Columnas

Laura: primera y cuarta

Estrenó Caracol la serie Laura, la Santa colombiana y se encendió la polémica que suscitan todas las producciones audiovisuales biográficas: qué es verdad y qué es mentira, qué fue real y qué es ficción, qué es fidedigno y qué adaptación, qué es historia oficial y qué tradición oral. Todas discusiones vanas, porque lo único cierto […]

Laura: primera y cuarta

Estrenó Caracol la serie Laura, la Santa colombiana y se encendió la polémica que suscitan todas las producciones audiovisuales biográficas: qué es verdad y qué es mentira, qué fue real y qué es ficción, qué es fidedigno y qué adaptación, qué es historia oficial y qué tradición oral. Todas discusiones vanas, porque lo único cierto […]

Compartir

Estrenó Caracol la serie Laura, la Santa colombiana y se encendió la polémica que suscitan todas las producciones audiovisuales biográficas: qué es verdad y qué es mentira, qué fue real y qué es ficción, qué es fidedigno y qué adaptación, qué es historia oficial y qué tradición oral. Todas discusiones vanas, porque lo único cierto es que el cine, la televisión, la literatura, y en general las artes, son solo verosímiles. Y para el caso de la pantalla, aproximaciones a la historia con dramaturgia, es decir, con puntos de vista, criterios, enfoques, intenciones y estrategias narrativas particulares, que atienden los principios de esa particularidad humana que atañe a la costumbre de contar historias. En suma, una ficción documentada, como bien lo advierte el canal.

Mucho de estrategia publicitaria tienen estas polémicas, que para el caso de la Santa paisa incluyen la demanda de una congregación de monjas inconforme con el guión, la imagen de un fantasma en el set de grabación de la serie y las observaciones del cura biógrafo de Laura Montoya Upegui. A pesar de lo anterior, y de una campaña de expectativa bien montada, ocupó el cuarto lugar en el rating (7.6), detrás de Lady, la vendedora de rosas (14.2); Diomedes, el Cacique de la Junta (14.1); y Desafío India (11.6), el único de los productos que se sale del carácter biográfico.

Le contrapone Caracol con esta miniserie (26 capítulos), una heroína a dos antihéroes. Porque Lady y Diomedes, se mueven entre las dos orillas. Son héroes y antihéroes. Esas vidas tobogán, donde hay crestas y abismos, pobreza y riqueza, amores y odio, actos de fe y de locura, bien y mal, admiración y perversión, pero sobretodo, truculencia, infidelidad, delito, alcohol, drogas y muerte.

Alejados de narcos y prepagos -jamás olvidados- los canales privados le apuestan a historias basadas en la vida de personajes públicos. Personajes que se destacaron para bien o para mal en su entorno. Y para que una historia merezca ser contada debe tener ciertos matices, como los argumentos que bien definen Pérez y Balló: Viaje a la busca del tesoro, Retorno al hogar, Fundación de una nueva patria, El amor redentor, El amor prohibido, La venganza, El mártir y tirano, Lo viejo y lo nuevo… y otros tantos que confirman que una vida plana no tiene historia y que ha sido obsesión cinematográfica y televisa, contar aquellas de los seres que por alguna razón trascienden.

Hecha la salvedad que por poco acaba con este espacio, es menester decir que Laura, la Santa colombianaes una serie de época con varios aciertos. El primero, de carácter técnico, es que fue grabada con óptica de cine y ello entrega una textura diferente. Una calidez fortalecida con un balance preciso entre la luz natural y la iluminación artificial. Una imagen sublime, casi divina. El segundo, también en la misma línea, es la fotografía. Los planos, los encuadres, los movimientos de la cámara, están pensados para que los escenarios naturales en los que fue grabada (Santafé de Antioquia, La Ceja, El Retiro y Medellín), terminen convertidos en hermosos cuadros costumbristas, llenos de información e historia. Si uno de los objetivos de la producción era resaltar la belleza del paisaje antioqueño, lo logran con creces.

