Columnas

Bukowski en WhatsApp

Algunas frases del maestro Bukowski (este apelativo debe hacerlo no solo revolcar, sino vomitar en su tumba) se comparten y viralizan a tal punto que en un mismo día pueden llegar desde los más variados emisores los más enconados de sus aforismos.

Bukowski en WhatsApp
Especial para 90minutos.co

Algunas frases del maestro Bukowski (este apelativo debe hacerlo no solo revolcar, sino vomitar en su tumba) se comparten y viralizan a tal punto que en un mismo día pueden llegar desde los más variados emisores los más enconados de sus aforismos.

Compartir

Ni en la más tremenda de sus alucinaciones, producto del alcohol o de las drogas, el bendito poeta maldito Charles Bukowski pudo imaginar en medio de su lacónico realismo sucio que llegaría a ser una estrella del WhatsApp a la altura de Alejandro Jodorowsky o Paulo Coelho. Al lado de frases tan insondables en ese mar del positivismo insulso que no llega ni a los tobillos de la filosofía plena, como: “A veces perder es ganar y no encontrar lo que se busca es encontrarse”, del nonagenario artista chileno; o “Hasta un reloj dañado acierta dos veces al día la hora”, del millonario escritor brasilero; se comparten los extraordinarios escupitajos literarios del autor de Erecciones, eyaculaciones y exhibiciones; Noche de escupir cerveza y maldiciones; La senda del perdedor, Escritos de un viejo indecente, La máquina de follar, Música de cañerías, El amor es un perro del infierno, y Arder en el agua, ahogarse en el fuego, entre otras lindezas. ¿Había leído usted títulos más exactos, provocadores y bellos? Iván Duque tampoco. Esperanza Gómez sí.

Columna del día: El Cóndor Herido

A Jodorowsky y a Coelho los leen hasta los que no leen nada. Esa es una verdad inexorable, porque sus textos están llenos de ese pseudopensamiento motivacional que sirve a quienes no tienen (por inhabilidad o circunstancias) ni la capacidad ni el carácter suficiente para elaborar reflexiones o argumentos propios a partir de la experiencia de vida, o de la lectura, si esta última se asume como un compromiso con el pensamiento crítico. Bukowski era atrevido y divertido, pensante y punzante, un verdadero malparido. “Por lo general soy malo, pero cuando soy bueno, soy endemoniadamente bueno”. No es menos cierto que todos hemos guardado alguna vez en la memoria, o en un escaparate del alma, alguna frase, escrita o dicha por alguien famoso o anónimo, que se torna inolvidable por su composición, su belleza, su profundidad o simple afinidad y sonoridad. Y no caben aquí las frases que nos embute la historiografía oficial en la memoria colectiva y que han pronunciado prohombres como, como… la lista es infinita. La cuestión ahora, es que lo que llega a través de las redes sociales la mayoría de las veces se comparte como propio o sin el crédito respectivo o su debido contexto. Por el puro placer de parecer. Es su única esperanza.

Algunas frases del maestro Bukowski (este apelativo debe hacerlo no solo revolcar, sino vomitar en su tumba) se comparten y viralizan a tal punto que en un mismo día pueden llegar desde los más variados emisores los más enconados de sus aforismos. Un colega mortificado, publica: “Me gustan las personas que llevan una tormenta en el alma. Esas que han sufrido toda la vida. Esas que tienen algo por contar”. Un periodista con ínfulas literarias: “El problema del mundo es que la gente inteligente está llena de dudas, mientras los estúpidos están llenos de confianza”. (Yo también la compartí). Un amante insatisfecho: “Yo pienso que si la gente no puede amar sus estupideces, sus pedos, sus mierdas, sus partes horribles tal y como aman las partes buenas, no es completo el amor”. Un amante desquiciado: “Follar la mente de una mujer es un vicio refinado para los entendidos; todos los demás se conforman con el cuerpo”. Un bohemio empedernido: “Hay veces que un hombre tiene que luchar tanto por la vida que no tiene tiempo de vivirla”. Un borracho redimido o en delirium tremens: “No hay nadie allá afuera. Es la estupidez. Gente estúpida juntándose con gente estúpida. Prefiero -y puedo- entretenerme solo”. ¡Jueputa qué rico!

