Mujeres, más amor propio y menos presión social

¡Nos venden mujeres que nunca se rinden como si el derecho de renunciar a lo que nos daña no fuese algo que todos merecemos!