Lunes, Junio 18 2018

.

El licor y el exceso de comida, principales causas de intoxicación en navidad

Moderación es quizá la palabra clave para evitar malos momentos y disfrutar con tranquilidad, paz y amor de la familia en esta temporada de Navidad.

El licor y el exceso de comida, principales causas de intoxicación en navidad
Crédito de foto: David Vega especial para 90minutos.co

En temporada decembrina todo pareciera multiplicarse, nos excedemos en dinero por la compra de los regalos, nos excedemos en reuniones sociales y celebraciones, el baile y la fiesta en la ciudad parecieran no acabar durante la temporada, sumado a la tradicional Feria de Cali. Bien dice el viejo refrán “todos los excesos son malos”, y navidad sí que le da la razón al refrán, pues también  hay excesos de licor y de comida, estos se convierten en las “malas pasadas” durante este mes.

Las  consultas se incrementan, sobretodo, por intoxicaciones. El doctor William Cárdenas, internista y epidemiólogo del Centro Médico Imbanaco dice “en temporada decembrina el riesgo está en el exceso,  uno puede vivir plenamente y sanamente  las fiestas navideñas si lo hace con mesura, y no sólo no excederse con el licor, sino con la comida, especialmente alimentos  procesados que no comemos todo el año sino  en diciembre”.

El consumo de licor no sólo aumenta las consultas, sino los accidentes de tránsito, pese a las campañas, hay quienes hacen caso omiso sobre los peligros de “la mezcla de la gasolina y el alcohol”. Sumado a las riñas que en ocasiones terminan en tragedias para las familias. Y qué decir de las intoxicaciones por el exceso en las bebidas alcohólicas, peor aún cuando estas son por licor adulterado.

Pero ¿cómo identificar si se presenta una intoxicación por alcohol adulterado? El doctor Cárdenas explica, “todo el licor produce embriaguez,  pero el alcohol adulterado produce de manera muy rápida malestar intenso, cefalea  y baja de presión arterial”.

El licor certificado y con buenas prácticas de fabricación difiere del adulterado, porque este último es fabricado con alcohol de uso industrial o metanol, y esta es una sustancia altamente  tóxica para el ser humano.

El metanol bloquea  todos los procesos de desintoxicación que realiza el hígado y tiene especial preferencia por el nervio óptico.

“En estos casos es preciso buscar atención médica inmediata para que los daños no sean más severos. Si el centro médico está lejano, se debe suministrar al intoxicado licor del bueno para contrarrestar los efectos del adulterado, mientras llega al centro asistencial”, anota el doctor Cárdenas.

Lea también:

¿Depresión navideña o estrés psicosocial?

Recomendaciones básicas de los especialistas

Los licores  se deben comprar en estancos oficiales y supermercados de prestigio.

  • Verifique que la tapa y los sellos estén debidamente adecuados.
  • Las tapas, las etiquetas y los sellos deben estar en buen estado.
  • Que el líquido sea completamente transparente y que en su interior no presente impurezas.
  • Que el sabor no sea extraño y si es así suspender de inmediato el consumo y reportarlo a la autoridad competente.
  • Al terminar su consumo rompa la etiqueta y envase para evitar su adulteración.
  • Evite las mezclas de licores (cocteles) que pueden resultar fatales.
  • Evite recibir licor a personas extrañas.
  • Desconfíe de los precios bajos.

La temporada decembrina es una época de congregación para  la familia, por herencia de nuestros ancestros, el reunirse con los seres queridos es hacerlo alrededor de los alimentos, la navidad por tradición, es sinónimo de comida.

“Decirle a una persona que no coma natilla, buñuelos o des amargado  es una utopía, eso no se va a cumplir, por eso lo que hay que tratar de enseñarle a la gente es dos palabra: moderación y equilibrio” anota la doctora Sandra Patricia Alfaro nutricionista del Centro Médico Imbanaco.

Cómo el consumo aumenta también aumenta el riesgo de intoxicaciones.

La contaminación alimentaria puede ser de índole química, por ejemplo que una bebida esté contaminada con sustancias como gasolina u otras; la contaminación física, por ejemplo cuando un alimento tiene un elemento extraño por las malas prácticas de manipulación;  y la contaminación  biológica,  es la más frecuente y son alimentos que han entrado en contacto  con bacterias, la más común el estafilococo.

El doctor Cárdenas, epidemiólogo explica que “estas bacterias se multiplican rápido y cuando el alimento se calienta porque se compró frio, o no está bien cocinado provocan toxinas, esas toxinas son las peligrosas, porque la  bacteria en si no, ellas habitan de forma natural en las manos o vías respiratorias de los seres humanos”.

Los alimentos deben ser adquiridos en supermercados de confianza que garanticen su calidad e igualmente verificar las fechas de vencimiento. Evite comprarlos en la calle. Los enlatados, los lácteos, las carnes preparadas y en especial el pescado, son los más susceptibles para ocasionar intoxicaciones masivas.

“Muy importante respetar la cadena de frio cuando vamos a mercar, es decir, una vez comprados los alimentos que necesiten refrigeración o congelación  llevarlos a estos en el menor tiempo posible, una vez descongelados para su preparación  no volverlos a congelar sino consumirlos totalmente” recomienda la doctora Alfaro.

Otra de las bacterias, pero aún más peligrosa es la salmonella, un microorganismo que tiene varios tipos,  la salmonella intestinal es la más común y se encuentra  en los alimentos crudos.

En caso de intoxicación por alimentos: los síntomas son la cefalea, el daño de estómago, el mareo y el vómito. Con los primeros síntomas es recomendable acudir al centro de salud más cercano para recibir la asistencia necesaria. Entre más oportuna sea la atención se evitan mayores complicaciones. “La contaminación con este tipo de salmonella dura hasta una semana, en niños y en personas de edad puede ser incluso mortal” advierte el doctor William Cárdenas.

La clave para evitar la proliferación de la salmonella en alimentos es la cocción, las altas temperaturas matan la bacteria por lo que especialistas recomiendan estar seguros del lugar y del tipo de alimento que se ingiere en esta temporada.

Lea también:

Cáncer de mama: un “sobrediagnóstico” que preocupa al mundo médico

Que los excesos de alimentos no se vuelvan una tortura

Se estima que en diciembre el consumo de calorías puede alcanzar las cuatro mil diarias, es decir el doble del promedio necesario. Sumado a las altas horas de la noche en la que se ofrecen las cenas por tradición, hacen que diciembre se vuelva una tortura para muchos.

La doctora Sandra Alfaro dá unas sencillas recomendaciones, ¨si una persona se come una natilla o un  buñuelo por ejemplo, la clave está en contar ese alimento como un carbohidrato del día, y reemplazar otro como el  arroz del almuerzo por ejemplo. Por otro lado recomendamos  solo mercar para el día en que se va a preparar la  cena especial, es decir no muchos días antes donde la persona puede estar ingiriendo estos alimentos cargados de dulce y carbohidratos¨.

Incluir ensaladas frescas y frutas dentro de las preparaciones decembrinas, así como elegir carnes magras y hacer preparaciones en casa evitando alimentos procesados son otras de las recomendaciones.

Moderación es quizá la palabra clave para evitar malos momentos y disfrutar con tranquilidad, paz y amor de la familia en esta temporada de Navidad.

La opinión de los blogueros no refleja el pensamiento editorial de 90minutos.co

Le puede interesar:

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + 13 =

Acerca del Autor

Humberto Pupiales

Periodista de la Universidad de la Sabana de Bogotá. Maestría en Periodismo, en Buenos Aires, Argentina. Ejerce el periodismo científico desde hace 15 años. Actualmente es el Jefe de Comunicaciones y Prensa del Centro Médico Imbanaco de Cali

Noticias Relacionadas