Le puede interesar: 

Haití: ¡Ay de ti!

En fin, no se trata de enunciar aquí un listado desnudo. La vida de Bukowski puede resumirse en dos palabras: bebía y escribía. Y tiraba. Era su única esperanza. Jamás padeció limerencia y menos bonhomía. Todos los otros verbos son complementarios pero no determinantes de su obra, a la que pueden agregársele otras arandelas como sexo, drogas, pobreza, mujeres y fracaso. Las dos últimas íntimamente ligadas. Como cualquier mortal tuvo sus momentos débiles: “Hay personas inolvidables, y para eso no hay cura”. Pero como los genios hasta cuando se equivocan son magistrales, en una carta a su amigo (de nuevo las arcadas y las ganas de trasbocar) Steven Richmond, que le alentaba para que saliera de la profunda depresión provocada por la separación de una borracha igual a él, le escribió: “El hombre, a pesar de su bravuconería es el fiel, el que generalmente siente el amor. La mujer es experta en la traición. Y la tortura y la perdición. Nunca envidies la mujer de un hombre. Detrás de todo esto está el infierno en vida”. Valdría responderle sin respeto alguno (consideraba que nadie lo merecía, por supuesto, mucho menos él) y con una de sus frases: “Supongo que el único momento en que la mayoría de la gente piensa en la injusticia, es cuando le sucede a ellos”.

De modo que no me asombra el éxito de Bukowski en WhatsApp. Veo en los estados de muchos contactos (unos cercanos, otros laborales, algunos especiales) que presumo jamás han leído uno de sus libros completos, frases con las que se identifican y reafirman que su realismo sucio, más limpio que cualquiera otra tendencia grandilocuente y supraelaborada- es más efectivo para decir lo esencial de este mundo decadente. “Yo llevo la muerte en mi bolsillo izquierdo. A veces la saco y hablo con ella: “Hola, cariño. ¿Cómo estás? Cuando vengas por mí voy a estar listo”. Y resulta válido compartir las ideas escritas de este hombre acusado de soez y de exhibicionista literario, pero auténtico y obsesionado con lo mundano, provocador empedernido y efectista: “Si lograste engañar a una persona, no quiere decir que sea tonta, quiere decir que confiaba en ti más de lo que merecías”. Muy ingenuo para mi gusto, pero de nuevo certero. No se parece a esas frases salidas de sus tripas, de su cabello y barba descuidadas, de su rostro arrugado y desordenado que se dejaba ver en medio de la bruma del humo de su cigarrillo perenne, de un hombre desgarrado por la incredulidad y la desesperanza. “La civilización es una causa perdida; la política, una absurda mentira; el trabajo, un chiste cruel”.

Lea también: 

Unos mujerones del planeta hermosura

Yo sigo intentándolo, escribir algo con sentido, sobre este hombre sin sentido de lo romántico, de lo tonto, de lo elemental, en un mundo donde las masas tienden a ser incultas –por vocación auténtica o ignorancia provocada- y a tener mal gusto. Donde el sexo es gratis y el amor costosísimo. (Bukowski escribió en 1977: “Acuérdate de que no hay un pedazo de culo en este mundo que valga más de 50 dólares”. ¡Las cosas han cambiado señor! El dólar está por las nubes) Donde quedarse sin batería en más grave que no tener valores y perder el celular una catástrofe. Nada al lado de perder cualquier virginidad. Lo profundo aburre y no vende. Cualquier persona que piense diferente es una intensa y las ideas bien elaboradas se trivializan con frasecitas facilistas, porque las obviedades tautológicas inundan las redes sociales y las mentes holgazanas. Se comparten cartelitos falaces y vacíos que llenan el ego del vulgo que se siente brillante. Entonces, ¿por qué triunfa Bukowski en las redes? Ha de ser porque al lado de la fascinación pueril y frívola, de la debilidad psicológica de una generación absorta en la tecnología, emerge la certeza momentánea de la realidad absoluta, y pese a nuestras debilidades y a nuestra ignorancia, las bofetadas de este escritor sacuden las conciencias adormecidas y las estructuras más primitivas de la razón. Al fin y al cabo: “Aprender a ganar es difícil, cualquier idiota puede ser un buen perdedor”. O qué tal este poema titulado, Poesía:

“Se requiere de mucha desesperación, insatisfacción y desilusión para escribir unos pocos buenos poemas. No es para todo mundo, ya sea para escribirlos o siquiera para leerlos”. En un mundo lleno de eccedentesiastas, desgraciados que ocultan su dolor y miseria detrás de una sonrisa falsa e impostada que a veces acompañan con una rimbombante carcajada con la intención de cuajar su engaño, el aspecto hosco de Bukowski confirma la acidez de su pluma y lo agrio de su conciencia. Por eso hombres y mujeres larvadas, seres carcomidos en sus entrañas por la imposibilidad de manifestarse abiertamente, encuentran en sus frases insurrectas algo que no buscaban pero encontraron, una especie de serendipia esclarecedora y sublime.

No hay nada sobrenatural o esnobista en Bukowski. Tampoco adivinatorio ni esotérico. Nada de enunciados anclados en la etérea Nueva Era. Ni recomendaciones para el buen vivir. Ni píldoras para concebir la felicidad. Ni posudos Námaste. Nada de alma. Solo todo de la nada avasalladora y despótica. “…los tontos crean su propio paraíso”. Mañana llegarán al WhatsApp más frases de este viejo puerco, brillante y desquiciado. Más cartelitos copiados de algún lado. Bajados de algún estado. Repetidos hasta el cansancio y jadeantes porque están cansados de hacer sentir a tanto estúpido inteligente. Yo mientras tanto releeré algunos de sus poemas: Sé amable, A solas con todo el mundo, Consejo amistoso a un montón de jóvenes, Llegaron a tiempo y sobre todos ellos, por encima de cualquiera y debajo de este faro fundido, uno que imprimí y guardé para siempre en mi pésima memoria: Cómo ser un gran escritor. Léanlo. Lo he aplicado todo. Al pie de la letra, salvo una excepción por imposibilidad: jamás he ido a un hipódromo. El último en Colombia cerró en 1987. Tal vez por eso mis limitaciones con la escritura. Habrá que seguir intentándolo. Y apostarle a algún caballo. O a alguna yegua briosa y deliciosa en cualquier hipódromo del mundo. Son escasos diez, por lo que deberé apresurar la cabalgata. Entiende uno entonces por qué Esperanza Gómez es la única esperanza que le queda a Colombia.

Más columnas del autor: 

La cola de la negra

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

CMJ, una cita con la historia

Los Consejos Municipales de Juventud, CMJ. Creo, con toda convicción, que este se convertirá en un espacio fundamental de debate, crecimiento y desarrollo de futuros liderazgos.

CMJ, una cita con la historia
Especial para 90minutos.co

Los Consejos Municipales de Juventud, CMJ. Creo, con toda convicción, que este se convertirá en un espacio fundamental de debate, crecimiento y desarrollo de futuros liderazgos.

Compartir

Por Norma Hurtado Sánchez
Representante a la Cámara por el Valle del Cauca

Los jóvenes en Colombia siempre han sido protagonistas de gestas excepcionales, regalándonos históricos momentos que nos han marcado como país, en áreas tan importantes como el arte, el deporte, la academia, entre muchas otras. Es “normal” ver nuestros jóvenes triunfando en mundiales de patinaje, alcanzando medallas olímpicas, llevando nuestro nombre, con orgullo, por todo el mundo.

Le puede interesar: El deporte, factor transformador de sociedad

No obstante, nuestra patria no ha sido recíproca con las nuevas generaciones. Las cifras de desempleo en adolescentes van en alza, alcanzando un 23.3% en el año 2021. De igual manera, han persistido problemáticas tan álgidas como la deserción escolar, dificultades de acceso a educación superior, además de la ya mencionada barrera que se evidencia en el mercado laboral.

Pese a lo mencionado, soy una mujer que siempre busca ver las oportunidades aún en las más complejas situaciones. Vivimos en una democracia que nos brinda la oportunidad de elegir y ser elegidos; que nos posibilita acceder a espacios en los que podemos representar muchas voces que no son escuchadas, y llevar a diferentes instancias un mensaje sobre qué es lo que debemos trabajar, para hacer de esta hermosa tierra un mejor lugar.

Artículo relacionado

Eso, justamente es lo que pienso de los Consejos Municipales de Juventud, CMJ. Creo, con toda convicción, que este se convertirá en un espacio fundamental de debate, crecimiento y desarrollo de futuros liderazgos, que empoderará a las nuevas generaciones para que continúen esa importante labor de ayudar a construir país, de enriquecer el accionar local, regional y nacional, a partir de su particular forma de ver el mundo, y desde luego, de sus frescos conocimientos que se alimentan de la vitalidad y energía que trae consigo esa hermosa etapa de la vida. 

Nuestro deber es brindarles a los jóvenes mayores oportunidades, abrirles la puerta para que la política se convierta en otro de los escenarios en los que brillan con luz propia, y sin temor a equivocarme, tenemos que trabajar arduamente para lograr que sean actores de primera línea, tomadores de decisiones, visionarios, los nuevos líderes de Colombia.

 Todos los jóvenes tienen una cita el próximo domingo: salir a votar, a respaldar a sus líderes, a quien consideren que los representará de la mejor manera en los CMJ y empezar a ser protagonistas activos del ejercicio democrático, incluyendo en las agendas nacionales, departamentales y municipales, temas de juventudes que los involucren y los beneficien.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

No más lesionados por pólvora

Hoy le escribo a los padres de familias, a los adultos que tienen a su cargo a niños y niñas para que estén muy pendientes, y no permitan que sus hijos usen ningún elemento pirotécnico.

No más lesionados por pólvora
Especial para 90minutos.co

Hoy le escribo a los padres de familias, a los adultos que tienen a su cargo a niños y niñas para que estén muy pendientes, y no permitan que sus hijos usen ningún elemento pirotécnico.

Compartir

Llegó diciembre y con él las fiestas, despedidas, novenas y en general las festividades de fin de año y año nuevo, a lo largo y ancho del país; una época especial para compartir en familia, amigos, con las personas que amamos, pero tristemente se convierte en tragedia para muchos por cuenta del mal uso de la pólvora, que deja cientos de personas con lesiones, incluso con amputaciones; pero lo más triste es que muchos niños terminan afectados por estos elementos que deben ser uso exclusivo de personas expertas precisamente para evitar estas situaciones.

Le puede interesar: Varios aviones de guerra sobrevolaron a Cali este lunes: sepa aquí la razón

Datos del Instituto Nacional de Salud, INS, dan cuenta que en la temporada de fin de año y año nuevo 2020 – 2021, se presentaron 703 lesionados en todo el país; de estos, 243 fueron menores de edad; sí, 243 menores de edad que sufrieron algún tipo de lesión que les dejará secuela para toda su vida afectando en muchos casos su autoestima. A pesar de las campañas, se sigue presentado este triste panorama año tras año.

Artículo relacionado

Hoy le escribo a los padres de familias, a los adultos que tienen a su cargo a niños y niñas para que estén muy pendientes, y no permitan que sus hijos usen ningún elemento pirotécnico porque por inofensivo que parezca puede causar lesiones con secuelas por el resto de la vida. También quiero unirme al llamado que hizo la representante a la Cámara por el Valle del Cauca, Norma Hurtado Sánchez, a los alcaldes de todo el país, y en mi caso, especialmente a los del Valle del Cauca, a expedir los decretos que regulen la venta, transporte, uso y comercialización de la pólvora en esta temporada. Lamentablemente, el año pasado, en la misma temporada en nuestro departamento 87 personas sufrieron algún tipo de lesión por el mal uso de la pólvora. Los juegos pirotécnicos deben ser manipulados por manos expertas.

