viernes, octubre 16 2020

.

¿Los caleños soportarán un nuevo confinamiento estricto?

El alcalde Jorge Iván Ospina reveló que se estudia la posibilidad de un nuevo confinamiento estricto por al menos siete días. ¿Serviría esa decisión para aplanar la curva del contagio del coronavirus? 90 Minutos abre el debate para discutir si esta es la mejor opción para la ciudad.

¿Los caleños soportarán un nuevo confinamiento estricto?

Por Gerardo Quintero Tello

Jefe de Redacción de 90 Minutos

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, dejó abierta la posibilidad de que la ciudad enfrente un nuevo confinamiento estricto por al menos siete días, en la medida en que los casos de contagio por coronavirus continúen en ascenso.

Inicialmente el mandatario de los caleños hizo una invitación a la ciudadanía para que se quede en casa, ya que el pico de la pandemia se presume que llegará a mediados de agosto.

“Seguimos en cuarentena voluntaria, asumiéndonos en la protección, el autocuidado, el aislamiento personal y familiar. No quiero convocar a que nadie se movilice porque sería un error. Es el momento de reducir la dinámica, de guardarnos en casa, de estar debidamente protegidos, porque es el momento donde mayor número de contagiados podemos tener y, con ello, desafortunadas muertes”, indicó.

Sin embargo, en declaraciones que entregó posteriormente a las Noticias de Radio Reloj, el alcalde Ospina subrayó que no descarta una cuarentena estricta en toda la ciudad por siete días y señaló que precisamente este miércoles se reunirá con su comité científico para analizar esta posibilidad. “No quiero comprometerme con alguna fecha de cuándo sería, pero lo estaremos mirando y dependerá de comportamiento de los caleños”, precisó Ospina.

Al abrirse esa posibilidad, 90 Minutos indagó la opinión de voceros de diferentes sectores para poner en blanco y negro la utilidad de regresar a una cuarentena estricta en la capital del Valle.

Desde el gremio de la salud, el primero en manifestarse fue el doctor Jorge Salazar, médico jefe de la UCI de la Clínica Colombia, quien se mostró inclinado a respaldar una decisión de estas características. Para el galeno todas las medidas de aislamiento de las personas, que la gente continúe en sus casas y que evite salir a la calle sino es estrictamente necesario son válidas.

“en este momento que enfrentamos el pico de la pandemia es perentorio tomar cualquier medida de seguridad y protección para la población. Por eso aplaudimos cualquier acción que se tome con el propósito de reducir las muertes en Cali y el Valle del Cauca”, subrayó Salazar.

Por el contrario, el médico Jorge Enrique Enciso, presidente de la Federación Colombiana de Sindicatos Médicos, Fecolmed, se mostró escéptico frente a los beneficios que un nuevo confinamiento podría ofrecer a la ciudad. “El distanciamiento social, el lavado de manos y el uso de tapabocas son las mejores medidas para prevenir el contagio por el COVID-19. No encuentro razonable una nueva cuarentena en la ciudad ya que, si bien esto podría llevar a que muchos caleños no se contagien, también muchas personas morirían de hambre”.

Incluso, el médico Enciso fue más enfático y dijo que “si vamos a entrar a una nueva cuarentena esta debería tener una renta mensual para quienes más lo necesiten, de lo contrario estamos condenando a mucha gente a morir de hambre”.

Le puede interesar: 

“Hay un equilibrio entre recuperados y contagiados”: MinSalud sobre COVID-19

Concejales se dividen

En el sector político las posiciones también se dividieron. Concejales consultados por 90 Minutos manifestaron sus preocupaciones por lo que se pueda venir para la ciudad en materia de salud y futuro económico.

La cabildante Diana Rojas subrayó que luego de cinco meses de restricciones, está claro que hay unas dificultades que se han acentuado en lo social y sobre todo en lo económico. Y es que hay que recordar que la capital del Valle hoy enfrenta la mayor tasa de desempleo de las grandes ciudades con casi el 25% de desocupación, lo que significa que aproximadamente 350.000 caleños más quedaron sin trabajo, sumado al número creciente de negocios que han cerrado.

“Entonces, debemos hacer un balance entre los derechos a la salud, la vida y el trabajo, y el factor económico. En este sentido, considero que no es momento de volver al extremo de una cuarentena total, bien lo dijo hoy el Ministerio de Salud, que Cali es una de las grandes ciudades en donde se han desacelerado los casos de Covid 19.  Esto no significa que debamos bajar la guardia, es cuándo más estamos obligados a la autorregulación, seguir con el autocuidado como el uso de tapabocas, lavado de manos y el distanciamiento social, medidas que han demostrado ser eficaces”, enfatizó la concejala liberal.

Una posición similar es la que expresa su colega Fernando Tamayo, quien considera que solo se debe estudiar volver a una cuarentena permanente cuando las camas de las Unidades de Cuidados Intensivos en la ciudad estén desbordas y tengan una ocupación superior al 95%.

“Una cuarentena permanente genera un impacto muy fuerte a nivel sicológico y económico, pero llegar a eso dependerá sí solo sí del comportamiento de los caleños y a que asumamos que estamos en un nivel de crecimiento de la pandemia que pone en peligro el sistema de salud”.  Para el concejal conservador, lo más viable ahora sería continuar con la estrategia que ha venido desarrollando la administración y que consiste en confinamientos sectorizados, por tiempos cortos, para controlar la expansión del virus en los sectores con altos niveles de contagio y de indisciplina social.

En el mismo sentido, el cabildante Juan Martín Bravo subrayó que ese tipo de medidas, como las cuarentenas estrictas, son exitosas siempre y cuando vengan acompañadas de auxilios económicos para las personas que más se afectan por los confinamientos. Si eso no viene acompañado de factores que sirvan para darles soluciones a la gente, a la falta de comida, auxilios para pagar arriendos y servicios públicos va a ser muy complicado implementarlo en la ciudad. Si el Alcalde quiere volver a un confinamiento estricto va a tener que analizar muy bien qué medidas toma porque la gente ha entrado en una disyuntiva de si morir por COVID o de hambre”.

El concejal y excandidato a la alcaldía de Cali, Roberto Ortiz, es aún más duro ante esa posibilidad pues considera que son medidas improvisadas que no responden a la realidad que está padeciendo la capital del Valle. “Una cuarentena de siete días sería muy bien visto en algunos sectores, pero también tenemos que decir que sería la estocada al comercio que apenas inicia su recuperación, de alguna manera sería como castigar a los buenos ciudadanos porque a los indisciplinados los tendremos en la calle de nuevo”.

Por eso para el cabildante, “lo único que nos puede ayudar en esta pandemia es el autocuidado que cada uno de nosotros debemos tener en nuestra vida diaria para evitar contagios. Que utilizar ciertos fármacos para atacar el covid, que denuncia penal contra la salud, que médicos cubanos y ahora cuarentena… No podemos seguir en Cali con más ocurrencias”.

Le puede interesar:

Si una persona da positivo para Covid-19, toda su familia debe quedar confinada

Respaldan la medida

Por el contrario, la concejala Alexandra Hernández respalda una decisión de nuevo confinamiento ante la grave situación que enfrenta la ciudad por la pandemia. “Estoy de acuerdo con una nueva cuarentena, tenemos unas UCI al tope, personas circulando asintomáticas y mucha desobediencia ciudadana. Si queremos recuperar rápido nuestra vida tenemos que disminuir la propagación de este virus, reducir la cantidad de personas en las UCI, mirar los ensayos que se están haciendo con la invermectina y pedir a todos los caleños que obedezcan para poder lograr que la ciudad se reactive como se requiere”.

Para el concejal Milton Castrillón la medida que estudia la alcaldía es apropiada e incluso considera que se está quedando corta frente a las necesidades de la ciudad en materia de salud, los altos índices de contagio y muerte por coronavirus. “Me parece muy importante que el Alcalde esté pensando en hacer un aislamiento por siete días porque necesitamos regenerar el sistema de salud. Este aislamiento nos daría tiempo para recuperar el sector salud y despejar las UCI”.

El cabildante conservador atribuyó la situación actual al desorden social y que muchos ciudadanos no atienden los requerimientos de la autoridad, por lo que lamentó la pérdida de civismo y cultura en la capital del Valle. Con respecto al tema económico que se podría afectar con una nueva pandemia, el cabildante dijo que es el momento para que todos aporten y que el gobierno reoriente los recursos financieros para que se atienda a las personas que hoy necesitan apoyo en alimentación y pago de servicios públicos. “Lo anterior, sumado a la cuarentena que se estudia, nos daría tiempo para atajar la pandemia, por eso celebro que se estudien los siente días, pero la verdad es que yo preferiría que fuera por quince días”, enfatizó Castrillón.

Rechazo a nueva cuarentena

Desde los gremios económicos de la ciudad, la posibilidad de una nueva cuarentena estricta no fue bien recibida. Octavio de Jesús Quintero, presidente de Fenalco Valle del Cauca, ha sido enfático en manifestar que un confinamiento como el que se dio en marzo y abril afectaría de manera dramática cientos de negocios y llevaría a la ciudad a una situación de gravedad extrema en materia económica y social.

Una posición que comparte enteramente Yipcy Becerra, directora de Acopi Valle del Cauca, quien sostiene que tan solo manifestar que se analizará esta posibilidad significa una gran preocupación para las pequeñas y medianas empresas que representan el grueso de establecimientos en la ciudad y que han sido duramente golpeados por los efectos de la pandemia. “Tenemos un desempleo del 23% y hemos trabajado muy duro, con muchas inversiones para adelantar los procesos de bioseguridad. Nos parece importante que más bien se analicen experiencias como las de Bogotá donde han cerrado por sectores. Hacemos un llamado a las autoridades distritales para que tengan en cuenta lo importante que es encontrar un equilibrio entre la salud y la economía de la ciudad”.

Las posiciones están sobre la mesa. Todo dependerá de los índices de contagio y muertes por COVID-19 en los próximos días, pero, especialmente, del comportamiento de los caleños que no se han destacado por ser los más juiciosos.

¿Necesitará la ciudad un nuevo confinamiento estricto para enfrentar el pico de la pandemia? Este será el nuevo dilema que enfrentará la capital del Valle más pronto que tarde.

Lea también: 

Estas son las enfermedades que aumentan el riesgo de muerte por COVID-19 en Cali

Acerca del Autor

Noticias Relacionadas