Mientras el niño autista juega con su guitarra

Duque, quien es un niño autista, ignora el daño que el fiscal le está causando al país y considera que enviando una terna de furibundos uribistas mata tres pájaros de una pedrada: acaba con la crisis en la fiscalía y pone un fiscal ad hoc de bolsillo para que imparta impunidad, por parejo, a uribistas y santistas, como debe ser en un país donde la corrupción es lo que realmente une a los bandos en conflicto.