Columnas

La respuesta II

De Shakira recuerdo su pelo negro, su nariz de breva, su bemba, sus dientes normales y un poco amarillos, y sus cuartos traseros, acaso lo único latino que aún le queda. Una década después compondría Las caderas no mienten. También las nalgas de Marbelle, toda la pompa insulsa de Amparo Grisales y la esbeltez de […]

La respuesta II

De Shakira recuerdo su pelo negro, su nariz de breva, su bemba, sus dientes normales y un poco amarillos, y sus cuartos traseros, acaso lo único latino que aún le queda. Una década después compondría Las caderas no mienten. También las nalgas de Marbelle, toda la pompa insulsa de Amparo Grisales y la esbeltez de […]

Compartir

De Shakira recuerdo su pelo negro, su nariz de breva, su bemba, sus dientes normales y un poco amarillos, y sus cuartos traseros, acaso lo único latino que aún le queda. Una década después compondría Las caderas no mienten.

También las nalgas de Marbelle, toda la pompa insulsa de Amparo Grisales y la esbeltez de La Niña Mencha, Margarita Rosa de Francisco, que desconocía la posibilidad de votar en blanco.

De Juanes su cabello largo, el sonido rockero de Ekymosis y sus brazos siempre cruzados que ampliaban la exposición de sus tatuajes profusos.

De Carlos Vives esa juventud tardía que se alargaba con sus pantaloncitos calientes y que aún intenta con sus balacas mujeriles.

El tufillo en las axilas de Enrique Iglesias y ese lunar que ya no existe.

El bigote tinturado, los cachetes flácidos y el cáncer de garganta de Rodrigo; las gafas de Álvaro, y ese amor por la música colombiana que profesan Silva y Villalba.

Todos y más pasaron por el Magazín 9pm.

De Ryszard Kapuściński me queda su cita de Heródoto: “La verdad es la primera víctima de la guerra” y su reflexión en torno de la nuestra, que leyó como un remedo en mayo de 2004. “Me dijeron que Colombia estaba en guerra. Caminé hoy por las calles de Bogotá. No vi tanques, ni cadáveres desmembrados, ni niños huérfanos, ni hambrunas, ni desabastecimiento”.

De Mario Vargas Llosa, en abril de 1997, sus resplandecientes cabellos de plataque refulgían por el sol capitalino y el séquito de zalameros con guayabera blanca -encabezados por el magnate editorial Belisario Betancur- que lo escoltaban hasta el auditorio José Asunción Silva en Corferias.

De otras cabezas blancas y no menos brillantes mentes, las de Carlos Gaviria y Jorge Robledo, cómo iluminaron los 25 años del proyecto Nasa en Toribio, evento al que no asistió ningún medio de comunicación nacional en septiembre de 2005.

De Gustavo Petro sus brazos cruzados, su torso echado hacia atrás e inclinado a la izquierda mientras cuadrábamos luces y arrancábamos la entrevista. Estaba en campaña al Congreso y su mirada brotada, llena de arrogancia, acompañaba ese valor sinigual para denunciar.

De Alfonso Gómez Méndez su conocimiento musical, lo determinantes que fueron sus coterráneos, Darío Echandía y Alfonso Reyes Echandía en su vida, sus recuerdos de Chaparral y su familia en Miranda-Cauca.

De Hollman Morris su convicción periodística, su mochila y su fe en el cambio posible para nuestro país.

De Sigifredo López el olor de su sudor el 5 de febrero de 2009, día de su liberación. Y el crucifijo de madera tallado por Francisco Javier Giraldo y Carlos Alberto Barragán, y adornado por Carlos Alberto Charry, tres de los once compañeros de la Asamblea del Valle acribillados por la guerrilla en cautiverio, el 18 de junio de 2007. También un corazón con las letras S y P, Sigifredo y Patricia.

De Piedad Córdoba su turbante, sus túnicas, su nariz respingada, su discurso reivindicatorio y ese hablar enérgico y temerario.

De Iván Cepeda el ceño siempre fruncido, su aversión a la corbata y ese dolor que le brota en la mirada.

De César Rincón su estatura, ese acento rolo españolizado y un aura amarillenta en su piel.

De Ortega Cano la forma como miraba a Rocío Jurado en la fiesta que los españoles hacen en Cali a las 6:00 p.m. todos los 31 de diciembre para recibir el nuevo año…

Y de Manuel José Bonnet Locarno,Comandante del Ejército Nacional, su adusta respuesta el 25 de septiembre de 1997 cuando en alusión a la frase de William Ospina, le pedí su opinión: “General, en este país la situación es tan compleja que los ricos no pueden dormir, la clase media no puede comprar y los pobres no pueden comer”.

Sí, -me dijo-. Nada más. Ocho días después sobrevivió a un atentado en el Cerro Ziruma, en la vía que lleva a El Rodadero, en Santa Marta.

Faltan entrevistas y respuestas, sobran mentiras. El próximo domingo ganarán las elecciones. 

Lee más noticias

Columnas

La libertad como valor máximo

Es absurdo que ya han pasado 24 años desde que la Corte Constitucional dijo que la eutanasia es un derecho y el Congreso no ha podido regularla.

La libertad como valor máximo

Es absurdo que ya han pasado 24 años desde que la Corte Constitucional dijo que la eutanasia es un derecho y el Congreso no ha podido regularla.

Compartir

Como liberal, creo en la libertad como el mejor promotor del desarrollo y del progreso de las sociedades. Llegué al Congreso con la convicción de que todos los colombianos tenemos derecho a decidir con autonomía sobre nuestra vida, a poder decidir sobre nuestro proyecto de vida y decidir el destino de nuestra propia existencia.

Es por eso que he defendido la regulación de la eutanasia y del cannabis de uso adulto, ambos proyectos se hundieron la semana pasada en el Congreso; sin embargo no dejaré de insistir, tarde que temprano el Congreso tendrá que responderle a los colombianos y regular.

Le puede interesar: ¡Histórico! El viche y sus derivados son reconocidos como patrimonio colectivo

Creo en el poder de los jóvenes, que van a ser los primeros en insistir para que estos proyectos salgan adelante, necesitamos progreso de nuestra sociedad y el Congreso parece que no se ha dado cuenta de eso.

Es absurdo que ya han pasado 24 años desde que la Corte Constitucional dijo que la eutanasia es un derecho y el Congreso no ha podido regularla. Ya es hora de dar el debate con argumentos sólidos, dejando a un lado la imposición de una sola forma de ver la vida, no podemos permitir más trabas como el caso de Martha Sepúlveda en Antioquia o de Víctor Escobar en Cali, a quien lo tienen esperando de forma injusta.

Artículo relacionado

En el tema del cannabis, es hora de avanzar y de sincerar el debate, no se regula porque sea bueno el cannabis, se regula porque es necesario. Porque la guerra contra las drogas ha fracasado y debemos avanzar como sociedad en buscar un enfoque de prevención y no de prohibición, una política respetuosa de las libertades y que genere oportunidades económicas, y alternativas a los territorios más afectados por el narcotráfico. 

El Estado no puede decidir sobre nuestras propias decisiones, lo que debe hacer es informarnos sobre las consecuencias que podrían tener nuestras acciones. !Ya es hora de permitir que convivan todos los distintos conceptos sobre la vida y no solo uno!.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: 

Lee más noticias

Columnas

Don Gerardo y el Premio

Que los gobiernos otorguen premios de periodismo, equivale a que los corruptos entreguen uno dedicado a la transparencia en la contratación y la democracia.

Don Gerardo y el Premio
Especial para 90minutos.co

Que los gobiernos otorguen premios de periodismo, equivale a que los corruptos entreguen uno dedicado a la transparencia en la contratación y la democracia.

Compartir

Cualquier premio al que toque autopostularse es de entrada una farsa. Hay tantos y de tanta cosa y tan desprestigiados, que cada vez es un acto de exclusividad y privilegio no ganarse ninguno. En periodismo se salvan un par de reconocimientos colombianos que no otorgan dinero, sino precisamente, prestigio. Sin embargo, son tan precarias las condiciones de la profesión -o del oficio, para el caso lo mismo- que muchos colegas ven en los que entregan algún estipendio, además de un diploma o una estatuilla, la posibilidad de unos ingresos adicionales con los que se cuadre caja. Y las empresas e instituciones que los idean y diseñan, los promueven como una estrategia de posicionamiento de imagen, cuando menos; y cuando más -y allí está lo repugnante-, una deliberada, vergonzante y abyecta compra de silencio, que se reparte entre los aliados como un favor que será cobrado.

Le puede interesar: Con el borrador del lápiz

Que los gobiernos otorguen premios de periodismo, equivale a que los corruptos entreguen uno dedicado a la transparencia en la contratación y la democracia. Tanto como la vieja metáfora de que el diablo fabrique y cuide las hostias; o una reciente adaptación nacional, que Luis Alfredo Garavito monte y administre un Jardín Infantil. Exabruptos todos. Pero ha nacido uno nuevo con fundamento en la vieja estrategia: el Premio Vallecaucano de Periodismo Gerardo Bedoya Borrero (así, sin el nombre entre comillas simples). No se discute el homenaje a un hombre que combatió desde sus columnas -y su militancia política en el Partido Conservador- la corrupción y el narcotráfico, lo que le costó la vida, pero sí que una clase política cuestionada por sus nexos con esos dos cánceres sociales, utilice su nombre, su memoria y su legado, como estrategia de campaña. Su asesinato, continúa impune.

Y los leguleyos de la comarca al servicio del poder regional -y los periodistas untados con las esquirlas del dinero público mal habido que fungirán como altavoces- ladrarán que ser investigado no es lo mismo que ser culpable. Y tendrían razón de no ser porque en Colombia la justicia está tan corrompida como todo el sistema y si todos los acusados no están en la cárcel, no es por su inocencia proba, sino porque la danza de los millones y la arquitectura de la corrupción -que ubica fichas en los entes de control-, los blinda ante sus deshonestas, peripatéticas y criminales administraciones. Esa es la cuestión y el funcionamiento de lo que tenemos como democracia. Pasa de todo y no pasa nada. Un escándalo se tapa con el otro. Ahora bien, no todo es ilegal o delincuencial en nuestro sistema, hay que decirlo. También hay prácticas legales a la luz del Derecho, aunque cuestionables en términos éticos y morales.

Artículo relacionado

Para que como dijo Alfredo Molano la escritura no gane lo que pierde el periodismo, vamos con nombres propios. Cualquier periodista por novato o desinformado que esté sabe que la gobernadora de Valle del Cauca, Clara Luz Roldán, es a Dilián Francisca Toro, lo que el presidente de la república Iván Duque Márquez, es a Álvaro Uribe Vélez. Una figura a través de la cual siguen gobernando en cuerpo ajeno. Lo que confirma que lo que alguna vez se llamó en los partidos políticos “disciplina de perros”, aún hoy funciona con más ahínco en las empresas electoreras, clientelares y burocráticas que han conformado clanes en las regiones del país con barones y baronesas que lo controlan todo. O casi todo, claro está, lo que dependa de su fortín, de su gran resorte politiquero. Dilián está en campaña -un político de raza siempre lo está- y el premio en cuestión es una canasta de botellitas de aditivo (12 categorías) para lavar la imagen, ennegrecida por los hectolitros de sucio lubricante con los que se aceita la maquinaria de la contratación pública. 

Como integrante de la Coalición de la Experiencia -en contrapeso de la Coalición de la Esperanza, dos chistes que se cuentan solos-, Dilián sabe que en una campaña los medios de comunicación son determinantes, pues ya no importan las ideas ni los debates que en medio de ella se susciten, ni las propuestas para cambiar las circunstancias de la sociedad, sino la imagen y el impacto que sobre las audiencias tenga lo que los funcionarios públicos en ejercicio definan ventilar y se traduzca a futuro en votos. Y, por supuesto, en más cargos de elección popular donde se nombra sin meritocracia o transparencia y se designa a dedo -las licitaciones hacen parte de la farsa-, para poder así seguir contratando y perpetuando este círculo vicioso, supracerrado e impermeable que los perfila como invencibles. De modo que hablar de un premio que destaca el compromiso, la integridad, la independencia, la objetividad, la libertad, la investigación y otras lindezas, es un acto de soberana hipocresía.   

Artículo relacionado

Ya el Ministerio de Educación había creado hace dos años el Premio Honorífico Gerardo Bedoya Borrero, para el estudiante de Periodismo con el mejor puntaje en los Exámenes de Estado de Calidad para la Educación Superior. Algo mucho más equilibrado, pues la utopía es posible. Lo hizo como parte de un Acuerdo de Solución Amistosa entre el Estado colombiano (que no garantizó los derechos a la vida, la libertad de pensamiento y expresión a don Gerardo) y la Sociedad Interamericana de Prensa que denunció el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Por eso la Distinción Vida y Obra a los periodistas Beatriz López, Nilsa López de Espejo y Mario Alfonso Escobar deja cierto sinsabor. Beatriz López, es una señora con amplio recorrido en el periodismo nacional y regional, con nexos y palancas políticas -como la mayoría de quienes ostentan cargos directivos en medios-, para acceder a ellos, una buena pluma, suspicaz y sensata en sus columnas. Mario Alfonso Escobar, otro señor con amplia trayectoria en la radio, pero salpicado de narcotráfico hasta los tuétanos, como todo el periodismo deportivo local de la época, con los Rodríguez Orejuela como patrones, en el Grupo Radial Colombiano, en la Universidad Santiago de Cali, en el América, en Drogas La Rebaja, en los bancos, en las discotecas, en toda la ciudad. En el país, y no me refiero al periódico. Y la señora Nilsa, pues como Beatriz, sólo que en Tuluá, con cupos y pautas cedidas como migajas por parte de las alcaldías históricas y sin la visión de país de la primera. Por esto y más desilusiona que Víctor Diusabá, el periodista invitado al soliloquio bautizado como conversatorio, Los desafíos de los nuevos tiempos para el periodismo local, no haya mencionado nada del daño terrible que le hace al periodismo el maridaje con el poder, sea cual sea, y se siga en la tarea funesta de ocultar mostrando.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

¡Cali está lista para intervenciones urbanísticas con luz!

Usando conceptos de composición visual, se puede sacar el máximo provecho de cualquier ubicación e incluso cambiar su uso.

¡Cali está lista para intervenciones urbanísticas con luz!
Especial para 90minutos.co

Usando conceptos de composición visual, se puede sacar el máximo provecho de cualquier ubicación e incluso cambiar su uso.

Compartir

Las intervenciones de luz son un mecanismo útil a la hora de aplicar el urbanismo en la ciudad. A través de la luz uno puede facilitar que los espacios sean entendidos, ocupados y disfrutados, con siluetas y enfoques que estimulen las texturas, volúmenes o profundidades.

No estamos acostumbrados a modificar nuestras condiciones lumínicas. Nuestros hábitos son claros en ese sentido. Estamos acostumbrados a una luz total durante el día y a una iluminación funcional durante las noches, tanto en exteriores como en interiores. Pero la transformación de este factor resulta en cambios evidentes. Usando conceptos de composición visual, se puede sacar el máximo provecho de cualquier ubicación e incluso cambiar su uso, desde espacios de descanso e interacción hasta intervenciones monumentales.

Artículo relacionado

Distintos artistas del mundo han tomado estas ideas y las han aplicado en el mobiliario público y los monumentos para darles mayor solemnidad, pero una de las aplicaciones más importantes queda en Montreal y ocurre por estos meses de invierno. Se trata del Festival de las Luces, y se ubica en varias plazas de la ciudad. Aprovechando que las noches son largas y frías, se hacen intervenciones monumentales y espectáculos. Es una forma inteligente de darle vida a las calles en los momentos más solitarios, y de generar movimiento en la ciudad cuando no habría razones para salir.

El trabajo de Smart Living Studio en Roldanillo es un gran ejemplo de cómo se ha aplicado este enfoque en el plano regional y nacional. Estos artistas emprendedores estuvieron a cargo de la transformación nocturna de la plaza central del pueblo, un trabajo maravilloso que ha fortalecido uno de sus espacios más concurridos con algo más de bienestar, armonía, belleza y balance.

Artículo relacionado

Hay una belleza aún no descubierta en Cali que podemos revelar con diseño lumínico, y creo que podemos hacerlo en La Retreta, el Parque del Peñón y el parque de San Antonio. Intervenciones aquí generarían un impacto inmediato por el flujo turístico y local, pero con otros espacios como el Parque Longitudinal de la 72 W o el Parque de la Flora, cambiaría la vida de los caleños que no transcurren frecuentemente por el eje central de la ciudad. Otras intervenciones localizadas en sectores clave como el Parque de las Piedras, a la bajada de los cristales, resultarían en un mayor flujo de personas que gocen de sitios distintos a los tradicionales, y es una idea que debemos tener en cuenta para ampliar la oferta turística de la ciudad.

Lea también: ¡Centro Comercial y de Emprendimiento en las Bodegas del Ferrocarril!

Se pueden desarrollar estrategias específicas para un ambiente controlado, que transmita emociones. Cali debe ponerse del lado del uso de estas tecnologías. No solo para iluminar parques y hacer figuras, o para resaltar estructuras que ya tenemos, sino para generar una sensación de seguridad y de tranquilidad en nuestros espacios públicos, y generar interacción, turismo y fotos. Podemos tener la ciudad que queremos.

Otra columna:

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: