Columnas

Ignorancia y democracia

Los políticos -manipuladores por excelencia- lo saben. Y explotarán hasta la saciedad la ignorancia de una sociedad que se mueve más por las emociones que por la racionalidad.

Ignorancia y democracia
Blog de Lizandro Penagos

Los políticos -manipuladores por excelencia- lo saben. Y explotarán hasta la saciedad la ignorancia de una sociedad que se mueve más por las emociones que por la racionalidad.

Compartir

La ignorancia es atrevida y eso no cambiará nunca. Y si atendemos la certeza de que todos somos ignorantes de alguna cosa, pues la probabilidad de que la premisa acompañe los tiempos hasta la eternidad se convierte en sentencia. La cuestión es que el ignorante fatuo sufre la peor de las condenas: presume de saber, al tiempo que ignora su propia ignorancia. Ahora que en las redes y los memes está tan de moda copiar sin pensar, un término del maestro Eduardo Galeano sirve a esta argumentación. Los ignorantes no son “sentipensantes”, sino seres que anteponen el sentimiento a la razón. Son capaces de matar por lo que sienten, sin aceptar que es posible pensar y entender al otro, expresar una opinión o juicio, sin que ello suponga odiarlo. O asesinarlo.

Es la historia de Colombia. Exacerbar los odios entre iguales, entre compatriotas -para no hablar del concepto bíblico de hermanos- es deporte nacional. El odio todo ha cambiado y entonces aprende a odiar hasta a quien fue su buen vecino, reza la canción A quién engañas abuelo. Les cuesta mucho pensar porque no están habituados a hacerlo, solo a repetir lo que les dicen. Así son los fanáticos, los hinchas, los rezanderos, los chismosos; los uribistas, los santistas, los pastranistas; y todos aquellos que sigan a un caudillo, y ciertamente los ignorantes, cerrados al pensamiento porque no saben distinguir entre lo que necesita demostrarse y lo que no. Solo siguen fieles y ciegos, las indicaciones de sus guías y de sus emociones.

Lea también:

https://90minutos.co/padua-y-letras-william-ospina-10-01-2018/

Pero por qué somos así en sociedad, creo que porque somos peores en familia. Fuimos educados en un falso respeto: lo que papá o mamá dicen no se discute. ¡Ay de aquel que se atreva a contradecirlos! En una ausencia de individualismo pensante. ¡A poner en evidencia sus errores! En una doble moral. ¡A debatir lo que ni puede ni debe ser absoluto! Por ejemplo, la religión. Dejan todo a la justicia divina. Los ignorantes ven un mesías en cada jefe, en cada patrón, en toda autoridad, en aquellos de quienes puedan heredar algo. No importa si es material o un lastre. Pecan y rezan para arrancar de cero. Es característica positiva de los débiles unirse, pero es de los ignorantes amontonarse. Se arremolinan para hundirse en su oscurantismo. O se arropan en un silencio sórdido con sus iguales para -como las hienas-, ejercer como oportunistas carroñeras. No tienen voz propia ni pensamiento genuino.

Discutir con un ignorante por supuesto es peligroso. De inmediato te considerará su enemigo. Su capacidad de discernir es tan básica que se niega a conocer y saber, a entender y comprender, porque no tiene la capacidad de ordenar sus pensamientos y articularlos con la razón. No basa el diálogo en la argumentación, sino en el triunfo. Fieles a la herencia española, creen a pie juntillas que la confesión borra el pecado. La ignorancia no se detiene en situaciones y por eso el ignorante llega rápido a conclusiones radicales que lo convierten en borrego del rebaño. Y claro, los borregos no saben que el pastor es el lobo. Que quien los cuida, primero les quitará su lana; y luego, los venderá al carnicero.

Ahora bien, la ignorancia tiene cura, pero la estupidez es infinita y terminal. Las dos son soberbias es cierto, pero la primera es además altanera porque se niega a entender que el conflicto no es entre el bien y el mal, sino entre ella y el conocimiento. Es maniquea. Y por eso democracias como la nuestra se empeñan en hacer que sus dos pilares fundamentales sean la ignorancia y la pobreza. Un pueblo ignorante y pobre será susceptible de ser manipulado, y peor aún, manoseado. Y por eso cientos de miles de personas y familias se desarticulan, o no pasan de ser otro más de una manada, porque son incapaces de enfrentar sus propias ignorancias. Adiestrados para no pensar.

Lea también:

https://90minutos.co/la-arana-negra-lizandro-penagos-01-12-2017/

Una mente estrecha produce avalanchas en la lengua. Todo aquello que no le cabe en la cabeza lo desborda en aseveraciones sin fundamento, en insultos, en injurias y calumnias que no atienden lo que es correcto, sino lo que le conviene. Demos por caso, la posesión material, que hace feliz al ignorante porque no considera riqueza el saber. No piensa, calcula. Suele entonces también ser preso de la codicia y de la mezquindad, porque el tener -considera- le asegura el ser. Son tan miserables que ni siquiera dan afecto. Su cota máxima de pensamiento es la astucia. Andan por la vida atisbando los errores del mundo sin detenerse en los propios. Le rezan a dos leños cruzados con una viga en los ojos, vociferando las pajas en miradas ajenas.

Vale destacar que un ignorante encontrará en estas líneas una diatriba en su contra y no un intento por reflexionar en torno de una crisis que si bien prolongada en el tiempo, siempre engendra oportunidades. Los políticos -manipuladores por excelencia- lo saben. Y explotarán hasta la saciedad la ignorancia de una sociedad que se mueve más por las emociones que por la racionalidad. Y que sobrevive pensando en el día que llegará su salvador, sin saber -por su ignorancia- que la salvación habita en su ser y que la felicidad camina de la mano no de la obediencia obtusa, sino del ejemplo y el pensamiento certeros.

Le puede interesar:

Lee más noticias

Columnas

¡Media Maratón de Cali en el Jarillón!

¿Por qué las medias maratones? Las competencias de corredores se han convertido en grandes atractivos para ciudades de todo el mundo.

¡Media Maratón de Cali en el Jarillón!
Especial para 90minutos.co

¿Por qué las medias maratones? Las competencias de corredores se han convertido en grandes atractivos para ciudades de todo el mundo.

Compartir

Correr al lado de un río tiene algo especial. La cercanía al agua hacen que haya algo más de frescura y paz a la hora de empezar a hacer los kilómetros, y siempre se va a sentir fresco sin importar la hora. A pesar de la cantidad de cuerpos de agua en la ciudad, no es tan sencillo encontrar un buen sitio para correr al lado de un río. Sin embargo, Cali tiene un sitio que está cerca de cambiar su rostro, que se puede convertir en una meca local e internacional para los corredores.

Más de Juan Martín Bravo: ¡Cali merece glorietas monumentales!

El jarillón del río Cauca ha sido un tema complicado por muchos años. Se trata de un dique que inició su construcción en los años 50 con el fin de ampliar y proteger los cultivos próximos al río. Cuando la ciudad fue creciendo y la producción de alimentos se fue, este dique empezó a proteger a la ciudadanía directamente.

En los 80, comenzaron los asentamientos ilegales y desde entonces hemos visto su crecimiento con preocupación. Nada más durante la última década se registraron 8777 familias como residentes de la zona, que se ha hecho más y más peligrosa por las inundaciones y el cambio climático. La presencia de estos asentamientos también pone en peligro el suministro de agua del 80 por ciento de la ciudad.

Artículo relacionado

La respuesta del Municipio ha sido la ejecución del Plan Jarillón, que busca restablecer la ecología de la zona y reubicar a las familias ahí presentes. Considero que sumarle a este proyecto el desarrollo de un escenario deportivo, de esparcimiento y de uso constante, podremos garantizar que no haya nuevos asentamientos. En el camino, obtendremos algo muy especial.

¿Por qué las medias maratones? Las competencias de corredores se han convertido en grandes atractivos para ciudades de todo el mundo. Ya hay un grupo de seis grandes maratones completas en el mundo, y las medias maratones buscan hacer algo similar, pero superior. Las competencias de Lisboa (Portugal), Cardiff (Gran Bretaña), Copenhague (Dinamarca), Praga (República Checa) y Valencia (España) se reunieron bajo el nombre SuperMids y la consigna de hacer las carreras más sostenibles del mundo. Inscribirse en una proporciona un pasaporte digital y acceso a todas en un periodo de 36 meses. Son competencias urbanas, bonitas, con patrocinadores y participantes de todo el mundo.

Estoy seguro de que los paisajes agrestes del jarillón darán un tono especial en comparación con los recorridos de otras ciudades, que van a aportar esa frescura, esa diversidad, esa comodidad que muchos buscan en algunas salidas a correr. Además sus dimensiones pueden ubicarse fácilmente. Los 21 kilómetros requeridos por el evento caben perfectamente en el segmento de 17 kilómetros que comparte el Jarillón con el río, y los cuatro kilómetros restantes pueden encontrarse en el Corredor Ambiental Río Cali, que hace parte de un segmento próximo.

Ojalá este proyecto se convierta en una institución para la ciudad, que sea un momento esperado durante el año, y que los escenarios sean mantenidos y respaldados por el municipio sin inconveniente por el beneficio que le deja a la ciudad. Finalmente, somos reconocidos a nivel mundial por nuestra vocación deportiva.

Porque al final se trata de fomentar prácticas saludables entre los habitantes y transformar esos entornos asociados frecuentemente a la violencia, consumo de sustancias, cacicazgos y pandillismo. Podemos convertir esta carrera en una institución y crear un evento especial, único, que cambie la vida del sector de manera definitiva.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Punto de oropel

'Punto de oropel', es la nueva columna del famoso escritor Lizandro Penagos, en exclusiva para el Noticiero 90 Minutos.

Punto de oropel
Especial para 90minutos.co

'Punto de oropel', es la nueva columna del famoso escritor Lizandro Penagos, en exclusiva para el Noticiero 90 Minutos.

Compartir

Uno entiende que Caracol Televisión como accionista de la Selección Colombia hable sólo lindezas del pírrico empate ante los brasileros, al que antecede el lacónico ante los charrúas en Montevideo, que, en la triada inexorable de los resultados futbolísticos, también pudo ganarse. Pero que la mayoría absoluta de colombianos festeje como triunfo estos dos empates, es otra prueba del descomunal complejo de inferioridad de nos habita. Ningún punto de oro. Ningún Colombia frenó a Brasil. Ningún sumamos. Ningún otro paso firme a Qatar 2022. Los juegos de local se ganan. Sí o sí. Punto. Así lo hacen los dos únicos países grandes de Latinoamérica en el planeta fútbol: Brasil y Argentina. El resto es subordinación, baja autoestima y eludir la competencia como escenario donde se deben poner en evidencia las virtudes. Seguimos en zona de repechaje. Chilingueando. Alguien rebuznará: no se puede negar la superioridad. Todas las hazañas se consiguen bajo el amparo de un pleonasmo: negando esa negación. 

Le puede interesar:

Artículo relacionado

Cuando el héroe de un partido es el arquero, hay que revisar el funcionamiento del equipo. Es como si el corrector de estilo escribe mejor que el escritor. Hay que revisar el contrato con la editorial. Pienso en la efectividad de la figura literaria y me despabila un pequeño intruso. Se acerca mi sobrinito de seis años mientras intento garabatear alguna idea sensata y me dice: “A mí no me gusta escribir tío, yo lo que quiero es ser cocinero, pintor y atrapar villanos”. Bueno, a mí me gusta cocinar y se han deleitado algunos paladares; he pintado pajaritos en el aire, lo confieso sin el más mínimo asomo de vergüenza; pero me da un toque de pena declarar que siento más aversión por el poder abusivo que por los villanos heroicos. Me detendré en lo último, pues reitero, lo de Caracol -dada su exclusividad en las transmisiones- es patético. Espejo de nuestra idiosincrasia y me disculparán ustedes la desgastada metáfora. Reflejo es reflejo.  

