Lecciones del caso Merlano

La fiscalía es, hoy por hoy, una inmensa aplanadora sin frenos ni dirección. Avasalla sin piedad a inocentes y culpables, por parejo.