  escuchar y observar. Sí, esos dos valores al que acuden los grandes escritores y que el maestro de la crónica Martín Caparros llama las armas del periodista.

Después de una junta familiar que autorizó su partida, Palacios viajó a Quibdó a iniciar el bachillerato, un año más tarde emprendía un viaje a Bogotá donde estudió becado en el Externado Nacional Camilo Torres. Su talento lo condujo a la revista Sábado, bajo la dirección de Plinio Mendoza Neira. Cuando regresó a Quibdó descubrió a Manuel Saturio Valencia, un negro chocoano, revolucionario que fue fusilado en 1907 por amenazar con incendiar a Quibdó. En ese personaje descubrió el fuego que precisaba su escritura y entonces decidió hacer unos relatos cortos y una obra de teatro alrededor de la vida de Saturio.

Después de terminar una de sus obras cumbre,  ‘Las estrellas son negras’, la víspera del 9 de abril de 1948, Palacios viajó a París gracias a  una beca del Congreso para estudiar lenguas clásicas en la Sorbona. En la tierra de Gustave Flaubert, Guy de Maupassant y Víctor Hugo, el chocoano vivió la efervescencia de la rebelión colonial. Conoció de cerca los movimientos de izquierda e hizo suya la causa de la emancipación negra a través del conocimiento. Francia se convirtió en su nueva casa. Su novela fue traducida a varios idiomas, se casó con Beatriz, aristócrata francesa y madre de sus tres hijos. Allá fue más reconocido que en su tierra natal. Su historia apenas se conoce en algunos espacios intelectuales y es por eso que la Feria Internacional de Literatura de Cali, que se realiza en la zona del Bulevar de Cali y Paseo Bolívar, le tiene un espacio reservado al gran escritor chocoano.

“Cuando publiqué ‘Las estrellas son negras’ me llamaron a una conferencia en la Biblioteca Nacional y yo no sabía que eso era tan importante y salí por primera vez en una foto en el Liberal. Y luego me gané una beca del Congreso para estudiar en Europa. Como al negro nunca le daban nada, Diego Luis Córdoba metió un mico en la ley para que las becas llamadas César Conto cobijaran al Chocó. Entonces fuimos dos por el Chocó, un blanco y un negro. Y llegué a París y tuve mis relaciones siempre de izquierda. Era la época de las guerras de independencia en África, de Vietnam. Estaba en Italia para viajar a Egipto cuando me nombraron delegado al Congreso Internacional de la Paz en Varsovia. Allá hablé y cuando volví ya no tenía beca”, recordó Arnoldo Palacios en el libro ‘Grandes entrevistas con grandes escritores’.

El autor de ‘Cuando yo era joven’, ‘La Selva y la Lluvia’, ‘El duende y la guitarra’ y la autobiografía ‘Buscando mi madredios’ tendrá un espacio ganado en esta fiesta del libro de la capital del Valle.

Juan Camilo Sierra, director de la Feria, explica que justamente como Francia es el país invitado a este encuentro que se llevará a cabo entre el 10 y el 20 de octubre, habrá un gran homenaje al escritor y periodista que vivió una gran parte de su vida en el país europeo. Sierra recuerda que es la oportunidad de conocer la obra de este gran intelectual afro, redescubrir sus novelas, apreciar su calidad y recuperar parte de la historia del país. Y es que Palacios dejó un legado pleno de elementos urbanos, pero que no marginó la descripción de los paisajes boscosos, las olas del mar, la brisa que acaricia las riberas y costas chocoanas. En la obra del intelectual quedó por siempre las ataduras sociales a sus ancestros, la injustica y la lucha de un pueblo por recuperar y conquistar su identidad.

Justamente para celebrar su vida y obra se tienen programadas conferencias en la que participará uno de sus hijos, Pol Palacios, y académicos expertos en la herencia literaria que dejó el escritor. También se llevarán a cabo talleres de escritura creativa basados en su obra. Y se presentará una nueva edición de su obra ‘Buscando mi madredios’, que será publicada por Planeta.

Será entonces la Feria Internacional del Libro de Cali el momento para que comencemos a pagar la deuda que tenemos con Arnoldo Palacios. Ahora vale la pena recordar a Óscar Collazos, ese otro enorme escritor chocoano que curiosamente falleció el mismo año que Palacios, cuando hace nuevo años, al recordar ‘Las estrellas son negras’ dijo: “celebré que la novela hubiera sobrevivido felizmente a las conspiraciones del tiempo y a las acechanzas del olvido, que su pesada carga documental no la hubiera convertido en simple expediente sociológico. En fin, celebré que siguiera siendo una conmovedora obra literaria”. 

 

DÍAS CLAVES PARA NO PERDERSE DEL HOMENAJE AL ESCRITOR

Miércoles 16 de octubre. Charla sobre prácticas mágico-religiosas en la obra de Arnoldo Palacios, a cargo de Jenny Valencia.

Lugar: Auditorio Cali Lee, de 3:00 p.m. a 3:45 p.m.

 

Jueves 17 de octubre. Taller de escritura creativa basado en la obra de Arnoldo Palacios, a cargo de Yaír Cuenú y Jorge H. Medina.

Lugar: Aula Geup, de 6:00 p.m. a 8:00 p.m. 

 

Viernes 18 de octubre. Arnoldo Palacio en la escuela: experiencia de la lectura de la obra de Arnoldo Palacios en el colegio Jefferson a cargo de Jenny Valencia.

Lugar: Auditorio Mariela del Nilo, de 11:00 a.m. a 12:00 m.

 

METADATOS

La Secretaria de Cultura de Cali, Luz Adriana Betancourt precisó que este año estarán abiertos al público nueve pabellones de oferta comercial de libros y elementos afines al libro y la lectura para los visitantes.

Francia, país invitado de honor, tendrá su pabellón especial, pero también estarán presentes la Universidad del Valle, con el Valle y sus Letras, una sala de promoción de lectura de Comfandi dedicada al ‘Principito’ y una carpa de Mi Comunidad es mi Escuela, el proyecto bandera de esta Administración. 

También habrá cuatro auditorios, se utilizará la Retreta del Paseo Bolívar para encuentros de lectura y se contará con dos cafeterías.

634 invitados especiales atenderán presentaciones de libros, conversaciones, recitales, foros, talleres y encuentros con el público

Cerca de dos mil millones de pesos se invirtieron en la realización de esta Feria Internacional del Libro de Cali.

Le puede interesar:

Rueda de prensa de Feria Internacional del Libro deja muchas expectativas entre los caleños

Acerca del Autor

Noticias Relacionadas