viernes, enero 22 2021

.

Las “harinas” ¿buenas o malas?

El buen manejo de los carbohidratos, las harinas y sus componentes, pueden permitir que tengas mejores resultados con tus objetivos.

Las “harinas” ¿buenas o malas?
Crédito de foto: Especial para www.90minutos.co

En la dieta, uno de los nutrientes principales son los carbohidratos conocidos popularmente como harinas, estos maravillosos macronutrientes encontrados en la naturaleza, proporcionan las calorías necesarias para la producción de energía, siendo el principal combustible de las células, permitiendo que estas trabajen efectivamente.

No se pueden clasificar como buenas o malas, todo irá acorde a las necesidades nutricionales, factores de riesgo, objetivo (ganar, mantener o perder peso) etc., lo primero que debe mirar a detalle es la composición nutricional, la cual es el indicativo real a la hora de decidirse por un alimento que sea saludable.

Los carbohidratos (harinas) se pueden dividir en 2 grupos: Simples y Complejos. ¿Conoces la diferencia?

Carbohidratos simples y complejos

Su diferencia radica en que los carbohidratos complejos son harinas que entran de una forma mucho más estructurada al intestino y por tal motivo deben ser simplificados en fragmentos muy pequeños para poder pasar desde el intestino hacia la sangre y así poder ser usados por cada célula del cuerpo, este proceso es lento, progresivo y uniforme, logrando así un efecto energético más duradero en el organismo, disponibilizando toda la energía directamente a las células y por mucho más tiempo, sin dar oportunidad de que la grasa sea acumulada; además, requiere de mucho esfuerzo, por lo tanto, para poder fragmentarlos, se consumen más calorías del cuerpo.

Los carbohidratos simples son alimentos menos estructurados y que se fragmentan rápidamente pasando de una manera casi inmediata desde el intestino hacia el torrente sanguíneo, requiriendo así un mínimo esfuerzo del organismo, por consiguiente, la quema calórica corporal es mínima, incrementando rápidamente los niveles de glucosa (azúcar) en la sangre lo que conlleva a que la energía no utilizada por la célula (energía sobrante) sea almacenada en forma de grasa.

¿Qué alimentos se consideran carbohidratos simples?

Golosinas, Tortas, postres, bebidas achocolatadas, mermeladas, jugos artificiales, gaseosas, bebidas alcohólicas, todos los productos que contengan azúcar refinada los cuales no aportan ningún nutriente, estos son considerados como calorías vacías; harinas refinadas, lácteos, frutas (banano, piña, zumo de naranja-mandarina, etc), miel, jarabe de maíz, jarabe de arce, entre otros.

¿Qué alimentos se consideran carbohidratos complejos?

Frutas (pera, fresas, aguacate, mandarina, naranja (con pulpa y cáscara), etc.), frutos secos, tubérculos (papa, yuca, arracacha), legumbres, cereales (maíz, germen de trigo, avena, centeno, cebada, arroz integral), la mayoría de hortalizas y verduras.

¿Entonces cuales carbohidratos debo consumir?

En cuanto a los carbohidratos simples hay que tener en cuenta que las frutas y las hortalizas que hacen parte de este grupo, contienen nutrientes esenciales y no se consideran calorías vacías de modo que deben ser consumidos. Lo importante, es controlar estrictamente los productos industrializados preparados con azúcares refinados y altamente calóricos que lo único que hacen es aumentar calorías sin ningún beneficio nutricional real, además, de incrementar el riesgo de obesidad y consecuentemente diabetes y otras enfermedades cardiovasculares.

La recomendación es que en la dieta predominen los carbohidratos complejos por su gran aporte nutricional, su alto contenido en fibra, vitaminas y minerales esenciales. Otros de sus beneficios son: sensación de saciedad prolongada, quema calórica, disminución de la inflamación intestinal, mejora del estreñimiento y ¡lo mejor!, menos grasa acumulada, lo que es muy positivo para quien desea reducir o mantener su peso.

Este artículo es orientativo, ya que como lo mencionado previamente hay frutas que por su composición nutricional se clasifican en simples y en complejas, dependiendo también si se consumen con cáscara o no, ya que las cáscaras aportan alto contenido en fibra lo que las convierte en carbohidratos más lentos de digerir, como también sucede con algunas hortalizas.

Existe restricciones en su consumo en las personas que padecen diabetes debido a llevan un control estricto de los carbohidratos para regular los niveles de glucosa.

Para lograr sus objetivos es indispensable que siempre esté acompañado de un profesional idóneo.

Con cariño,

Su Doutora Luz.

 

 

Acerca del Autor

Noticias Relacionadas