Viernes, Junio 22 2018

.

Mujeres excombatientes y víctimas del conflicto armado confeccionan reconciliación en Palmira

A punta de hebras, telas y máquinas, Lucía*, una mujer excombatiente del ELN que está haciendo su proceso de reintegración, no sólo cose para darle forma a su proyecto de vida. También, lo hace para compartir espacio de formación con otro grupo de mujeres, algunas, cabeza de hogar y, otras, víctimas del conflicto armado y …

Mujeres excombatientes y víctimas del conflicto armado confeccionan reconciliación en Palmira

A punta de hebras, telas y máquinas, Lucía*, una mujer excombatiente del ELN que está haciendo su proceso de reintegración, no sólo cose para darle forma a su proyecto de vida. También, lo hace para compartir espacio de formación con otro grupo de mujeres, algunas, cabeza de hogar y, otras, víctimas del conflicto armado y la violencia en Colombia. A sus compañeras les enseña, les comparte su experiencia de vida y las anima a continuar, a pesar de las dificultades que se presenten.

Lucía es madre de dos hijos. Gracias las capacitaciones que ha recibido en  la Escuela-Taller de Confecciones, del Centro de Formación para el Trabajo y la Vida, tiene como meta formar su propio taller de costura, en su casa. “Para nosotros es muy importante trabajar con la comuna, ya que para nosotros es importante podernos reconciliar. Necesitamos que nos abran las puertas y que se den cuenta que no somos las personas de las cuales tenían otra imagen. El sueño mío es independizarme. Cuando uno recién llega a esto, uno ha visto estas máquinas, pero nunca las había manipulado”, cuenta.

Por su parte, María Aleida*, quien ha trabajado toda su vida en oficios varios, para brindarles bienestar a sus tres hijos, también quiere capacitarse y generar su propio ingreso a través de la confección. Ella lo ha hecho en compañía de Lucía y de otras mujeres, que comparten hoy el mismo sueño: ser emprendedoras.

“Este curso me ha parecido excelente porque llegamos sin conocimientos y lo que aquí podemos aplicar es excelente. Comenzamos a enhebrar las máquinas, a coser en ellas, poco a poco. Esto es importante porque nos hace crecer como personas y que no dependamos de alguien. Al principio uno llega reacio pero al pasar el tiempo nos damos cuenta que son mujeres muy valiosas y convivir con ellas y aprender de ellas nos hace un grupo de trabajo impresionante”, dice María Aleida.

Lucia*  y María Aleida* asisten a esta Escuela-Taller hace parte del Centro de Formación para el Trabajo y la Vida, que ya lleva un año prestando sus servicios en la ciudad de Palmira, permitiendo que personas que han estado vinculadas de alguna manera al conflicto armado, compartan el mismo espacio de trabajo y aprendan de confección para mejorar su calidad de vida y la de sus familias. El Centro de Formación está ubicado en la Institución Educativa Harold Eder, barrio Zamorano.

Según informó Rocío Gutiérrez, coordinadora de la Agencia Colombiana para la Reintegración en el Valle del Cauca: “Con este tipo de iniciativas, Palmira busca ser un referente de reintegración comunitaria, de construcción de paz, convivencia y reconciliación en la región, y aportar al desarrollo social y económico de las comunidades”.

*Lucia y María Aleyda son nombres utilizados por la seguridad de estas personas.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 4 =

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas