James: ¡el pusilánime!

Su tartamudez es prueba de sus temores. De ausencias inconscientes o inconfesables. Lo tiene todo, pero no lo que le sobra a Ronaldo -al que imitó sin vergüenza- y lo que jamás condenó a Maradona mientras jugó fútbol: carácter.