Mención particular merecen el vestuario y la ambientación, que con una tramoya excepcional que se vale de acertados movimientos del dolly y una perspectiva de la grúa que magnifica el escenario, alcanzan  un grado de exquisitez que enaltece la puesta en escena. La pretensión estética es evidente. En el carriel y en los peinados, en el vestido y en la alpargata, en el moño y el pilón, en la recua de mulas y en el bigote de los hombres, en las antiparras y el faldón de las mujeres, en la vajilla y en la manta tejida, en las velas y los crucifijos, y en todas las prácticas sociales de las épocas que reconstruye. Un parto, un bautizo, un velorio, una cena, una clase en el colegio o un asesinato en medio de las disputas entre radicales y liberales moderados, entre los que querían independizarse y los conservadores.

Con un tratamiento audiovisual profundamente arraigado en la cultura paisa, la serie en su primer capítulo es intensa, colorida y dinámica, asumidas estas características como la agudeza en la imagen, la tibieza del paisaje que se funde con la del personaje, y ese empuje que se irrigó por la nación y hoy conocemos como La colonización antioqueña. Ojalá no sea -como suele ocurrir- el descreste del primer capítulo y la producción mantenga dicho nivel. Porque como todos sabemos, en Colombia hay necesidades básicas insatisfechas y eso es grave, pero aún más terrible, es reconocer que hay necesidades sociales que la televisión podría cubrir y no lo hace, pues aunque resultan vitales, opta por contar historias donde se destacan antivalores.

Suerte para Laura, la Santa colombiana. La primera, que por ahora en rating es la cuarta. Que nació en esa tierra que fuera de campesinos y arrieros, donde florecieron después comerciantes e industriales, y donde hace poco narcotraficantes y sicarios, tuvieron la certeza de no haber nacido pa´ semilla, y por eso, con sus balas rezadas, sus escapularios benditos y sus santuarios de exageración, sembraron el terror en el suelo patrio y lo regaron con la sangre de tantos asesinatos.

Lee más noticias

Columnas

Los desafíos para Colombia en el 2022

Los colombianos nos enfrentamos a múltiples desafíos de orden económico, social y político en el año 2022.

Los desafíos para Colombia en el 2022
Especial para 90minutos.co

Los colombianos nos enfrentamos a múltiples desafíos de orden económico, social y político en el año 2022.

Compartir

Con la pandemia sin superar y los problemas económicos y sociales que ha profundizado, el 2022 se plantea para los colombianos como un año de grandes retos. Basta con decir que, en el mundo, el Covid 19 viene cobrando la vida de más de 50.000 personas por semana y que en lo corrido del 2021 más de 3,3 millones de personas perdieron la vida a causa del virus, más muertes que por el VIH, la malaria y la tuberculosis juntas en 2020.

Si bien desde el Gobierno se ha hecho un buen manejo de la crisis sanitaria y se avanza en el proceso de vacunación, un factor clave para superar la pandemia, los colombianos nos enfrentamos a múltiples desafíos de orden económico, social y político.

Artículo relacionado

Uno de ellos es la necesidad de hacer una reforma estructural a la salud en donde se priorice la salud pública y la atención primaria, para que haya una atención integral continua y sin barreras donde el centro del sistema sea el paciente. En ese sentido, es necesario eliminar la posición dominante de las EPS respecto a los otros actores del sistema, para que por medio de redes integrales de servicios se logre una atención con oportunidad y calidad.

De otra parte, aunque el país registró en el año que termina un buen comportamiento en la reactivación económica, es necesario desarrollar programas de empleo público, el fortalecimiento del tejido empresarial, el apoyo a las microempresas y la promoción de actividades con mayor valor agregado como las manufacturas, agroindustria o el turismo.

Artículo relacionado

También es fundamental apoyar el sector agrícola y el desarrollo rural. Se debe priorizar al campesino y al campo brindándoles reconocimiento y protección a través de la optimización de sus condiciones de mercado, la distribución de sus productos y el fortalecimiento de sus mecanismos asociativos. Además, se debe mejorar la infraestructura y el entorno empresarial del campo y fortalecer el comercio nacional e internacional. Esto permitirá atacar los principales problemas que impiden la generación de sueños y bienestar de la ciudadanía: el desempleo y la informalidad.

Pero no solamente debemos enfocarnos en el crecimiento económico, sino también en la distribución de la riqueza para disminuir las brechas sociales y las desigualdades que existen entre las regiones, como también entre hombres y mujeres o con los jóvenes, en aspectos como el acceso a la educación y al empleo.

Artículo relacionado

Hemos hablado de reactivación económica y desarrollo, pero este debe ser sostenible, priorizando acciones que permitan la disminución en el uso de combustibles fósiles y la conservación y uso racional de los recursos naturales.

Lea también: Transformación digital, una oportunidad para las Mipymes

No menos importante resulta privilegiar la sociedad del conocimiento, invirtiendo más recursos para la ciencia, la investigación, la innovación y las tecnologías, que nos pongan a la altura de los desafíos de un mundo globalizado.

Artículo relacionado

Pero este año los colombianos tenemos además una cita crucial con la democracia: las elecciones para el Congreso, en marzo y para elegir el nuevo presidente de la República, en mayo. Frente a estos dos acontecimientos los colombianos necesitamos superar el clima político de polarización, el discurso de odio y de los extremos que no contribuyen a combatir las grandes brechas de desigualdad e injusticia social, que nos aquejan. Por el contrario, hace falta el diálogo franco y la determinación para trabajar unidos por una misma causa, por el bienestar de la gente, sobre todo, por la que está en las regiones más apartadas y olvidadas.

Artículo relacionado

Por eso, desde el partido de la Unión por la Gente, vamos a aspirar al Congreso, basados en tres principios democráticos: la transformación social, la seguridad y la paz. Somos un partido de centro que, en el marco de una política dinámica, escucha y construye soluciones, en el que la comunidad, la gente y su bienestar sean la prioridad.

A su vez, conformamos el Equipo por Colombia, una coalición de centro, que buscará alcanzar la presidencia del país. Vamos a presentar propuestas que surjan del diálogo ciudadano y lograr así las transformaciones sociales, económicas y ambientales que necesita nuestro país. Esto nos va a permitir, en este nuevo año, comenzar a derrotar la pobreza y desigualdad existentes, generando más y mejores empleos, que nos permita tener esa Colombia justa y equitativa que todos soñamos. Sin duda, son grandes desafíos que valen la pena asumir.

Otra columna:

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

La inseguridad en Cali, una prioridad nacional

Cali queda en medio de una dinámica de ilegalidad impulsada por el crimen trasnacional que se aprovecha de las condiciones que ofrece la ciudad.

La inseguridad en Cali, una prioridad nacional

Cali queda en medio de una dinámica de ilegalidad impulsada por el crimen trasnacional que se aprovecha de las condiciones que ofrece la ciudad.

Compartir

El año 2022 llegó con una alerta temprana de la Defensoría del Pueblo, que advierte de  los riesgos que corren los habitantes de 21 de las 22 comunas y de los 15 corregimientos de Cali y que pone de manifiesto la incidencia de estructuras armadas y de grupos criminales organizados que han elegido a la ciudad como un centro de operaciones, con las implicaciones que eso conlleva. Aumento de los homicidios en 2021, extorsiones y una reorganización de las fuerzas de los grupos ilegales, en particular en estos dos años que lleva la pandemia, nublan el panorama y hacen vulnerables a los habitantes de Cali.

Nuestra ciudad está en medio de un corredor estratégico del narcotráfico, que se extiende desde la zona montañosa de Nariño, Cauca y sur del Valle hasta el Pacífico, desde donde salen las drogas hacia mercados internacionales. Adicionalmente, es un corredor por donde circulan armas y se desarrollan otras economías ilegales, quedando así Cali en medio de una dinámica de ilegalidad impulsada por el crimen trasnacional que se aprovecha de las condiciones que ofrece la ciudad. No en vano es la urbe más grande de toda la región y ofrece más condiciones para servir de centro de operaciones y de residencia de integrantes de estos grupos y estructuras criminales.

Artículo relacionado

En 2021, como uno de los efectos colaterales del Paro, en Cali vivimos un aumento de los homicidios y se rompieron algunos récords que no se veían desde hace una década, incluso. El semestre de enero a junio del año pasado fue el más violento desde 2017 y los meses de mayo, junio, julio, agosto y octubre fueron los más violentos desde 2014. Hacía cinco años no se llegaba a más de 1200 homicidios en un año y eso habla del reto en seguridad que enfrenta Cali.

Lea también: EMCALI, una prioridad

Con el ataque a la Policía a principios de enero, además de los sucesos ocurridos en zona rural de Jamundí y en otras zonas del departamento, queda claro que la amenaza a la seguridad es un asunto nacional, que tiene especial presión sobre Cali. El deterioro del ambiente de seguridad, como bien lo registra la alerta temprana, exige una respuesta de las autoridades en todos los niveles del Estado, desde el nacional hasta el local y en nuestra ciudad, que sufre con mayor fuerza los efectos de este fenómeno, necesitamos mayor y mejor liderazgo. La inseguridad en Cali y la región debe ser una prioridad nacional, es un asunto que trasciende a lo local.

Artículo relacionado

Darle prioridad a la seguridad, articularse armónicamente con el Gobierno Nacional y con el gobierno departamental, asignar los recursos necesarios y mantener una relación fluida con las agencias de seguridad son elementos fundamentales para enfrentar la amenaza. La ausencia deliberada del alcalde el fin de semana del ataque terrorista a la Policía y en el consejo de seguridad que se llevó a cabo luego de este hecho, nos deja preocupaciones sobre el interés de esta Administración alrededor de la seguridad de los caleños. La amenaza es seria y esperamos que en el gobierno del 'Pacto por la Vida', la defensa de los derechos humanos y de la integridad de los caleños hagan parte de sus principales prioridades.

En Cali queremos vivir seguros y tranquilos. No hay que escatimar esfuerzos para lograrlo.

Otra columna:

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Colegio Bilingüe público para Cali

Por ahora, Cali no cuenta con una política pública de bilingüismo. La anterior administración la formuló, pero no fue aprobada.

Colegio Bilingüe público para Cali
Especial para 90minutos.co

Por ahora, Cali no cuenta con una política pública de bilingüismo. La anterior administración la formuló, pero no fue aprobada.

Compartir

De las 350 instituciones educativas oficiales de Cali, ninguna es completamente bilingüe. Son al menos 337 mil niños que están perdiendo la posibilidad de graduarse con un conocimiento superior del inglés o cualquier otra lengua extranjera. Las 10 instituciones que brindan esta posibilidad en Cali son privadas.

Le puede interesar: ¡Cali está lista para intervenciones urbanísticas con luz!

Es necesario empezar con una transición a la institución pública bilingüe y reconocer los caminos que se pueden abrir. La tasa de bilingüismo en Bogotá, por ejemplo, es de casi 95 personas por cada mil habitantes, lo que ha posibilitado la llegada de empresas tercerizadoras de servicios, call centers y otras posibilidades de empleo. Los sectores de Tecnologías de la Información (IT) y tercerización de servicios (BPO) le aportan a Bogotá cerca de 315 mil empleos, que equivalen a más del 7 % de las plazas de trabajo que genera la ciudad.

A Cali no le ha llegado este momento porque su tasa de bilingüismo es mucho más baja, de 58.64 personas por cada mil habitantes. Sumando lo mencionado con el potencial eco turístico de la ciudad y actividades de avistamiento de aves, los clúster de la salud y el deporte, no solo deberíamos establecer una educación pública bilingüe, sino graduar a los jóvenes con técnicos comerciales y formación en turismo certificados por el SENA. Hay como aprovecharlo. En los últimos diez años, han llegado a la ciudad 59 proyectos empresariales de estos sectores, de diferentes países, con inversiones que superan los $38 millones de dólares, y han generado 8.900 empleos directos y formales.

Artículo relacionado

Este es un proceso importante, que requerirá empezar por un solo colegio y luego replicar el modelo en varias instituciones más, habiendo aprendido lecciones. Tomemos un colegio insignia como el Antonio José Camacho o el Santa Librada y empecemos. En Madrid, España, comenzaron este proceso hace unos 17 años y hoy, uno de cada tres niños de la ciudad está escolarizado bajo esta modalidad. Barranquilla ya empezó, y tienen el primer colegio público bilingüe del país, el Instituto Técnico Bilingüe Jorge Nicolás Abello, que ha empezado a dar frutos.

Por ahora, Cali no cuenta con una política pública de bilingüismo. La anterior administración la formuló, pero no fue aprobada. La administración actual revivió el compromiso pero no hay recursos ni mecanismos efectivos para hacer de esta política una realidad. Siento que estaremos desaprovechando el tiempo si no avanzamos en este aspecto educativo. Corremos el riesgo de desmotivar la generación de empresas y los alcances internacionales de muchos emprendimientos.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: