No seas el villano ni la víctima de tu vida

Ser los villanos de nuestras vidas así como fumar o beber en exceso también es un mal hábito: tiene consecuencias y nos aleja de ser felices y ser nuestra mejor versión.