Jueves, Julio 19 2018

.

“No sé cuánto costarían mis discos, las cosas del alma no tienen valor”: Melómano

¿Qué es un melómano? Es la persona que disfruta la música, por el simple hecho de disfrutar. Un melómano es un individuo que no está dedicado exclusivamente a buscar las rarezas, esa es la diferencia entre un melómano y un coleccionista. A un coleccionista no necesariamente le gusta todo lo que tiene, del melómano definitivamente …

“No sé cuánto costarían mis discos, las cosas del alma no tienen valor”: Melómano

¿Qué es un melómano?

Es la persona que disfruta la música, por el simple hecho de disfrutar. Un melómano es un individuo que no está dedicado exclusivamente a buscar las rarezas, esa es la diferencia entre un melómano y un coleccionista. A un coleccionista no necesariamente le gusta todo lo que tiene, del melómano definitivamente es claro que tiene solo lo que le gusta. La música forma parte de sus más íntimas situaciones lúdicas para el melómano. Es un asunto de placer.

¿Cuántos CD’s tiene?

Alrededor de 4500 CD’s y en pasta unos 3500. Serian cerca de 9000 números, obras completas.

¿Hace cuánto comenzó a ser melómano?

Eso no tiene tiempo. Yo recuerdo que le ponía música al viejo mío cuando llegaba en las mañana, el compró una serie de música y trascendió a mí. Así que imagínate tú, desde cuando vengo yo con eso.

¿Cuál fue el primer disco que compró?

Eso fue al rededor del 72 o 73, cuando compré un disco de la Brodway. Se llama Paisaje Africano, donde vienen una serie de charangas. Me fascinaba el sonido tan perfecto, tan arreglado, tan correcto, las voces tan definidas de las charangas de esa época. Debí haberlo comprado cuando tenía por ahí unos 11 o 12 años.

¿Qué siente al  poner su música a solas?

Yo me aíslo, yo entro a mi verdadero mundo. Cuando entro a ese lugar de mi casa tengo la felicidad. Mi familia identifica hasta mis estados de ánimo, según lo que estoy colocando.

¿Cuál es el disco que más le gusta?

Eso es como preguntarle a un padre, cuál es el hijo que más le gusta. Tal vez pueda responder cuál fue el que más me marcó. Creo que fue el primer CD que yo compré, en el año 78 o 79, cuando recién estaban saliendo los CD’s, lo compre sin siquiera tener un aparato para escucharlo, ese fue el que más me marco.

¿Ha usado su melomanía para conquistar?

¡Esa es la vida misma! La música nuestra es el primer paso para todo, te define tus amistades, tus amores, hasta tus enemigos. Para uno es un modo de vida, no es como alguien que se pone a escuchar y mover el cuerpo “sin son ni ton”, como dicen por ahí. Aquí está todo involucrado.

El melómano desayuna, almuerza con música, se enamora con música, se desenamora con música, hace amistades con música. Si no haces eso, no eres melómano.

¿Cuál es su disco más caro?

El primer disco que hizo el Gran Combo, se llama Menéame los mangos, donde viene Joseíto Mateo cantando. La primera vez que yo adquirí ese disco me costó alrededor de 100 mil pesos, lo que costaban diez o quince discos. Eso fue probablemente en el 80.

¿Cuánto cree que costaría su colección completa?

No, las cosas del alma no tienen valor. En este momento la industria discográfica se ha devaluado mucho por la multiplicidad de la tecnología. La música se volvió literalmente basura. Hoy no puedes valorarlo a pesar de ser el tema original, la caratula original, los papeles, los libros, la información original o los mismos Lp.

¿Qué se encontrará en el último día del encuentro de melómanos y coleccionistas?

El nombre del evento de ese día es “Memorias de la Melomanía Caleña: Nadie nos quita lo bailado y lo escuchado”, se pondrá la música del publico común y corriente, del melómano de a pie, no la música del melómano exclusivo. El 30 vamos a poner una cantidad de música que tenga la capacidad de enamorar al público para que baile.

Una anécdota que recuerde

Recuerdo mucho cuando vi en vivo a la Sonora Ponceña, ya había comprado muchos Lp de ellos. Fue por el año 77 o 78, yo subí a almorzar a un sitio de esos populares por las veredas, frente a un parquesito estaban armando una tarima, un empresario los había traído a esas fiestas privadas allá en Buenaventura de la época y en ese entonces obligaban a que los grupos se presentaran gratis. Cuando me arrimo veo descargando al Jhonny Rivera y termino yo viendo a la Sonora Ponceña en vivo, la mayoría de la gente no tenía ni idea de quienes eran esos señores y yo muerto de la felicidad por tenerlos ahí a un centímetro. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 4 =

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas