El odio nuestro de cada día

Como ya no hay suficientes redentores disponibles, tenemos que crucificar al pobre Simón Cireneo que aparezca. Usted odia porque tiene algo por dentro que no lo deja vivir en paz.