Sábado, Octubre 20 2018

.

El olvido de Santos

El 26 de abril de 2010, en las instalaciones del Colegio Compartir, en pleno corazón del Distrito de Aguablanca, en Cali, más de cinco mil líderes de la Comunidad Afro del suroccidente colombiano le dio una calurosa bienvenida al entonces candidato presidencial Juan Manuel Santos, a un encuentro que el político calificó de histórico. No …

El olvido de Santos

El 26 de abril de 2010, en las instalaciones del Colegio Compartir, en pleno corazón del Distrito de Aguablanca, en Cali, más de cinco mil líderes de la Comunidad Afro del suroccidente colombiano le dio una calurosa bienvenida al entonces candidato presidencial Juan Manuel Santos, a un encuentro que el político calificó de histórico.

No era para menos. Ese día la campaña de Santos había recibido los resultados de la más reciente encuesta, que lo ubicaba muy por debajo de la Ola Verde, que encabezaba Antanas Mockus, en la carrera  por la Presidencia de la República. La ventaja de Mockus era de más de diez puntos, para una primera vuelta, y de seis, para la segunda.

En esa reunión, Juan Manuel Santos suscribió diez compromisos con los negros de este país. Dijo que fortalecería el acceso a la educación; que impulsaría una ley de oportunidades para los afro y que lideraría una reforma a la Ley 70, para convertirla en una verdadera herramienta de desarrollo para las comunidades negras.

Pero lo que más aplausos arrancó ese día de abril y lo que más se recuerda todavía, fue la promesa del hoy Presidente de Colombia,  de aumentar y mejorar la participación afro en el Gobierno Nacional.

Este es una compromiso que quizá Santos ya no recuerde, acosado como está por el torbellino de acontecimientos que sacuden semanalmente a Colombia y por las encuestas que, desde hace algún tiempo no le son tan favorables.

Tal vez por ello,  una vez definido el equipo que lo acompañará en lo que él ha llamado su segundo tiempo de gobierno, y en el que hay políticos de toda pelambre, técnicos y hasta salidos de las entrañas de la Rama Judicial, comprobamos, una vez más, que no hay espacio para los negros en las estructuras de poder.

No obstante, avanzamos, no hay duda. Cada vez tenemos más y más jóvenes preparados en las mejores universidades del mundo. Científicos, altos juristas, académicos, investigadores y empresarios colman las listas de referentes afro, al tiempo que nuestros deportistas visten de gloria a Colombia y el negocio del espectáculo se nutre con nuestro talento.

Entonces, uno esperaría que, en estos tiempos, cuando el país más poderoso del mundo se apresta para reelegir a un negro como su presidente, en Colombia las cosas siguieran un curso parecido. Es decir, que el Gobierno propiciara las condiciones para una verdadera inclusión.

Y un paso importante en este sentido es abrir las puertas a nuevos liderazgos, a  nuevas formas de concebir el mundo, a aceptar la diversidad como instrumento de progreso. Lo demás es carreta.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + eight =

Acerca del Autor

Noticiero 90 Minutos

Lunes a viernes a la 1 p.m. por @TelepacificoTV. On Line en http://t.co/5CJEjpjCZf Síguenos en Facebook: http://t.co/oONUEJfx y en You Tube: http://t.co/PHKUwg

Noticias Relacionadas