Martes, Junio 19 2018

.

La Barra, un paraíso escondido del Pacífico vallecaucano

La Barra es un lugar único, perfecto para alejarse de la cotidianidad, relajarse, ver uno de los atardeceres más espectaculares de Colombia y, si el clima lo permite, ver un cielo estrellado.

La Barra es una de las playas más hermosas del pacifico colombiano, y como lo mejor se guarda para el final, es la última playa después de Bocana, Piangüita, Juanchaco y Ladrilleros, saliendo desde Buenaventura.

En La Barra la vida es muy tranquila y es justamente ese su atractivo, una playa donde prima la tranquilidad, algo que no se encuentra en otras playas del país, como las del atlántico, donde se aglomeran múltiples vendedores y personas.

En esta playa como en cualquier otra se puede bañar en el mar, tomar sol, comer frutos del mar, caminar, montar bicicleta, bailar, leer, charlar y beber, siendo el viche la bebida predominante y típica.

Pero, ¿cómo se llega a esta playa?

El recorrido para llegar a la Barra comienza desde la terminal de transportes de Cali, donde se viaja en bus hasta Buenaventura por al rededor de 3 horas, con un costo que oscila entre los $23.000 y los $25.000. Pero si se cuenta con más tiempo y capacidad para convencer, se podría tomar un bus en la salida de Cali y buscar una rebaja de hasta $8.000 si se cuenta con suerte.

En Buenaventura se debe abordar una lancha hacia Juanchaco. El viaje es digno de cualquier atracción mecánica, pues entre saltos, sacudidas y ocasionales gritos de los turistas que tanto divierten a los lancheros, se viaja por poco más de una una hora, por un precio de $60.000 ida y regreso (no se venden pasajes de solo ida). Si se va en temporada de Ballenas el paseo a verlas costará $30.000, cabe aclarar que por cuestiones de preservar a los animales el avistamiento durará solo 30 minutos.

Una vez en Juanchaco, como en cualquier ciudad hay varias opciones de transporte a Ladrilleros: carros, motos, y hasta unos tractores que llevan vagones dispuestos para que las personas vayan sentadas. Pero de esos, solo algunas motos llegan hasta La Barra si el paso por la playa lo permite, sino te dejarán a mitad de camino por la trocha y se debe completar un tramo restante caminando. Consejo: es bueno tener la cabaña reservada y pedirle a la persona que te alquila si de alguna forma puede ayudarte con tu equipaje para llegar hasta tu hospedaje, pues el sol “pega fuerte” en ese camino.

Lea también:

Medellín por dentro: los imperdibles de la ciudad

Aunque no cuenta con una infraestructura hotelera, sí tiene zonas de camping, cabañas. Además algunos habitantes alquilan habitaciones en sus casas hechas de madera, con una cama, baño y ducha. El hospedaje dependiendo de la época puede variar entre los $30.000 y los $50.000 por noche. También se consiguen algunos pequeños restaurantes donde la comida es casera y los frutos del mar son muy frescos, un almuerzo en promedio puede estar entre los $12.000 y los $15.000, dependiendo del plato y la temporada.

En el caserío, hay algunas pequeñas casas sobre pilotes, ahí se pueden conseguir varios comederos, y unas pocas tiendas. Este corregimiento cuenta con pocos habitantes, quienes se caracterizan por ser muy amables, serviciales y cálidos.

La Barra es un lugar único, perfecto para alejarse de la cotidianidad, desconectarse, y relajarse viendo uno de los atardeceres más espectaculares de Colombia, y si el clima lo permite, en la noche ver un cielo estrellado. Adicional, podrán realizarse paseos en balsas de remo hacia los manglares, donde se encuentran pozos de agua dulce y muy transparente, inmersos dentro del mismo mar, este plan no superará los $30.000 por persona.

La playa es bastante grande, lo que la hace distinguirse de otros lugares del Pacífico, siempre puedes caminar o estar sobre la arena. Porque a pesar de que sube la marea, la playa no desaparece.

El mar es verde oscuro y aunque la marea, como pasa en el pacífico, es bastante movida, las olas no son muy fuertes, adicionando que las aguas son muy limpias, no hay basura que uno pise cuando se está bañando.

Una de las mejores cosas es que el verbo robar no existe en esta playa, puedes dejar tus cosas sobre la arena que el único que las cogerá será el mar. Claro que en temporada de mucha concurrencia de turistas, es bueno estar pendiente de las pertenencias.

Por todas estas características, a los amantes de los lugares rústicos, tranquilos y que les guste la comida de mar La Barra es tu lugar ideal.

Le puede interesar:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × five =

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas