Sábado, Marzo 23 2019

.

La magia de soltar y vivir el presente

Si estás estancada revisa el pasado, sal de allá porque tus vínculos emocionales siguen ahí y comienza a vivir este presente, el que te ofrece evolución, crecimiento y mil momento más que sigues negándote.

La magia de soltar y vivir el presente
Crédito de foto: Otto Valencia especial para 90minutos.co

Hace un par de días hablaba con un amigo sobre el poder sanador que tiene “soltar” y dejar ir definitivamente a personas y momentos de nuestra vida que ya no están y probablemente ya no volverán; porque aunque se han ido físicamente de nuestro lado, no nos hemos dado a la tarea de entenderlo y buscamos mantener su recuerdo intacto como una especie de masoquismo dañino.

Talvez no entendemos la magia que tiene simplemente aceptar que “lo único constante en la vida es el cambio” y que sin éste no podríamos evolucionar. Por este motivo, cuando te estancas, te sientes frustrada o no avanzas lo ideal es evaluar en qué momento de tu vida te quedaste o a cual persona de tu pasado sigues aferrada. A veces en silencio, asumiéndolo, extrañando, fingiendo e incluso tratando de creértelo o a veces sin siquiera saber que inconscientemente sigues vinculada a ese pasado.

Lea también:

¿Cómo reconocer a una persona tóxica en tu vida?

El principal error de no soltar es volverse fantasioso. No sueltas porque imaginas que las cosas volverán a ser como antes e incluso mejor; pierdes la noción de realidad y todos lo ven menos tú, porque has escogido que sea así, porque has puesto tu evolución en segundo plano dejando de primero a tus caprichos.

El ser humano de por sí es terco y cuando hemos conseguido algún momento ideal o hemos encontrado conexión con alguien nos es extremadamente duro dejarlo ir. Nos parece injusto, ilógico y aunque la vida nos lo quite mil veces, volvemos a buscar la piedra con la que tropezamos con la esperanza de que sea diferente o quizá nos acostumbramos tanto a ser las víctimas de nuestras vidas que automáticamente lo atraemos, lo buscamos…se convierte en lo que siempre encontramos.

Soltar comienza desde actos tan simples como deshacerte de recuerdos, dejar de contar fechas, no stalkear en redes sociales, no mencionar en todas tus conversaciones, darte la oportunidad de conocer nuevos lugares, experiencias para descubrir nuevas situaciones que te hacen feliz y que por estar centrada en regresar al pasado nunca viste en tu presente.

Lea también:

La violencia sexual no distingue género: el rechazo social sí

Porque está bien soltar, quitarse cargas, no vivir por las expectativas de otro, cambiar las reglas, convencerte de que te mereces lo mejor. Si estás estancada revisa el pasado, sal de allá porque tus vínculos emocionales siguen ahí y comienza a vivir este presente, el que te ofrece evolución, crecimiento y mil momento más que sigues negándote. No está mal rendirse, no está mal decir “No voy más”; “esto me afecta, me hace daño y no lo quiero”. Está perfecto pensar que nos quedó grandes, que no pudimos solucionarlo, que talvez no era para nosotros, que no nos correspondía la carga de hacer las cosas bien con algo que no tiene ni pies ni cabeza; aceptarlo pero soltarlo con todo y culpas, sin remordimientos, ni recriminaciones, sin tantos ‘te lo dije’ a ti misma que solo te llenan de emociones negativas y si con un fuerte “No es para mí, lo acepto, lo dejo ir y recibo con las manos abiertas lo que la vida tenga para mí que me haga crecer como persona y crecer”.

Le puede interesar:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 1 =

Acerca del Autor

Noticias Relacionadas