Jueves, Junio 21 2018

.

Política y colon irritable

El intestino irritable, según estudios, es más frecuente en aquellas personas que eluden el riesgo, que tratan de evitar conflictos o son conflictivas, y necesitan mucho de la estima del otro. Cuando algo de todo esto falla, estas personas somatizan por el intestino.

Política y colon irritable
Crédito de foto: David Vega especial para 90minutos.co

“A veces son precisamente las ideologías por los cuales mueren las personas, las que les imposibilitan vivir y trabajar juntos.” Anónimo

Las épocas electorales no vienen solas. Vienen con su estrés. Las redes sociales son el mejor termómetro…de una sociedad descompuesta y que descompone su salud física y emocional.

Una de las patologías, ejemplo de ello, es el llamado “Colon irritable” o “intestino malgeniado”. Así se le conoce a uno de los flagelos más complejos del ser humano contemporáneo, por su componente emocional o factor asociado. Por estos días, una de las mayores causas de consulta.

Clínicamente se conoce como Síndrome de Intestino Irritable, SII, y afecta a dos de cada tres personas. Es la segunda causa de ausentismo laboral, después del resfrío o gripe. Si bien se trata de un trastorno totalmente benigno, es un verdadero “dolor de cabeza” o el “coco” para los médicos generales y gastroenterólogos.

Lea también:

El licor y el exceso de comida, principales causas de intoxicación en navidad

El médico sabe que detrás de este mal hay un estado emocional alterado. Y el paciente ni lo acepta. ¡Ni lo entiende! Tal y cómo se ve en las redes sociales por estos días. Lenguaje violento, insultos, intolerancia, descalificaciones…“guerras intestinas.”

El síndrome del intestino irritable es un problema crónico caracterizado por dolor abdominal asociado a disfunción intestinal. El dolor o malestar abdominal, son recurrentes y se asocian con  un cambio en la frecuencia de las deposiciones.

El 80% de los pacientes con colon irritable (intestino irritable) deambula de consultorio en consultorio, en busca de una causa física a su problema, sin saber que la causa y la solución, están en ponerle fin al estrés y unos hábitos de vida saludable.

El examen del abdomen casi siempre es normal, aunque puede haber dolor leve y mal localizado en los cuadrantes inferiores. El diagnóstico se basa en la historia del paciente, y no hay pruebas diagnósticas específicas.

Muchos años les llevará a las personas sobrevivir con el dolor de estómago, ardor, flatulencias, diarrea e inflamación abdominal, que caracterizan el síndrome de intestino irritable (SII). Y sus manifestaciones, en las crisis de estrés, no solo angustian a quienes lo padecen, sino que hace más complejo el abordaje médico.

Es una condición frecuente y costosa que se asocia con un significativo deterioro de la salud relacionado con la calidad de vida y la reducción de la productividad en el trabajo.

Según los especialistas, es muy complejo tratar un trastorno del cual no se puede identificar con exactitud la causa. Por lo general son pacientes desesperados y ansiosos en busca de una solución. Tienen recaídas frecuentes y por eso se la pasan de médico en médico y de tratamiento en tratamiento.

La mayoría de los tratamientos están dirigidos a los síntomas predominantes y en el momento que estos se presentan. La estrategia terapéutica del trastorno requiere el establecimiento de una buena relación entre el médico y el paciente desde la primera consulta.

Aunque hay pacientes con largos períodos de recuperación, otros hacen procesos crónicos más reacios a las mejorías. No se trata de una enfermedad, sino de un trastorno funcional y que resulta muy molesto para quien lo padece.

Junto con el tránsito digestivo lento, el colon irritable es uno de los trastornos digestivos funcionales, más comunes. Se estima que en ocho de cada diez colombianos que padecen una de estas alteraciones, está el estrés asociado de manera directa.

Por ser tan persistentes los síntomas, los pacientes se angustian, pues tienen el convencimiento de que se trata de una enfermedad grave que el médico no ha podido identificar. Esto los sume en períodos de angustia, que son, también, difíciles de manejar y que disparan o exacerban los picos de estrés, como puede estar ocurriendo es este periodo de tanta polarización electoral.

Lea también:

¿Depresión navideña o estrés psicosocial?

Estudios que han explorado entre las causas del mal, han encontrado, por ejemplo, que el síndrome es más común en las personas con características de personalidad muy particulares. Aquellas que eluden el riesgo, tratan de evitar conflictos o son conflictivas, y necesitan mucho de la estima del otro, son más propensas a tener la alteración. Cuando algo de todo esto falla, estas personas somatizan por el intestino.

Es estos tiempos de tanta pasión electoral, es muy importante el tiempo para el esparcimiento, el descanso, la diversión. Promover la resolución de las dificultades emocionales, ya que la intensidad de los síntomas depende en mayor o menor medida del estrés emocional.

Si padece esta alteración, lo más recomendable sería abstenerse de visitar las redes sociales o deshacerse de las pasiones políticas. Y, si en últimas, es adicta a las redes sociales, absténgase de difundir y menos de comentar publicaciones políticas, a fin de evitar más conflictos que la indispongan y compliquen su estado emocional y su salud.

Por estos días, por salud mental y física, evite las redes sociales. No indisponga, no se indisponga…cuide su colon.

La opinión de los blogueros no refleja el pensamiento editorial de 90minutos.co

Le puede interesar:

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

five + fifteen =

Acerca del Autor

Humberto Pupiales

Periodista de la Universidad de la Sabana de Bogotá. Maestría en Periodismo, en Buenos Aires, Argentina. Ejerce el periodismo científico desde hace 15 años. Actualmente es el Jefe de Comunicaciones y Prensa del Centro Médico Imbanaco de Cali

Noticias Relacionadas