El vía crucis del santo varón Arias

Ahora regresa como un fugitivo, derrotado, desacreditado y expuesto a los más duros e impiadosos ataques. Pese a que fue enviado a un club militar tendrá que vivir bajo la permanente zozobra de ser remitido en cualquier momento a una cárcel de verdad.