viernes, marzo 5 2021

.

Enrumbados con el ‘Mulato’

¿Quién carajos le va a creer a Dranguet de aquí en adelante? ¿Qué autoridad moral tendrá el funcionario para cerrar un negocio aduciendo que está lleno cuando deja a otros ‘amigotes’ pasarse por la faja las medidas?

Enrumbados con el ‘Mulato’
Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

El sentido común, a veces, es el menos común de los sentidos. De nuevo, funcionarios de la administración local dan muestras de lo poco que les interesa ayudar al alcalde Jorge Iván Ospina a salir del atolladero en que se encuentra por cuenta de los escándalos decembrinos.

Y como si fuera poco es precisamente unos de los funcionarios más enlodados, Alexánder Zuluaga, el gerente de Corfecali, el que vuelve y lo mete en el tierrero saliendo en una imagen de una megafiesta sin tapabocas y pasándose por la faja las medidas de regulación impuestas por la propia alcaldía.

Otros textos de Gerardo Quintero: Pacheco, el hombre orquesta

No sabe uno al final quién es más torpe. Por un lado, Zuluaga al ir a una megafiesta convocada por el ‘Mulato’, el dueño de Salsa Cabaret, y a quien señalan de ser el gran beneficiado de los contratos de la rumba en Cali, ya sea en La Feria de Cali (que maneja Zuluaga) o el Mundial de Salsa. Solo ´por esa razón, el gerente de Corfecali debió abstenerse de ir a la rumba que lo invitó su ‘socio’ el Mulato. La cantidad de gente sin tapabocas, la rumba en pleno furor se convierte en una cachetada para las miles de personas en esta ciudad que han tenido que someterse a las medidas dictaminadas por la alcaldía. Más de 500 establecimientos nocturnos han tenido que cerrar porque simplemente no aguantaron, miles de personas sin trabajo, pero la Terraza del Mulato, incontenible, nadie les dijo nada, protocolos en el piso y parte sin novedad. ¿Qué estarán pensando los propietarios de negocios como Evocación, de Mamut, de Pecos Bill? Espacios con historia de la ciudad, que marcaron época y no resistieron la presión de los cierres, de los controles…

Le puede interesar: 

La tragedia de Buenaventura

La verdad es que no tienen presentación estas actitudes. Un gobierno en medio de los peores registros en las encuestas, con gran parte de la ciudadanía en contra, con la lupa de organismos de control encima, y el Gerente de Corfecali dando semejante ‘papayazo’. Podrá decir misa Zuluaga, entregar banales explicaciones como que le tomaron la foto cuando estaba comiendo, en fin, pero en una administración seria este funcionario debería renunciar o, por lo menos, el Alcalde debería recomendarle que se vaya antes de que tenga que declararlo insubsistente.

Es que el efecto es muy negativo para todo el conjunto de la Administración. Por ejemplo, el diligente Jimmy Dranguet, subsecretario de seguridad y justicia, tan activo para denunciar las rumbas en el oriente de la ciudad, esta vez ha guardado completo silencio. ¿Sabía de la fiesta en la Terraza del Mulato? Pues claro que la conocía, pero qué podía hacer si allá estaba el Gerente de Corfecali y quién sabe qué otros funcionarios que no hemos podido reconocer en las imágenes.

¿Quién carajos le va a creer a Dranguet de aquí en adelante? ¿Qué autoridad moral tendrá el funcionario para cerrar un negocio aduciendo que está lleno cuando deja a otros ‘amigotes’ pasarse por la faja las medidas?

Justamente cuando se está pidiendo que no se baje la guardia, que la ciudadanía cumpla con las medidas, sale esta bofetada que no tiene justificación. Poco le ayudan algunos funcionarios al médico Ospina. No le quedan muchas opciones al mandatario local porque tiene que mandar un mensaje contundente a la ciudadanía, de lo contrario la credibilidad y confianza en el gobierno seguirá cayéndose a pedazos.

Lea también: 

Tito Rojas, ‘El Gallo salsero’ que se nos marchó a otro corral

Sigue nuestras redes sociales:

Acerca del Autor

Noticias Relacionadas