Miércoles, Diciembre 12 2018

.

¡Morbosos!

Sin embargo, creo que lo más grave que han hecho las redes sociales y la inmediatez de la información es que ha hecho aflorar esa naturaleza morbosa, voyerista e indolente.

¡Morbosos!
Crédito de foto: David Vega

Todos los días, a través de las redes sociales y los servicios de mensajería y redes sociales nos llegan videos de asesinatos, robos, accidentes, atracos, linchamientos y hasta violaciones. La mayoría de las personas que conozco mira los videos, reniegan de lo gráficos que son, de lo impresionante de las imágenes, de lo salvajes que pueden llegar a ser segundos de sangre, sin embargo, ninguno voltea la mirada, quita el video o pide que no le envíen ese tipo de contenidos.

Las redes sociales han cambiado drásticamente nuestra forma de vivir. Ahora, todo está a un clic de distancia y pasamos los días saturados de información. Los robos y atracos son difundidos casi en directo, la pornografía está al alcance de todos, no solo para la audiencia, sino también para quienes se atreven a hacerla desde su casa y compartir su intimidad a cambio de “Me gusta” y dinero.

Vea también:

La demagogia de la paz

Sin embargo, lo más grave de las redes sociales y la inmediatez de la información es que han hecho aflorar esa naturaleza morbosa, voyerista e indolente.

Amigo lector, usted descarga y mira los videos de asesinatos, accidentes y demás ¿cierto? ¿En algún momento pidió que no le enviaran más ese tipo de contenido? Es más, ¿usted observó el video de la bebé que resultó herida por el atentado en contra de su padre? ¿Cuál fue su reacción? ¿Cuántas veces lo volvió a ver? ¿A cuántas personas les mostró ese video? ¿Qué tal el video del asesinato en el parqueadero de Jardín Plaza? ¿También lo vio? ¿Lo compartió en su Facebook? O ¿Qué me dice de los videos del Estado Islámico? Impresionantes ¿Cierto?

Vea también:

Preguntas con respuesta pero sin vocero

Ahora, amigo lector, ¿Para qué miró esos videos? ¿Le aportaron algo a su vida? Ha pensado si esa bebé fuera su hija y de un momento a otro, en cuestión de horas, estuviera en los teléfonos de todo el país o el mundo, ¿Cómo se sentiría usted? Aun peor, ¿ha pensado si en uno de esos videos que han circulado de violaciones a mujeres, las victimas fueran su hija, su esposa, su hermana o su madre?

¿No sería horrible que su dolor se convirtiera en comidilla de medio mundo? ¿Que su tragedia se volviera tema de conversaciones de pasillo, de reuniones o de oficina? Porque, cada vez que usted ve o comparte un video de esa naturaleza, está mostrando lo morboso, enfermo e indolente que  es y muy seguramente critica a los demás.

La opinión de los blogueros no refleja el pensamiento editorial de 90minutos.co

 Le puede interesar:

1 Comentario

  1. Alejandra Lozano González

    Considero que el tema es de real relevancia y preocupación a nivel social; sin embargo, el encuadre que se le da es muy pobre, sólo se queda en el señalamiento de quienes ejercen este tipo de prácticas, sin ahondar en la real incidencia de estos actos, que claramente van mas allá de la perspectiva de lástima que el texto le pone a las familias afectadas. Ahora bien, la redacción y la forma no es la mejor, ni la mas adecuada, hay errores de tipeo y puntuación.

    Reply

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + eight =

Acerca del Autor

Carlos Polanco

Periodista. Nuestro lugar común será ese momento en que no estamos de acuerdo. Fui testigo mudo del orden público por los últimos 6 años desde las instituciones, ahora puedo opinar. Consejo gratuito: sostenga fuera del micrófono lo que valientemente dice frente a él. Actualmente estoy en el sector privado y lo que digo acá solo me representa a mi. No insista aquí no se fia.

Noticias Relacionadas