¡Qué lidia!

No saben acaso los colombianos que las reses se engordan con anabólicos y esteroides. Que comerse un filete de novillo robusto, es como ingerir la macana asada de un fisicoculturista.