miércoles, junio 16 2021

.

La salsa para salvarnos

Afortunadamente tenemos la música, la salsa, para salvarnos de esta ausencia; antes de iniciar el mes de diciembre la música llega con su magia, en la radio empieza a sonar el Cali Pachanguero, y la atmosfera cambia

La salsa para salvarnos
Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

Por Wilmer Zambrano
Melómano, bloguero y twittero – @vanvancito
http://www.salsachevere.com/

Nunca imaginamos una Navidad sin Feria de Cali, una Cali sin Feria de Cali. Esta sucursal del Cielo que saltó a la modernidad con los Juegos Panamericanos de 1971 no conoce un diciembre de otra manera; cuando todos quieren irse de su sitio de residencia, nosotros, los caleños, queremos quedarnos, no por la Navidad, es la Feria de Cali el polo que atrae, donde todos quieren estar.

Afortunadamente tenemos la música, la salsa, para salvarnos de esta ausencia; antes de iniciar el mes de diciembre la música llega con su magia, en la radio empieza a sonar el Cali Pachanguero, y la atmosfera cambia, empieza todo a llenarse de fiesta, se juntan los recuerdos de todas las ferias, de todos los bailes, las caras felices cantando “que todo el mundo te cante, que todo el mundo te mime”, y este año sin feria lo seguiremos cantando y bailando, porque es un himno, y sonará hasta el fin de los tiempos, mientras siga en pie el Cristo Rey que nos ilumina.

Luego como una alborada musical que anuncia la llegada del último mes del año, aparece Richie Ray con su piano explosivo, Bobby Cruz con su voz aprendida del legendario sonero Chivirico Dávila, y pregonan los temas más clásicos de su repertorio navideño: “Seis Chorreao”, “aguinaldo navideño” y “bomba en navidad” donde se aprecia la voz dulce de la Miki Vimari. Capítulo aparte del repertorio de esta tremenda banda forjadora primordial del movimiento salsero lo merecen dos temas; el primero es “bella es la navidad”, que irónicamente a pesar de ser uno de los más conocidos del dúo de Richie Ray & Bobby Cruz originalmente se prensó en un álbum que le produjo el sello FONSECA a Bobby Cruz como solista en 1967, y en Cali, donde el baile nos sube la temperatura, un discómano, los DJs de los 70s, tuvo la febril idea de darle más velocidad a este clásico navideño, moviendo la perilla de 33 rpm a 45 rpm., y así acelerado es como se conoce comúnmente, y como lo suenan en la radio, discotecas, y ahora en gastrobares.

Lea también: 

Un premio a la sonoridad

El segundo tema es “Bembé en casa de Pinky”, fue una composición de Richie Ray y Bobby Cruz para su amigo el empresario Rogelio “Pinky” Arias quien en los años 70s era el representante del Instituto Panameño de Turismo ; de culto entre los salseros, este temón es de los más sonados en las salsotecas en tiempos de navidad: “este año en la navidad yo quiero tener, un cuatro, un güiro y un redoblante para ir a un bembé, a casa de Pinky donde la cosa se pone bien”.

El otro dúo que también llega con su cargamento musical navideño a alegrar la vida Caleña es el de Willie Colón y Héctor Lavoe. El proyecto que lanzaron en 1970 al fusionar la música típica puertorriqueña con el sonido salsero que se gestaba en Nueva York fue un total éxito, lo que al principio era un álbum para el nicho de borinqueños que buscaban suerte en las calles de la capital del mundo, se convirtió en un clásico para amenizar las navidades en toda latinoamerica.

Y durante todo este mes sonarán en todas las calles y esquinas la discografía completa del Grupo Niche, desde “Buenaventura y Caney” de sus primeros años hasta el ‘Happy Viche’ de su más reciente álbum ganador del Latin Grammy y muy seguramente del American Grammy; sonará Guayacán “con salsa de aquí, con mucho maní, oiga mire vea, vengase a Cali para que vea”, y el inmortal Piper Pimienta que sembró la semilla para que floreciera la salsa así como florecen las caleñas.

Toda esta salsa mezclada con la música de Lisandro Mesa y Pastor López es la que nos dará alegría, y ahora también refugio, en estos tiempos que nunca imaginamos venir, pero que quizás ya estaba escrito en algún libro sagrado, y que la Feria la debemos festejar cada uno en su casa con sus miembros más cercanos, con su radio al lado, o desempolvando los discos que guardan como prisioneros todas estas melodías y están esperando ser sonados en el tornamesa; seguiremos por la calle quinta pasando, mi Cali bella atravesando, acompañados además del pandebono, del Grupo Niche y Guayacán, porque como a la salsa, la Feria de Cali la llevamos dentro de lo profundo del corazón.

Le puede interesar: 

La salsa para los caleños

Acerca del Autor

Wilmer Zambrano

Caleño, salsero, ingeniero, melómano, bloguero y twittero. https://twitter.com/SalsaChevere_

Noticias Relacionadas