miércoles, enero 20 2021

.

Me indigna que concejales de Buga digan que en los centros de menores está la escoria de la sociedad

Francisco José  Lloreda, alto comisionado para la convivencia y la seguridad  ciudadana. En los últimos meses se ha desencadenado una problemática por fugas, motines y hacinamiento en los centros de reclusión para menores en Cali. ¿Desde su dependencia cómo analiza lo que está sucediendo? El sistema de responsabilidad penal para adolescentes ha sido una de las …

Me indigna que concejales de Buga digan que en los centros de menores está la escoria de la sociedad

Francisco José  Lloreda, alto comisionado para la convivencia y la seguridad  ciudadana. En los últimos meses se ha desencadenado una problemática por fugas, motines y hacinamiento en los centros de reclusión para menores en Cali. ¿Desde su dependencia cómo analiza lo que está sucediendo?

El sistema de responsabilidad penal para adolescentes ha sido una de las “cenicientas” del estado colombiano durante décadas.

El actual gobierno ha asumido entre sus objetivos el fortalecimiento del sistema de responsabilidad penal para los menores, para lograr esa meta implica exigencias que reclaman tiempo, recursos y que no se resuelven de la noche a la mañana.

El caso de Cali no es diferente a la de otras zonas del país donde apreciamos problemas y necesidades.

La Alta Consejería dio plazo hasta esta semana para encontrar un lugar donde puedan construir un centro de reclusión para menores en el Valle. De no acogerse a ese plazo ¿qué acciones se van  a tomar?

El gobierno desea ampliar la cobertura de algunos de los centros existentes e impulsar nuevos centros de privación de libertad para adolescentes en distintas zonas de país.

Igualmente el ICBF ha estado trabajando en un documento de política pública en la que se estableció unos recursos para la institución. Para el caso del Valle contamos con el Centro de Valle del Lili y el Buen Pastor, que en términos generales prestan un buen servicio pero tienen necesidades, y como es de público conocimiento, en enero de este año un grupo de alcaldes del centro del Valle le solicitaron al Presidente de la república construir un nuevo centro de atención a menores en el centro del Valle. Así mismo, la Alta Consejería lo que ha hecho es acompañar este proceso. Esto no ha sido fácil porque hemos encontrado contradicciones en el departamento, pues al tiempo en que se quiere que se construya en centro del departamento no hemos encontrado la disposición, en especial de algunos alcaldes y concejales para concretar el proyecto: pareciera que desean el centro de reclusión pero que no esté en sus municipios.

Lo anterior condujo a solicitar por parte de la gobernación de Valle, quien ha sido un aliado en este proceso, para identificar opciones viables de lote. Igualmente, el ICBF cuenta con un lote en Buga que reúne todas las especificaciones; sin embargo, el concejo de Buga se atravesó en el camino. Además tengo entendido que el alcalde de Tuluá ha identificado junto con la Gobernación una opción de lote que Bienestar Familiar va a revisar si cumple o no con los requisitos. Esta entidad va a entablar una tutela porque según ellos necesitan darle un sitio a los menores infractores.

Infortunadamente, hay quienes olvidan que los menores de edad y los que infringen la ley también tiene derechos y en especial me ha llamado la atención la forma como reaccionaron un grupo de concejales en Buga y me cuestiono si el proceder de ellos está enmarcado en la ley o no, porque están dificultándole al Estado colombiano resolver un problema que es importante. Pero eso lo determinarán otras instancias y no me corresponde a mí opinar más al respecto.

Se ha venido viviendo un fenómeno  en Cali donde pareciera que se están tirando una pelota entre los entes públicos, por ejemplo  la secretaria de gobierno departamental dice que es responsabilidad del ICBF, a su vez este organismo dice que de de la Policía y ellos dicen que es de la Secretaría de Gobierno departamental, entonces ¿A quién corresponde esa problemática?¿Les corresponde a todos por igual o cómo se tiene que distribuir esa responsabilidad de los jóvenes infractores en Cali?

Todos tienen responsabilidad: el ICBF ha querido hacer el centro en Buga y los concejales se atravesaron. Entonces ellos se han visto en una disyuntiva que está en impulsar en el lote la construcción del centro a la “brava” o no hacerlo. Las instancias territoriales también tienen responsabilidades es por eso no debe seguir ese “peloteo”, porque entre más tiempo pase más se agrava el problema y se presenta el riesgo de que se dificulte contar con los recursos tanto del departamento como los de la nación para financiar el proyecto.

Ustedes estaban realizando unos estudios para la identificación de las habilidades y competencias  del Ministerio de Justicia, el ICBF, del Sena, del Ministerio de Educación y de Salud en torno a esos menores ¿Ya se terminaron esos estudios?

Realmente no es un estudio de competencias. La ley es clara en cuanto a que todos ellos hacen parte del sistema. Lo que se está definiendo es cómo lograr una mejor coordinación y articulación de todas estas entidades para que cumplan cada una con su deber. Pero cada una tiene claro cuál es su responsabilidad y cosa distinta es que “se hagan los locos”.

Usted en una entrevista a la prensa manifestó que los centro de reclusión no podían ser escuelas del crimen ¿Qué ha pasado desde febrero hasta ahora con ese planteamiento suyo?

No se puede generalizar. Yo considero que en medio de las dificultades los centros de atención especializados cumplen con su deber; es más, muchos de los menores infractores logran salir adelante y otros infortunadamente no y reinciden por eso en ocasiones se estigmatizan los centros. Un ejemplo de ello es el del Valle del Lili, donde si bien es cierto que hay problemas como fugas o violencia, detrás de esos muros se está realizando un trabajo muy importante y que es poco apreciado por la sociedad. Tenemos centros que son dignos de mostrar en cualquier parte del mundo, pero lo que no se debe continuar es que se sigan estigmatizando a los menores y los centros que están dispuestos para buscar que estos jóvenes tengan una segunda oportunidad.

Si los centros de reclusión para menores están cumpliendo con la labor entonces ¿Que está pasando en la calle? En Cali para el 2008 habían 150  jóvenes infractores detenidos y para el 2013 se encuentran 710 jóvenes según el ICBF. Entonces ¿Qué es lo que se debe de hacer en las calles?

Que los centros estén cumpliendo no quiere decir que no tengan deficiencias y no tengo la menor duda que en la medida que la sociedad colombiana, como un conjunto, tome en serio a los menores y quieran realmente sacarlo adelante pues vamos a contar con más herramientas y estos jóvenes con más posibilidades de salir adelante. Infortunadamente la sociedad le ha dado la espalda a los jóvenes infractores y a los centros de atención especializados. Sumado a eso, la mayoría de delitos que se cometen en Colombia no son ejecutados por los menores. Eso es una falsedad, porque de lo contrario los centros de reclusión contarían con mas jóvenes tras las rejas y si se hace la comparación en Colombia se tiene más de 116 mil adultos encarcelados y para el caso de los jóvenes se tienen 2.800. Entonces esa cifra nos refleja que los adolescentes no son los principales responsables de los delitos como a veces -e incluso desde los medios- se hace creer en la sociedad.

La mayoría de delitos por la cual se priva de la libertad a los menores son por delitos menores. El 36 por ciente están relacionados con venta de estupefacientes y en el caso de Colombia solo es el 2 por ciento de los jóvenes que han sido recluidos por haber incurrido en un homicidio, lo cualcomparado a nivel internacional, son cifras son muy parecidas. Lo anterior es para indicar que existe una estimación sobre el papel de lo jóvenes en la criminalidad, tema que le encanta a la sociedad y a los medios: es un tema taquillero.

Es por eso que estamos en esta situación, porque no hemos querido entender cuál es la verdadera dimensión de este problema y no hemos querido entender que la sociedad es responsable de que los jóvenes que se han equivocado en el camino puedan recuperarse. Es factible que otros no lo logren, pero la inmensa mayoría sí. Además los jóvenes no son fusibles para andarlos quemando como pareciera ser la intención de sociedad. Cuando yo escuché a concejales de Buga decir que en los centros de reclusión se encuentra la escoria de la sociedad produce no solo profunda tristeza sino indignación  en vez de buscar soluciones y no lavarse las manos.

En Cali hubo una polémica en estos días porque el juez Elmer Velasco hizo un planteamiento que consiste en los jóvenes podían solicitar libertad domiciliaria por tratarse de delitos menores. ¿Usted qué opina respecto a ese planteamiento?

No conozco el planteamiento del juez, razón por la cual sería irresponsable pronunciarme sobre eso.

¿Por qué cree que hay tanto olvido en las políticas sobre los menores infractores? ¿El Estado le ha dado la espalda a esta situación tan grave?

A este problema le ha dado la espalda la sociedad entera iniciando por la estigmatización que se ha hecho de los jóvenes. Es cierto que hay menores que son verdaderos delincuentes y criminales pero no son la mayoría y eso es lo que ha conducido, en mi sentir, que no se le preste la atención que merece. El gobierno del presidente Santos ha querido que eso cambie pero no ha sido fácil y vamos a continuar en ese camino empeñados en ver cómo logramos fortalecer el sistema y ojalá que en las distintas regiones del país se entienda que estos jóvenes tienen derechos y que necesitamos darles la oportunidad, por lo menos a los que sí tienen ganas de rehabilitarse.

En Cali se conocen casos de abuso de autoridad y de condiciones no aptas para encarcelar a los menores, pues a los jóvenes se los está llevando a distintos CAI y dejándolos ahí. Ellos mismos han denunciado que las condiciones son pésimas, entonces ¿Cuál es su posición sobre este tema?

Este es un tema que le corresponde tratar a las autoridades que están trabajando directamente con los jóvenes y especialmente en el caso de los centros de transición y, para el caso de Cali, el no contar con buenos centros es vergonzoso,  lo que infortunadamente se repite en varias ciudades del  país. Por eso señalo que es una situación que bien podría tener una solución más fácil de lo que se cree pero por la indolencia de décadas no se ha logrado.

No hemos logrado como Estado y como sociedad darles a los jóvenes las mejores herramientas para que quienes tengan la intención de salir adelante lo hagan. Eso lo que demuestra es que es un fracaso del Estado y eso precisamente es lo que hemos querido revertir y ahí es donde buscamos el concurso de la entidades territoriales. Donde hemos buscado que los funcionarios no se laven las manos por sus responsabilidades, por eso es inaceptable la actitud y la posición de algunos concejales en caso del Valle lo que están es conduciendo a que el Valle de Cauca se quede sin otro centro de atención especializada.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 15 =

Acerca del Autor

Redacción Noticiero 90 Minutos

El Noticiero 90 Minutos es un noticiero televisivo y de internet radicado en Cali, Colombia, en las instalaciones de la Universidad Autónoma de Occidente, desde donde emite noticias con alcance local y regional para los cuatro departamentos del suroccidente colombiano: Cauca, Chocó, Nariño y Valle.Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en: https://90minutos.co/senal-en-vivo Síguenos en Facebook: https://www.facebook.com/Noti90Minutos y en You Tube: http://www.youtube.com/Noti90Minutos

Noticias Relacionadas