Volvamos. Tiene uno que soportarse el frívolo carnaval que antecede a cada encuentro, las chicas de farándula con las trivias sobre el resultado, todos ellos asombrosos. (No han superado el 5-0 a Argentina en 1993 y por lo visto tampoco el 4-4 antes la URSS en Chile 62. ¡Sabrán que ocurrieron!) Luego a los corresponsales de curramba con la camiseta de Colombia, más desabrochados y ligeros que de costumbre. Y por supuesto, al final, la arbitraria subjetividad de sus comentaristas, que están al nivel de las presentadoras de entretenimiento. Después, todo este conformismo ridículo y apasionado que no deja espacio para la interpretación honesta del juego y el resultado. En Brasil le han dado palo al 'Scratch du Oro' por el empate y aquí evocamos satisfechos a don Jorge Villamil y su oropel: esa cosa de poco valor que aparenta valer mucho. ¡Y son los punteros absolutos! Por eso son los pentacampeones. Sólo les sirve ser primeros. Un subcampeonato es una derrota.     

David Ospina se lleva todos los aplausos por evitar los goles. Para eso están los arqueros. Y los delanteros para meterla. Así de simple, diría el técnico Osvaldo Juan Zubeldía, un viejo zorro del fútbol. O la saeta rubia, Alfredo Di Stéfano, la leyenda argentina que aseguraba que el fútbol, era como el sexo, todos lo hacían, pero ninguno como él. O el mexicano Hugo Sánchez, que no se cansaba de decir que su equipo podía ganar 10-0, pero si él no marcaba se iba derrotado para su casa. Por eso fueron grandes, porque eran inconformes, vencedores natos, el triunfo no era una posibilidad sino una obligación acorde con su talento. Como el del irlandés George Best, quien manifestó haber pensado siempre que era el mejor jugador, así se veía. “Nunca he mirado a otro jugador y me he sentido inferior”. Y quien había dicho que él era el mejor de la historia, había sido nadie menos que Pelé. David es ahora el héroe, pero este país olvida rápido.

Lea también: Frivolidades

Se lee en El fútbol a sol y sombra (1995) del magistral Eduardo Galeano: “También lo llaman portero, guardameta, golero, cancerbero o guardavallas, pero bien podría ser llamado mártir, paganini, penitente o payaso de las bofetadas. Dicen que donde él pisa, nunca más crece el césped”. Pero no es tan malo ningún arquero como Atila, rey de los hunos, de donde infiero el uruguayo recoge la hipérbole. Una de sus condenas sin duda es la ubicación en el centro del arco, donde suele acabarse la hierba, algo similar a lo que refiere el mito sobre el caballo de Atila, el gran Othar, que nada tuvo que ver con la quemazón en la hoguera de por lo menos 2.000 seres humanos, que ordenó su sanguinario jinete. Es una posición ingrata en la que, como el condenado a muerte, el arquero se enfrenta solitario a su verdugo. Con su destreza y con sus manos, único privilegio. Y Ospina tenía al frente a los más temerarios. Fueron tres balones determinantes y por eso los dos puntos de los seis que hasta el momento se han disputado, y de los nueve posibles en esta jornada de Eliminatorias, le pertenecen a él. Ahora es el héroe, pero falta Ecuador que nos metió 6-1 en Quito.

Ayer no más, en un partido más aburrido que una alocución presidencial de ya tu sabes, el arquero de España Unai Simón pasó de héroe a villano en la única jugada buena que tuvo Kylian Mbappé en todo el juego, que, dicho sea, pasó de villano a héroe en el mismo instante, para que Francia venciera 2-1 y retuviera la Copa de la Liga de Naciones de la UEFA. Ahí está de nuevo el retrato. La postal injusta de un par de posiciones que lo determinan casi todo en el fútbol. Barranquilla ayer aplaudió a Falcao y a ‘Quinterito’, dos buenos muchachos, pero en la historia sólo quedan los goles y las victorias, y en la estadística los registros: tiros al arco, atajadas, posesión y toda esa vaina que sirve para teorizar sobre un juego como si fuera una ciencia. No valen taquitos, ni pundonor, ni la jugadita de Lucho Díaz o las tímidas embestidas del toro Zapata, nada. Colombia empató y Colombia celebró. Un equipo hace apenas lo posible y un país sumido en la mediocridad lo ovaciona.

Me pregunta un amigo: “¿Es que vos no crees en la selección o qué?” Había puesto en mi estado de WhatsApp, antes del partido, la frase: Sin mucha fe. Junto con las banderas de Colombia y de Brasil. Y como fondo la imagen de un arcoíris, esa ilusión óptica a la que tantas culturas prehispánicas atribuyeron cuestiones mágicas y divinas. Por lo visto no han cambiado mucho las cosas. Estos empates con sabor a triunfo ya me saben a queso podrido, trofeos a la insuficiencia. Querido amigo, le respondo al final del cotejo, no creo en el país voy a creer en unos muchachos que como el colombiano promedio celebran un empate. Y entonces me reta a subirlo también al estado. Lo hago, movido por la provocación, y claro, por la estupidez. La andanada de críticas por poco supera los hinchas del Metropolitano y los granos de la arenosa. Para todos ustedes, queridos e inermes conformistas, estas líneas. Pronto me dedicaré sólo a la cocina, para dominar el fuego; a seguir pintado pajaritos en el aire, para volar en el cielo infinito de las pasiones; y a atrapar villanos, para que me enseñen a escribir la verdadera historia.

Otras columnas:

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Amor propio: un proceso para toda la vida

A veces nos olvidamos de nosotros por otros -porque nos han enseñado que primero está amar a otros – así que nos dedicamos a dar, dar y dar

Amor propio: un proceso para toda la vida
Especial para 90minutos.co

A veces nos olvidamos de nosotros por otros -porque nos han enseñado que primero está amar a otros – así que nos dedicamos a dar, dar y dar

Compartir

Hay muchas personas hablando de amor propio e incluso se ha convertido en un tema ‘paisaje’: tutoriales para amarte más, testimonios y hasta manual de cómo entender ese amor, que debería ser el más importante. Sin embargo, no es un proceso de la noche a la mañana y contrario a lo que muchos piensan, es un logro diario ya que siempre estamos enfrentando situaciones que nos ponen a tambalear un poco la estima que nos tenemos y que va de la mano del amor propio.

Artículo relacionado

Este amor va desde cómo te hablas hasta como permites que otros te traten.

A veces nos olvidamos de nosotros por otros -porque nos han enseñado que primero está amar a otros – así que nos dedicamos a dar, dar y dar, el problema es que damos amor a todos menos a nosotros mismos.

Así, han llegado muchas relaciones fallidas y no solo sentimentales, de amistad, de familia, de trabajo porque no colocas límites ni te sientes merecedor de todo lo lindo que hay para ti.

Lea también: Me quiero rendir ¿y qué?

Hasta el día que tomas una decisión y enfrentas la falta de amor propio tan inmensa que tienes y que quizá no es de ahora, sino de siempre. Y el día que lo reconoces y lo haces consciente, empiezas un camino que es para toda la vida.

¿Cómo hacerlo? Empieza por organizar tu tiempo y darte prioridad en cosas tan simples como dejar de decir SI a todos los planes de otros y decir SI a quedarte en casa descansando, salir a un centro comercial o tomarte una copa de vino por ti y para ti.

Artículo relacionado

Cambia la manera de hablarte poco a poco, cuando te digas ‘’No, usted no sirve para esto’’ haz un alto y di ‘’Okey si, sirvo, lo voy a hacer nuevamente’’ o cuando esa voz interna saboteadora te diga ‘’Tú no eres capaz’’ cambia el diálogo y di ‘’Tú tienes el talento parar lograr lo que te propongas’’. Todos los días de tu vida, conviértelo en tu mejor hábito.

Sin embargo, no creas que todos los días serán fáciles, tendrás días donde no querrás esforzarte por ese amor y querrás tirar la toalla ¡Al fin y al cabo eres humano! Pero luego del mal día, di ‘’yo puedo, yo puedo’’ y sigue, aun sin ánimo, pero con una cualidad muy importante: la disciplina.

Te aseguro que cada prueba que superes donde te pongas primero a ti es como una victoria interna de que vas por buen camino y de que seguramente tu vida y próximas relaciones serán mucho más sanas porque estará lo más importante: tu amor por lo que eres.

Melissa Hinestrosa @melihinestrosa

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: