Sábado, Junio 24 2017

.

En 30 años desaparecerán los glaciales en Colombia: Ideam

El pronunciamiento del director del Ideam, Omar Franco, encendió las alarmas este lunes durante la presentación de las conclusiones del programa “Monitoreo de glaciales tropicales andinos en un contexto de cambio climático”, luego de que anunciara que se estima que en menos de 30 años desaparecerán los picos nevados de los trópicos nacionales. La investigación, …

En 30 años desaparecerán los glaciales en Colombia: Ideam

El pronunciamiento del director del Ideam, Omar Franco, encendió las alarmas este lunes durante la presentación de las conclusiones del programa “Monitoreo de glaciales tropicales andinos en un contexto de cambio climático”, luego de que anunciara que se estima que en menos de 30 años desaparecerán los picos nevados de los trópicos nacionales.

La investigación, financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo, en la que participaron la ONG Conservación Internacional de Colombia, el Ideam; el Ministerio de Medio Ambiente y Agua de Bolivia; el Instituto Nacional de Meteorología en Hidrología de Ecuador (Inamhi) y la Autoridad Nacional del Agua de Perú (ANA); reveló que Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia, donde se albergan el 99% de los glaciares tropicales del mundo, se ha presentado un deshielo del 40%, en promedio, durante los últimos 50 años.

En el caso de Colombia, aunque sus picos solo representan el 2% del total, durante ese mismo lapso de tiempo estos heleros han disminuido un 63%, al punto de que actualmente en el territorio nacional solo queda una extensión de 37 kilómetros cuadrados de nevado, la misma que hace seis años medía 45 kilómetros cuadrados.

En el desarrollo de dicha investigación, se seleccionaron varios picos nevados de cada país con el objetivo de estudiarlos mediante estaciones de monitoreo, drones, cámaras de alta precisión, fotografías aéreas, imágenes satelitales y software de modelación que permite dar luces sobre el futuro que tendrán estos ecosistemas.

En Colombia, la Sierra Nevada de Santa Marta fue escogida para este proyecto por ser el glaciar de montaña más alto del mundo a la orilla del mar que, además,  hace parte de un territorio indígena sagrado y ha sido muy poco explorado científicamente.

Según el Ideam, en la Sierra Nevada de Santa Marta estaban ubicados tres grandes glaciales que a finales del siglo XIX que sumaban 83 kilómetros cuadrados y representaban el glaciar más alto después del Cocuy, sin embargo, el panorama hoy es completamente diferente ya que en el último siglo y medio este territorio ha perdido el 92% de su área y sus 38 pequeños fragmentos suman apenas 6,7 kilómetros cuadrados, por lo que ocupa la cuarta posición a nivel nacional, luego del Cocuy, el Ruiz y el Huila.

Por su parte, Franco resaltó que es muy probable que de continuar la actual tendencia de aumento térmico de la baja atmósfera, “nuestros hijos y nietos no puedan apreciar, pisar, tocar y estudiar un glaciar colombiano. La situación no es amarillista, es una realidad y es triste. Entonces, es una responsabilidad ética e institucional producir información para que las siguientes generaciones de colombianos y de latinoamericanos, conozcan lo que sucedió con nuestra criosfera”.

Asimismo, destacó que el Ideam cuenta con un completo sistema de observación glaciar con tecnología de punta para observar y medir los cambios de estos heleros: “Tenemos una estructurada información de los cambios en el tiempo de los nevados, evolución de áreas, datos de espesores de hielo, nieve e imágenes de satélite”.

El problema, tal como coincidieron científicos expertos reunidos en Bogotá, es el abastecimiento de agua para muchas comunidades “Es un gran problema paisajístico, turístico, ecosistémico y por sobre todo un problema para las comunidades muy importante”, concluyó el funcionario.

 

 

Acerca del Autor

Noticiero90Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas