lunes, abril 12 2021

.

Elegimos lo que tenemos

Usted ha pensado alguna vez durante la pandemia del covid 19, en lo que puede suceder de ahora en adelante? Me refiero a los próximos virus, bacterias?

Elegimos lo que tenemos
Crédito de foto: Especial para 90minutos.co

Usted ha pensado alguna vez durante la pandemia del covid 19, en lo que puede suceder de ahora en adelante? Me refiero a los próximos virus, bacterias, efectos del cambio climático, armas biológicas y otras posibles situaciones?

Pues bien, si hacemos memoria, durante el inicio del conteo de contagiados y muertos por el SARS-CoV-2 muchos gobernantes nacionales y regionales  se excusaron diciendo que “nadie estaba preparado para afrontar una pandemia”. Y aceptamos esa justificación para decir que ciertamente “nadie sabe qué hacer”.

Un año después vemos que todos los alcaldes, gobernadores y presidentes, sin excepción conocida, siguen dando palos de ciego.

Es esto aceptable? Normal? Elegimos a quienes nos gobiernan para que improvisen tanto? Porque una cosa es no estar preparados para una pandemia y otra es no poder tomar medidas adecuadas para proteger la educación,  el empleo y la convivencia.

Lea también:

La tormenta en el Departamento de Planeación de Cali

De hecho, si en el pasado hubiésemos elegido gobernantes y congresistas más conscientes de cómo disminuir la pobreza y mejorar los niveles profesionales de nuestra población, hubiésemos podido responder mejor a un imprevisto como éste.

Si no fuera por los médicos que han estado en el frente de batalla en clínicas y hospitales defendiendo la vida frente al Covid19, cuántos muertos tendríamos ya?

Si no fuera por los científicos en los principales laboratorios del mundo, tendríamos vacunas en sólo un año?

Y sin embargo los que ostentan el título de dirigentes y tienen la facultad de expedir decretos que todos debemos cumplir so pena de multas y procesos judiciales,  parece que hacen mucho menos que los médicos y los científicos. O sus resultados son menos positivos:

La economía colombiana se contrajo al disminuir la producción de muchos sectores generando desempleo, negocios en quiebra, daños irreparables y hambre en muchas familias que antes eran menos pobres.

Le puede interesar:

Principios sexuales

Ni que decir de la educación: no hemos podido estructurar y dotar un sistema que permita seguir transmitiendo conocimiento y desarrollando capacidades en niños y jóvenes desde la virtualidad, ni tampoco se ha “reinventado” la presencialidad. Es obvio que en un año es difícil superar décadas de baja inversión en colegios y universidades, tanto en infraestructura como en calidad de la formación. Pero ni con la reforma tributaria que acaba de presentar el Gobierno Duque se piensa en reinvertir los impuestos en educación sino en subsidios (que además de miserables generan dependencia o gratitud hacia quienes se los dan, es decir terminan en más politiquería).

Al paso que vamos, aumentará el número de ciudadanos que se vuelven dependientes de los políticos para que les den puestos a cambio de votos. Y como esos puestos se los dan dentro de la administración pública, pues tendremos más burocracia con baja preparación y en consecuencia los multimillonarios recursos del Estado se invertirán de acuerdo a las decisiones de esas personas.

No quiero negar que casi todos los mandatarios hacen su mejor esfuerzo y que han sacrificado mucho de su vida personal para estar al frente de una ciudad, departamento o país, . Pero es que cuando uno no está preparado lo suficiente para “gobernar”, pues el esforzarse no basta. Es como si yo me sentara en la cabina de un avión sin saber pilotear, tardaría días tratando de entender qué hace cada dispositivo. Tal vez me demoraría y podría hacerlo mover un poco, pero ante el ensayo y error probablemente terminaría dejándolo varado o estrellado.

Lea también:

10 ideas de contenido para tus redes sociales

¿Estamos resignados a que haya más gobernantes tomando decisiones e invirtiendo nuestros impuestos con el mismo criterio clientelista con que hacen sus campañas políticas? Es decir, repartiendo mermelada para tener contentos a los súbditos que los apoyan sin cuestionar o volteando voluntades a su favor a cambio de dádivas? Alguien puede convencer al coronavirus de que deje de atacar o se vaya del planeta a cambio de unos puestos bien remunerados para que acomode a sus amigos y colaboradores?

Creo que la experticia o la pericia de nuestros mandatarios no es muy útil ante amenazas que superan su preparación y su capacidad de reacción.

En los años que le queden a este hermoso planeta tierra, habrá más sucesos inesperados, que de hecho deberían ser predecibles si eleváramos nuestro nivel de educación, ciencia, cultura y tecnología. En todo caso necesitamos dirigentes políticos sabios. Creen que es imposible? Yo creo que hay personas preparadas que quisieran servir en el sector público, pero somos nosotros los electores, los que primero debemos cambiar la costumbre de que ‘hay que votar por el que va ganando las encuestas’, o apoyar al que sale más en publicidad, o renunciar al derecho de ‘no votar porque todos son iguales’.

Pensemos responsablemente como si de cada uno dependiera el futuro del país y del planeta: en 2022 habrá elecciones presidenciales y de congreso. Tenemos un año y un mes contados a partir de hoy para identificar, apoyar y elegir los gobiernos y el congreso que necesitamos y merecemos para reconstruir la economía y desarrollar educación, ciencia, tecnología y cultura en un concepto amplio y de calidad para no seguir caminando hacia un abismo.

Otras noticias:

Si quieres ver reír a Dios, planea

Sigue nuestras redes sociales:

Acerca del Autor

Noticias Relacionadas