Columnas

La sangrienta cuota ambiental del Valle

El activismo por la protección de la tierra y su hábitat se convirtió en una actividad mortal en el pacífico colombiano. Solo el año pasado fueron asesinados cuatro líderes ambientales de esta región del país. ¿Quiénes eran?

La sangrienta cuota ambiental del Valle

El activismo por la protección de la tierra y su hábitat se convirtió en una actividad mortal en el pacífico colombiano. Solo el año pasado fueron asesinados cuatro líderes ambientales de esta región del país. ¿Quiénes eran?

Compartir

Por: Gustavo Orozco, politólogo y experto en temas de seguridad.

El 2020 no pudo ser un año peor para los líderes en Colombia y especialmente para los ambientalistas. En esa cruda lista de 310 activistas asesinados en nuestro país, el pacífico vallecaucano estuvo con un doloroso aporte a esa estela sangrienta.

Y 2021 arrancó con una penosa noticia que le dio la vuelta al mundo: las amenazas que recibió Francisco Vera, un niño ambientalista de apenas 11 años de edad. Al parecer, el menor fue amenazado por un tuitero el pasado 17 de enero y desde entonces las autoridades ofrecieron una recompensa de $10 millones para identificar al agresor. Del niño, se sabe que su activismo gira en torno a la protección del territorio donde vive y exigirle al presidente Iván Duque que garantizara la conectividad de todos los territorios del país, para facilitar las clases virtuales.

El Valle del Cauca y el litoral pacífico no han sido ajenos a ese fenómeno. Cali (Valle), Nuquí y Quibdó (Chocó) fueron las ciudades donde las balas de los criminales cegaron las vidas de Jorge Enrique Oramas, Jaime Eduardo Monge, Juana Perea Plata y Harlin David Rivas Ospina.

A ellos no solo los unió su activismo ambiental, sino hasta las circunstancias de sus muertes. Por ejemplo, los dos ambientalistas caleños (Oramas y Monge) fueron asesinados en el corregimiento Villacarmelo, un centro poblado rural ubicado en las inmediaciones de los Farallones de Cali, uno de los santuarios naturales de la cordillera occidental donde florecen bosques y nacen ríos.

Jorge Enrique Oramas fue asesinado el 16 de mayo de 2020 en Villacarmelo, donde vivía desde hace 15 años y aunque nunca perteneció o lideró una Junta de Acción Comunal, JAC, su amor y protección por las semillas orgánicas y rechazo por las transgénicas, hizo que fuera identificado como un ambientalista neto.

También puede leer: 

https://90minutos.co/construyes-o-destruyes-22-01-2021/?doing_wp_cron=1611862871.4825339317321777343750

La muerte se paseó nuevamente por los Farallones de Cali el 16 de agosto de ese mismo año, cuando un sicario disparó contra Jaime Eduardo Monge, de 62 años de edad y reconocido líder ambientalista que promovió el proyecto Pachamama y miembro de una organización campesina del sector.

Sobre Juana Perea Plata y Harlin David Rivas Ospina, las víctimas mortales de Nuquí y Quibdó (Chocó) es evidente su activismo ambiental. La primera era reconocida opositora al puerto de Tribugá, y el segundo pertenecía a la Red Nacional Jóvenes de Ambiente. Ambos fueron baleados por sicarios.

Cualquier vida importa, más allá de su condición o activismo, pero en el caso concreto de los líderes ambientales del Valle y el Pacífico asesinados, duele que ocurran en territorios que abiertamente se tomaron los criminales, ante la indiferencia de las autoridades.

Para empeorar este triste panorama, en julio de 2020 la ONG británica Global Witness, reveló un informe con el Ranking de los países donde más asesinan líderes ambientales. Colombia quedó en primer lugar y con una cifra record en 8 años; 64 líderes ambientales fueron asesinados en el 2019 en el país.

Estas son algunas de las conclusiones de ese doloroso informe:

• 45 (70,3%) de los asesinatos ocurrieron porque la víctima se opuso a la apropiación de sus tierras para actividades contra el medio ambiente. Según la ONG la responsabilidad fue de los grupos armados.

• Del 2018 al 2019, los asesinatos de estos líderes aumentaron en un 166%, teniendo el año anterior 24 decesos.

• También relacionan este aumento con la mala implementación del Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS) del Gobierno Nacional. Razón por la que 14 de ellos, según la ONG, fueron asesinados porque apoyaban y promovían la sustitución de cultivos ilícitos.

• 3 de los asesinatos se le atribuye a la minería ilegal.

• 2 departamentos del Pacífico en el 2019, ocuparon el primer y el tercer lugar de los departamentos con mayor número de asesinatos de líderes ambientales: Cauca y Nariño con 25 y 8 asesinatos respectivamente.

• Nariño y Valle del Cauca están entre los departamentos de Colombia que concentran el 83% de la coca sembrada (en hectáreas) con 36.875 y 2.313 respectivamente.

• Como se afirma en el artículo de Mongabay Latam “los criminales aprovecharon las restricciones de movilidad para asesinarlos, incluso, en sus propias casas. Frente a este panorama, se esperaba que el 2020 se cerrara con la ratificación del Acuerdo de Escazú en el Congreso colombiano, pero este acuerdo internacional que promueve la transparencia, el acceso a información ambiental oportuna y la protección de los líderes ambientales ha sido continuamente aplazado”.

• En el 2020, Indepaz registró 310 líderes sociales y ambientales asesinados. 4 de ellos son líderes ambientales que pertenecían a los departamentos del Pacífico.

Le puede interesar: 

https://90minutos.co/cuerpos-desobedientes-blog-lizandro-penagos-26-01-2021/?doing_wp_cron=1611862867.9550540447235107421875

Lee más noticias

Columnas

Golpe a la democracia

Las suspensiones de los alcaldes de Ibagué y de Medellín son un golpe a la democracia, a la voluntad popular y a la constitución política.

Golpe a la democracia
Especial para 90minutos.co

Las suspensiones de los alcaldes de Ibagué y de Medellín son un golpe a la democracia, a la voluntad popular y a la constitución política.

Compartir

Las suspensiones de los alcaldes de Ibagué y de Medellín son un golpe a la democracia, a la voluntad popular, pero, sobre todo, a nuestra constitución política. El estado de derecho tiene unos principios que han sido violentados por parte de la decisión de la suspensión de la procuradora, Margarita Cabello.

La participación en política de los funcionarios públicos es un delito, por tal motivo, la Procuradora debía buscar la manera de que; si en sus investigaciones existiesen pruebas contundentes y sin ningún manto de duda que estos dos funcionarios de primer cargo municipales estaban ejerciendo labores que no estaban dentro de sus funciones; debía generar era una investigación penal para que fuese la Fiscalía General de la Nación y los jueces de la República quienes determinaran las sanciones para estos.

Artículo relacionado

Todo esto con base a la reiterada jurisprudencia y los precedentes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos; frente a que la Procuraduría General de la Nación no tiene la capacidad de sancionar a los funcionarios públicos elegidos por voto popular, es decir; la procuradora Margarita Cabello equivoca el trámite y sobrepasa su competencia como Procuradora General de la Nación.

Tampoco podemos decir que fue equilibrada la sanción para estos dos alcaldes. Por las razones conocidas en los últimos días, tanto funcionarios públicos como altos funcionarios, y hasta miembros de las fuerzas militares; participaron abiertamente en política, según el mismo rasero que está usando la Procuradora; también tenían que ser sujetos de sanciones para que primara uno de los derechos de todos los colombianos; que es el derecho a la igualdad, siendo incluso, igual de inapropiado e incompetente para tal formal.

Artículo relacionado

Sin embargo, su decisión da indicios de que lo que le quieren hacer al alcalde Quintero es, a través de cualquier medio, sacarlo del camino político, que; a todas luces, ha generado un apoyo masivo tanto en plazas, como en la opinión pública.

Lea también: Una copa de oportunidades

Es hora entonces de defender la democracia, de defender a la constitución, de defender la ley y decirle a Margarita Cabello que se ha equivocado; y que a través de los medios legales y a través de la independencia de los jueces de la república, en los cuales confiamos; se reversará la decisión y el alcalde de Medellín y de Ibagué volverán a sus funciones como lo dictaminaron sus municipios, la ciudadanía y, sobretodo; con la claridad de que no fue una decisión en derecho y tampoco en justicia.

Otras noticias:

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

¡Intervención urbana con cerámica en las escaleras de La Estrella de Siloé!

Siloé es uno de los escenarios donde todo esto es posible, particularmente en La Estrella, que ya tiene recorrido con escaleras y un mirador privilegiado hacia la mayor parte de Cali.

¡Intervención urbana con cerámica en las escaleras de La Estrella de Siloé!
Especial para 90minutos.co

Siloé es uno de los escenarios donde todo esto es posible, particularmente en La Estrella, que ya tiene recorrido con escaleras y un mirador privilegiado hacia la mayor parte de Cali.

Compartir

Los desarrollos populares están a la altura de los grandes monumentos como destinos turísticos. Con el respaldo de intervenciones urbanísticas, sensibles con los contextos y las historias, podemos hacer que haya nuevas paradas obligadas para el turista, distintas a las de siempre.

Le puede interesar: Futura estrella Michelin en Cali: Casa Jorge Isaacs

El ejemplo principal es la Comuna 13 de Medellín, que cuenta con un recorrido institucionalizado a través de los grafitis, con espacio para hacer deporte, con espectáculos musicales y de otras artes. Los recorridos no solo activan la economía del sector, sino que dignifican a quienes han empezado a participar. Los ojos del mundo están en estos lugares, y sus habitantes saben que hacen parte del resto del mundo.

Otro excelente ejemplo son las escaleras de Selarón, que toman su nombre del artista chileno Jorge Selarón. Esto queda en Lapa, un sector vibrante de Río de Janeiro, y se ha convertido en un ícono mundial, no solo a nivel turístico sino por el uso creativo y total de la cerámica. La obra está en constante transformación desde 1990 y es una foto obligada para los visitantes. Esta intervención urbanística a partir del arte es un argumento más para disfrutar de la historia y para visitar la ciudad.

Artículo relacionado

La inversión en hacer que sea bonito, seguro y tenga espacios de recreo es muy poca comparado a lo que podemos obtener en una ciudad como Cali. Siloé es uno de los escenarios donde todo esto es posible, particularmente en La Estrella, que ya tiene recorrido con escaleras y un mirador privilegiado hacia la mayor parte de Cali.

Conozcamos un poco de la historia de las escaleras. Desde inicios del siglo XX, los pobladores del sector levantaron sus casas con cartón, guadua, bahareque. El barrio creció de manera espontánea y comunitaria, y para toda la ciudad era un pesebre a la distancia. El profesor Alberto Marulanda Palacios fue el que tomó esta idea y propuso rematarla con la instalación de un lucero.

Le tomó 10 años reunir el dinero para construir un pentágono de guadua y gestionar su instalación en aquel tanque de las entonces Empresas Públicas de Cali. Aunque se opuso inicialmente, el gerente Julio Mendoza Durán prestó el tanque, contribuyó con una estructura metálica más resistente y alimentó el lucero con el alumbrado público. En diciembre de 1973 fue inaugurada, y se empezó a ver desde cualquier parte de la ciudad, cada que Cali encendía su alumbrado público. Desde entonces, el único gran cambio para la estrella ocurrió en 2007, cuando pasó a tener 16 puntas y veinte metros de altura.

Artículo relacionado

Tenemos todos los ingredientes para que una intervención urbana con cerámica en las escaleras de La Estrella se convierta en un ícono mundial también, del que podemos estar orgullosos los caleños. Como el Park Güell, o como en la antigua Mesopotamia. Con diseños alusivos al barrio, a la música. Con más decoración en el tanque que queda al lado de la estrella. Imaginemos que las escaleras se convierten en un nodo para que artistas de todo tipo exploren su arte y lo ejecuten. Un lienzo en blanco, con la ciudad de fondo. Otra parada obligada en Colombia y en Suramérica. Y si puede ocurrir en Siloé también podría ocurrir en otras partes de las comunas 1, 20 y 18.

La colaboración de los colectivos en los barrios de ladera harían que unas futuras intervenciones urbanísticas no partan desde cero. Ellos ya aman a su barrio, lo conocen y ya están apostando por su potencial. Solo se requiere invertir en una experiencia cómoda y segura, y en masificarla.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Por una Cali de talla internacional

Hace poco los Panamericanos Juniors nos pusieron en la órbita mundial; no cabe discusión, tenemos con qué ser una talla internacional.

Por una Cali de talla internacional
Especial para 90minutos.co

Hace poco los Panamericanos Juniors nos pusieron en la órbita mundial; no cabe discusión, tenemos con qué ser una talla internacional.

Compartir

Sin duda, en Cali hemos estado acostumbrado, durante décadas, a recibir artistas de talla mundial, eventos deportivos y culturales, que dejan en alto nuestro nombre ante el mundo. Hace poco los Panamericanos Juniors nos pusieron en la órbita mundial; no cabe discusión, tenemos con qué ser una talla internacional.

Sin embargo, en los últimos días y tras el concierto de Maluma en Medellín, el cual desbordó las expectativas de sus asistentes, medios de comunicación y conocedores culturales, nos preguntamos si en Cali estamos en esa misma capacidad.

Artículo relacionado

Y la verdad creería que la respuesta se encuentra rápidamente. Sí, nuestra capital sí cuenta con los escenarios disponibles para atender la necesidad de un evento de esa magnitud. Sí, Cali sí cuenta con una capacidad hotelera que permita el arribo de miles de personas. Sí, Cali cuenta con una infraestructura cultural y social que permite la diversión de muchos en los días previos y posteriores a los eventos.

Entonces, ¿por qué no lo hemos vuelto a tener? Nos hemos acostumbrado a que la Feria de Cali sea nuestro gran evento cultural. El Petronio Álvarez representa la cultura de nuestro pacífico y también es un atractivo. A eso, sumarle el Festival Mundial de Salsa empieza a volverse paisaje.

Artículo relacionado

Quizá, para algunos, los temas de orden público puedan parecer piedras en el zapato que impida la llegada masiva de turistas y nacionales para un evento de este tipo. Pero no lo es. De serlo, en los próximos meses no tendríamos un Campeonato Mundial de Atletismo donde recibiremos más de 3 mil atletas de todo el mundo.

Entonces, ¿Por qué no nos unimos como dirigentes, jóvenes, caleños, amigos, empresarios, a traer un evento que vuelva a vislumbrar a Cali ante el mundo? Ahí es donde creo que no tenemos una ventaja ante ciudades como Medellín y, quizá, la misma Barranquilla. Nos hace falta unirnos más como ciudad.

Lea también: Una campaña electoral con base a las ideas

Los problemas sociales de los últimos años si algo han evidenciado en Cali es la gran ruptura que tenemos como pueblo. Las distancias emocionales que generan las estratificaciones y la poca capacidad de resiliencia que existen en algunos sectores, provocan que nuestros eventos sean para determinadas poblaciones y no para todo un colectivo.

Sí, Santiago de Cali sí tiene cómo ejecutar proyectos que permitan la realización de eventos de mucha más altura que lo vivido el pasado fin de semana en Antioquia, pero hay que hacer un llamado a la colectividad y no a la particularidad.

Somos la capital mundial de la salsa. Somos calor, calentura, brillo, armonía y sabor y eso debe ser nuestro denominador común para poder presentarle al mundo una carta distinta a la hoy acostumbrada por los medios de comunicación. Está en nuestras manos que volvamos a subir de talla y que el mundo baile a nuestro ritmo.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: