“Los pillaron por maricas”

Un motel ofrece sus servicios a los clientes habituales ingresando por el parqueadero. En la jerga de las bajas pasiones el ingreso por detrás aparece en los anales de la historia sadomasoquista con tanto dolor como placer. Volvió a ocurrir.