El trabajo conjunto entre las autoridades, las alcaldías y gobernaciones expidiendo la norma, y la corresponsabilidad de la ciudadanía, son el mejor equipo para prevenir tantos casos de personas quemadas con pólvora en esta época.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales:

Lee más noticias

Columnas

Bienvenidos los Juegos Panamericanos Junior

En el 2018, cuando se empezó a gestar la realización los Primeros Juegos Panamericanos Junior, desde mi labor como gobernadora del Valle nos comprometimos para que Cali y el departamento fueran las sedes de estas justas deportivas.

Bienvenidos los Juegos Panamericanos Junior
Especial para 90minutos.co

En el 2018, cuando se empezó a gestar la realización los Primeros Juegos Panamericanos Junior, desde mi labor como gobernadora del Valle nos comprometimos para que Cali y el departamento fueran las sedes de estas justas deportivas.

Compartir

Cali, Palmira, Buga y Calima-El Darién, pasarán a la historia por ser sede y subsedes de los primeros Juegos Panamericanos Junior, la cita deportiva que se realiza actualmente con la presencia de 41 países.

Se trata del evento deportivo internacional más importante que se lleva a cabo en la región en los últimos años, toda vez que convocará a más de seis mil personas entre atletas y miembros de las delegaciones de las naciones participantes; sin contar con la gran cantidad de turistas que vendrán para no perderse esta fiesta de hermandad entre países de la región.

Le puede interesar: En búsqueda de los nuevos liderazgos

En el 2018, cuando se empezó a gestar la realización los Primeros Juegos Panamericanos Junior, desde mi labor como gobernadora del Valle nos comprometimos para que Cali y el departamento fueran las sedes de estas justas deportivas.

Para lograrlo tuvimos que dar importantes pasos en la región. El primero fue fortalecer el sector deportivo con nuestro programa Valle Oro Puro; que no sólo promovió el deporte de alto rendimiento y formativo, sino que dejó una infraestructura con 350 obras, incluidos importantes escenarios, que se sumaron a la capacidad instalada que ya existía y a la experiencia en realización de grandes eventos que tiene el departamento.

Esto permitió que en enero del 2019 el entonces Coldeportes avalara nuestra postulación como sede de los juegos y en marzo de ese mismo año no otorgaran en San José de Costa Rica, su realización. Allí asistimos con una delegación de la que hicieron parte directivos de Coldeportes, el Comité Olímpico Colombiano e Indervalle, entre otros.

Artículo relacionado

El propósito de todo este esfuerzo ha sido volver a recuperar el civismo y la cultura ciudadana que en la región había surgido en 1971, cuando se realizaron los VI Juego Panamericanos y que significaron un cambio radical en el espíritu de nuestra gente y en su transformación social y urbana.

Pero obtener esta sede ha significado, sobre todo, una oportunidad que ahora toma mayor relevancia en medio de esta pandemia y es la reactivación de la economía, al poner en funcionamiento toda la cadena productiva, del turismo, la hotelería, de la gastronomía, la cultura, de la logística y los servicios de bienes, algo vital para el bienestar social de vallecaucanos y colombianos. 

Desde el comité organizador se calcula que para atender el certamen tan solo el sector hotelero necesitará de unas 62.000 camas que deberán ser contratadas con 47 diferentes hoteles que hay en la región. Mientras que desde el sector gastronómico ven en los juegos la oportunidad para recuperar parte de los 22.000 puestos de trabajo que se perdieron por la pandemia.

En una época llena de dificultades para la región, la consecución de la sede de los Juegos Panamericanos Junior, es un trabajo que hicimos de corazón para abrir una luz de esperanza, para dinamizar la economía, pero también, para que las nuevas generaciones vivan y sientan el espíritu y entusiasmo que hace 50 años generó una gran transformación. Ésta es la manera de apostarle a la construcción de ese país justo e incluyente que todos anhelamos.

La realización de los Juegos Panamericanos Junior es una oportunidad para que los caleños y vallecaucanos demostremos al mundo de qué somos capaces cuando nos unimos en torno a una misma causa. Por todo eso, bienvenidos jóvenes deportistas, los recibimos con los brazos abiertos. Esta es una tierra pujante, cálida y trabajadora, que los hará sentir como en casa.

Artículo relacionado

Sigue nuestras redes sociales: